Más de 600 policías desalojaron un terreno privado que había sido usurpado en Tucumán

Fabián López
·2  min de lectura

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Con el despliegue de 600 efectivos, la policía local concretó hoy el operativo de desalojo de un terreno privado de grandes dimensiones ubicado en la zona norte de la capital tucumana, que había sido usurpado por más de 200 familias la semana pasada. En ese mismo descampado, que tiene 37 hectáreas y está sobre avenida América al 2.400, en Villa Muñecas, había sido encontrado el cuerpo sin vida de la niña Abigail Riquel, de 9 años, quien fue violada y asesinada el domingo 18 de octubre. El principal sospechoso del aberrante crimen, José Antonio Guaymás, fue linchado tres días más tarde por una turba de vecinos que lo ataron, lo desnudaron y lo golpearon hasta matarlo.

El terreno donde encontraron violada y asesinada a Abigail había sido tomado por vecinos con el argumento de que el lugar estaba completamente abandonado y no querían que se repitan nuevos asesinatos.

La jueza Isolina Apas Pérez de Nucci hizo lugar a una denuncia presentada por el dueño del terreno y ordenó su desalojo, lo que finalmente se concretó este mediodía, en un operativo que fue supervisado por fiscal Pedro Gallo y el subjefe de Policía, Rolando Gómez.

Del operativo de desalojo participaron efectivos del Grupo Cero, Caballería, Infantería, agentes y suboficiales de distintas dependencias, que rodearon a pie todo el terreno para concretar la orden. No hubo resistencia por parte de los usurpadores que habían quedado en ese lugar con sus casillas. Según informaron desde la fuerza de seguridad, en ese predio se habrían asentado irregularmente unas 200 familias.

"Hicimos este operativo a fines de garantizar el cumplimiento de la orden judicial. La medida se concretó con total tranquilidad y normalidad, demostrando el profesionalismo de los efectivos. Además, la gente ha entendido que no tiene que confrontar con una medida judicial", explicó el comisario Gómez.

El secretario de Seguridad de la Provincia, Luis Ibáñez, también estuvo presente durante el operativo y recorrió el predio junto a funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social, para dialogar con los usurpadores, que se retiraron sin provocar incidentes, aunque molestos por la fuerte presencia policial. "Por qué no mandaron a toda esta cantidad de policías cuando desapareció Abigail. No quisieron ni tomarle la denuncia a la familia y recién aparecieron cuando la encontraron asesinada", reclamó ante las cámaras de televisión uno de los vecinos que se había instalado en el predio.