Más de 60 opositores juzgados en Camboya por conspiración

Bangkok, 14 ene (EFE).- Más de 60 opositores son juzgados desde este jueves en un tribunal de Nom Pen acusados de "conspiración" o "incitar a la violencia", entre otros delitos, en la primera fase de un macrojuicio contra más de 150 personas vinculados al ilegalizado Partido Nacional para el Rescate de Camboya (CNR).

Las autoridades desplegaron un amplio dispositivo policial en las cercanías al tribunal, a donde se acercaron familiares de algunos de los detenidos, quienes fueron transportados en camiones policiales desde el penal donde permanecen en prisión preventiva.

Entre los llamados a juicio se encuentran numerosos políticos exiliados en el extranjero, entre ellos Mu Sochua, exvicepresidenta del CNRP y actualmente en Malasia, quien planea regresar este domingo junto a otros activistas en el exilio.

Grupos garantes de los derechos humanos denunciaron hoy el "acoso" y la "persecución" a la oposición camboyana coincidiendo con el inicio del primero de los juicios abiertos contra más de un centenar de políticos y activistas.

"Después de años de consolidar el país como un estado de partido único, el número sin precedentes de miembros y activistas del CNRP en juicio muestra cómo el régimen gobernante en Camboya no se detendrá hasta eliminar a la última voz de la disidencia política", denuncia Kasit Piromya, del grupo Parlamentarios de la ASEAN por los Derechos Humanos.

"Me preocupa que varios acusados sean juzgados en rebeldía a pesar de sus esfuerzos por regresar a Camboya para afrontar el proceso. Insto al gobierno de Camboya que respete el derecho a un juicio justo de estas personas", apunta la relatora especial de la ONU para los Derechos Humanos en Camboya, Rhona Smith.

Según Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, el primer ministro camboyano, Hun Sen, utiliza el cierre de fronteras decretado para contener la pandemia de la covid-19 como excusa para bloquear el regreso de los opositores.

"Con la atención de la comunidad internacional centrada en hacer frente a la pandemia, el gobierno de Camboya ha programado una serie de macrojuicios contra la oposición que vulneran los derechos de los acusados", incide Robertson.

"El hecho de que a los políticos de la oposición se les haya negado la entrada a Camboya para defenderse de las acusaciones en su contra, revela lo cínico que son estos juicios", advierte Yamini Mishra, directora para Asia-Pacífico de Amnistía Internacional, al señalar que están programados al menos otros tres macrojuicios.

En noviembre de 2017, el Tribunal Supremo ilegalizó el Partido Nacional para el Rescate de Camboya e inhabilitó a más de un centenar de sus dirigentes por supuestamente conspirar para derrocar al Gobierno, acusación rechazada por la formación opositora.

La ilegalización de la oposición y la consiguiente campaña de cierre de medios de comunicación se emprendió meses después de que el gubernamental Partido Popular de Camboya perdiera posiciones en las elecciones municipales y antes de las elecciones generales de 2018, donde el partido de Hun Sen se hizo con todos los diputados del Legislativo ante la ausencia de oposición.

(c) Agencia EFE