Casi el 60% de los enfermos por COVID-19 en Panamá ya se ha recuperado

Agencia EFE

Panamá, 7 may (EFE).- Casi el 60 % de las personas contagiadas por el nuevo coronavirus que provoca el COVID-19, del total de 7.731 casos positivos confirmados en el país, se ha recuperado de la enfermedad, informaron este jueves las autoridades.

Son 3.618 pacientes recuperados clínicos y 859 por pruebas de laboratorio, para un total de 4.477, según los datos epidemiológicos del Ministerio de Salud (Minsa) actualizados hasta el miércoles.

La cantidad de enfermos que han sanado se ha venido incrementando de manera rápida a lo largo de esta semana, con más de 1.000 personas restablecidas, dijo este jueves un misiva oficial.

En Panamá, que registró hasta el miércoles 218 fallecidos por COVID-19, se cumple con un protocolo ajustado a los señalamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de Salud (OPS) para declarar a los pacientes como recuperados de la enfermedad.

De acuerdo con este protocolo, la recuperación clínica es aquella en la que el paciente puede estar hasta 72 horas sin fiebre y sin dificultad respiratoria, y esta curación puede ocurrir dos semanas luego de iniciados los síntomas estando en cuarentena.

La recuperación por laboratorio procede con la realización de una prueba PCR de diagnóstico del coronavirus entre 7 y 10 días después de la primera prueba positiva, que se repite pasadas 24 horas. Los resultados de ambos análisis deben dar negativo para que el paciente sea declarado recuperado.

Panamá igualmente registró esta semana un número reproductivo efectivo RT (ratio o proporción de transmisión) de contagio por persona del virus por debajo de 1.

Aún así, las autoridades han reiterado el llamado a la población a mantener las medidas de lavado frecuente de manos con agua y jabón y el distanciamiento físico para controlar la pandemia, y pasar a la siguiente fase de combate del virus de supresión o disminución del contagio.

Desde el pasado 25 de marzo rige en Panamá una cuarentena nacional indefinida que ha comenzado a relejarse con la reactivación de las ventas a domicilio de artículos y productos de ferretería, y la eliminación de la veda a la venta de bebidas alcohólicas.

La parálisis casi total de las actividades económicas no esenciales ha supuesto un duro golpe a la economía, que se espera decrezca un 2 % este año según organismos multilaterales, luego de una expansión del 3 % en el 2019, la tasa más baja en la década.

El Gobierno del presidente Laurentino Cortizo invierte millones de dólares en ayudas sociales, como la entrega de un bono mensual de 80 dólares, de bolsas de comida y subsidios a la electricidad, y ha postergado el pago impuestos por varios meses, en un intento por aliviar la carga a una población de la que casi el 50 % vivía de la economía informal antes de la pandemia.

(c) Agencia EFE