59 años enterrados en el Pico de Orizaba, la cima más alta de México

Redacción

 

Tres alpinistas mexicanos desaparecieron en el Pico de Orizaba en 1959. Sus cuerpos fueron hallados más de medio siglo después. Pero fue apenas este martes 13 cuando el Ejército Mexicano logró desenterrarlos y recuperarlos. Estuvieron 59 años bajo la nieve en la cima más alta de México.

Este surreal caso cobró relevancia el 1 de marzo de 2015, cuando el grupo de montañistas de Chalchicomula de Sesma halló por casualidad los cuerpos momificados cerca de la cima del Citlaltépetl, el popularmente conocido como Pico de Orizaba.

El alpinista retirado Luis Espinoza, entonces de 78 años, sobreviviente de una avalancha en el Pico de Orizaba en 1959, en el que murió un escalador y desaparecieron otros tres, muestra un periódico que salvó desde noviembre de 1959 con el titular: "Muerte y drama en el Pico de Orizaba" durante una entrevista con AP en Tlachichuca, Puebla, el martes 10 de marzo de 2015. En aquella ocasión, Espinoza estaba convencido de que los cuerpos momificados descubiertos días antes eran los restos de sus compañeros escaladores desaparecidos.
El alpinista retirado Luis Espinosa, a la derecha, muestra a Gerardo Reyes una de sus viejas fotos de una expedición cuando abandona el albergue familiar Reyes, que se usó como punto de partida para su expedición de 1959 al Pico de Orizaba.

Luis Espinosa, alpinista que ahora tiene 81 años, fue uno de los primeros en hablar hace tres años sobre el hallazgo de los cadáveres momificados, al asegurar que se trataría de tres compañeros perdidos casi seis décadas atrás a 5,610 metros de altura.


Sabíamos dónde estaban los cuerpos, en 2016 mandé una expedición especializada, verificamos que eran tres cuerpos y por un anillo supimos que eran mis tres compañeros, por un anillo con las iniciales de Juan Espinosa Camargo.Luis Espinosa en entrevista con AFP este martes

Según Espinosa, esos cuerpos son los del ingeniero Enrique García Romero, el Calavera, de 24 años de edad; Juan Espinoza Camargo, de 17 años de edad; y el experto de montaña Manuel Campos Pérez, el Indio Verde.

Los tres, junto con un grupo de 16 montañistas, iniciaron el ascenso al volcán a través del municipio de Tlalchihuaca el 1 de noviembre en 1959. Al día siguiente se dividieron en dos grupos con la intención de llegar a la cima del Pico de Orizaba, de acuerdo con MTP Noticias.

Pero mientras subían, un glaciar en la montaña se desplazó más de 5 mil metros y sepultó a cuatro de los alpinistas. Solo se recuperó el cuerpo de Alberto Rodríguez, agrega el sitio noticioso.

El cuerpo de un escalador momificado en el volcán Citlaltépetl (Pico de Orizaba), en los límites de Puebla y Veracruz, el 5 de marzo de 2015. Los cuerpos fueron hallados en el glaciar Jamapa, en el lado norte del volcán.
6 de marzo de 2015. Los alpinistas Hilario Aguilar Aguilar y Francisco RodrÃíguez, presidente del Club Alpino Mexicano y director de Protección Civil de Ciudad Serdán, Puebla revelaron que los cuerpos estaban abrazos y vestían un suéter rojo y chamarra azul.

A 59 años de esa tragedia ,la recuperación de los cuerpos se logró tras abortar expediciones en otros años. Se requirieron semanas de planeación y las buenas condiciones climáticas también facilitaron llegar a la parte más alta del Citlaltépetl.

"Nos sentimos satisfechos con cumplir la misión", dijo a Foro TV José Luis Pablo, comandante del Escuadrón 303, encargado de la maniobra, citado por la AFP.

Pero el rescate de ahora también tuvo su riesgo y fue hasta un segundo intento en la misma jornada, pues las condiciones cambiantes en la cima complicaban el descenso de un helicóptero del ejército mexicano.

Ahora, con exámenes de ADN, se hará una identificación oficial. Posibles familiares de dos de ellos ya están al tanto.

Sigue leyendo en HuffPost