Uno de cada 500 niños en Estados Unidos perdió a un padre o cuidador durante pandemia de COVID-19

·3  min de lectura

Los padres o cuidadores de cientos de miles de niños en Estados Unidos murieron de covid-19 o enfermedades relacionadas, lo que marcó un fuerte aumento en el número de niños huérfanos que experimentaron un trauma y una pérdida intensificados durante la pandemia.

En los 16 meses transcurridos desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 hasta junio de 2021, aproximadamente uno de cada 500 niños en el país experimentó la pérdida de al menos un padre o cuidador, lo que provocó profundos impactos a largo plazo en su salud y bienestar, según un estudio publicado el 7 de octubre en la revista Pediatrics.

Un niño pierde a un padre o cuidador por cada cuatro muertes relacionadas con coronavirus, según el estudio, que apunta a un efecto pandémico "secundario" que subraya su larga sombra y una necesidad "urgente" de poner atención en la respuesta de salud pública.

Los hallazgos determinaron que aproximadamente 140 mil niños experimentaron la muerte relacionada con covid-19 de un cuidador primario o secundario durante el último año. Más de 120 mil niños experimentaron la muerte de un cuidador principal, incluido un padre o abuelo, y más de 22 mil niños sufrieron la muerte de un cuidador secundario.

El estudio se realizó en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), el Imperial College de Londres, la Universidad de Harvard, la Universidad de Oxford y la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Revela grandes disparidades por raza y etnia: más de 91 mil niños en grupos minoritarios raciales o étnicos tuvieron la muerte de un cuidador principal, mucho más que los aproximadamente 51 mil niños blancos que experimentaron una pérdida similar.

La proporción de pérdidas es especialmente aguda entre los niños indígenas: uno de cada 168 niños nativos americanos sufrió la muerte de un padre o cuidador. Esa proporción es de uno a 310 para los niños afroamericanos, en comparación con uno de cada 753 para los niños blancos, lo que refleja tasas igualmente desproporcionadas de infección y muerte entre las personas de color.

“La pandemia de covid-19 ha puesto en marcado contraste las disparidades sociales y de salud en la aparición de enfermedades, la gravedad y los resultados entre las geografías y los grupos raciales y étnicos”, según el informe.

Leer más: Niños nacidos durante pandemia tienen coeficiente intelectual más bajo, afirma estudio

“Los determinantes estructurales y sociales de la salud, como la discriminación, el entorno del vecindario, las barreras en el acceso a la atención médica, ocupación, brechas educativas, inestabilidad económica, condiciones de vida y vivienda inestable” han exacerbado los dispares resultados de salud, impactando a los niños “que enfrentan inmediatamente y a largo plazo consecuencias de perder a un cuidador responsable de sus necesidades y crianza”, agregó el informe.

Los hallazgos del informe "sugieren una necesidad inmediata de integrar el cuidado de los niños" en la respuesta de salud pública a la pandemia, incluida la creación de un pilar de "cuidado de los niños" en el programa actual.

“Los niños que se enfrentan a la orfandad como resultado del covid son una pandemia global oculta que lamentablemente no ha perdonado a Estados Unidos”, declaró Susan Hillis, investigadora de los CDC y autora principal del estudio.

“Todos nosotros, especialmente nuestros niños, sentiremos el serio impacto inmediato y a largo plazo de este problema para las generaciones venideras”, añadió. “Abordar la pérdida que estos niños han experimentado, y continúan experimentando, debe ser una de nuestras principales prioridades, y debe integrarse en todos los aspectos de nuestra respuesta de emergencia, tanto ahora como en el futuro posterior a la pandemia”.

Más de 700 mil personas en los Estados Unidos han muerto a causa de covid-19, según los CDC.

La magnitud de la pérdida y su impacto en los jóvenes “es un recordatorio aleccionador del impacto devastador de los últimos 18 meses”, declaró la doctora Alexandra Blenkinsop, del Imperial College de Londres. "Estos hallazgos realmente destacan a los niños que han quedado más vulnerables a causa de la pandemia y hacia dónde se deben destinar recursos adicionales".

Relacionados

Por pandemia, niños necesitan ayuda para su salud mental

Estudio: Aumenta miopía en niños chinos durante la pandemia

Número de niños que toman antidepresivos alcanza su punto más alto en el encierro por la pandemia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.