50 personas pierden la vida en un accidente de tren en Taiwán, el más grave en 40 años

Newsweek México
·2  min de lectura

UN FERROCARRIL de Taiwán fue descarrilado por un vehículo de construcción en el túnel Qingshui en Hualien la mañana de este viernes.

Aproximadamente a las 9 de la noche —hora de Taiwan—, el número de personas muertas era de 50. Hasta el momento la policía de Hualien está investigando el accidente que ya se ha calificado como el más grave en los últimos 40 años.

“Se sospecha que el conductor no tiró lo bastante del freno de mano por lo que el vehículo se deslizó 20 metros hasta las vías del tren”, declaró a la prensa el vicedirector de la Autoridad Ferroviaria de Taiwán, Feng Hui-sheng.

No te pierdas: Descarrilamiento de un tren en Taiwán deja al menos 22 muertos y 171 heridos

Fotos de medios locales tomadas en el lugar muestran la parte trasera de un camión plataforma amarillo volcado cerca del tren.

El Taroko Railway 408, con una longitud total de 8 vagones, transportaban a más de 400 pasajeros y tres miembros de la tripulación.

Se encontraba en la entrada norte del túnel Qingshui en Hualien a las 9:28 de la mañana cuando fue golpeado por un vehículo de ingeniería que cayó, lo que provocó el descarrilamiento de los vagones 1 al 6, los vagones 4 y 5 se deformaron, los vagones 4 a 8 quedaron atascados en el túnel.

A las 10:31 de la mañana, alrededor de 100 personas del primer al cuarto vagón fueron evacuadas en el lugar, y muchos pasajeros fueron guiados para subir a la parte superior de los vagones o evacuar por los rieles.

También lee: Video muestra la destrucción provocada por el choque de trenes en Egipto que dejó 32 muertos

La policía, el Ejército Nacional y unidades civiles se movilizaron y el Cuerpo de Tripulación Aérea también envió helicópteros Black Hawk para realizar reconocimientos aéreos.

Después de que los rescatistas ingresaron al túnel, se observó que muchas personas tenían OHCA (función cardiopulmonar detenida), en tanto, los vagones 7 y 8 que eran los más severamente torcidos y dañados, necesitaron equipo de sabotaje para realizar el rescate.

Las autoridades señalaron que dado que las identidades de muchas víctimas aún deben aclararse, el número final de muertes y lesiones aún puede cambiar.

Por su parte, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, visitó un centro de emergencias de la capital, Taipéi, y afirmó que se investigará lo ocurrido.

“Por supuesto, aclararemos la causa del incidente que ha causado tantas víctimas”, dijo a los periodistas. N