Los 5 efectos secundarios más comunes de las vacunas de refuerzo, según estudio en EEUU

·4  min de lectura

Las vacunas de refuerzo ya están disponibles en Estados Unidos para todos los adultos vacunados contra el Covid-19. Se les puede aplicar seis meses después de la vacunación con Pfizer o Moderna; o dos meses después de la dosis única de Johnson & Johnson.

Si decides recibir un refuerzo, prepárate para tomártelo con calma durante el día siguiente. Los efectos secundarios leves de la vacuna de refuerzo generalmente comienzan horas después de la vacunación, y duran aproximadamente uno o dos días. Por eso es bueno estar preparado para descansar.

Más de 36 millones de personas totalmente vacunadas en Estados Unidos ya se pusieron un refuerzo. La base de datos VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System) del gobierno estadounidense —un sistema de autorreportes de efectos secundarios posteriores a la vacuna— mostró que las molestias más comunes después de recibir las inyecciones de refuerzo eran dolores de cabeza, fatiga y fiebre.

Estos son los cinco principales síntomas posteriores al refuerzo según más de 11,000 personas que registraron voluntariamente sus datos en el VAERS.

<strong>Las personas que recibieron inyecciones de refuerzo reportaron con mayor frecuencia dolor de cabeza, fiebre y fatiga después de la vacuna.</strong> <a href="https://www.cdc.gov/vaccines/acip/meetings/downloads/slides-2021-11-19/04-COVID-Shimabukuro-508.pdf" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Reunión CDC ACIP, 19 de noviembre" class="link rapid-noclick-resp">Reunión CDC ACIP, 19 de noviembre</a>.
Las personas que recibieron inyecciones de refuerzo reportaron con mayor frecuencia dolor de cabeza, fiebre y fatiga después de la vacuna. Reunión CDC ACIP, 19 de noviembre.

Quienes más reportaron síntomas por la vacuna de refuerzo fueron personas mayores (46% tenían 65 años o más) y 67% eran mujeres. Sus síntomas reflejan lo que otros estudios mostraron más ampliamente entre los vacunados de todas las edades y sexos. Además complementan la base de datos de mensajes de texto v-safe que es mucho más grande; y que ya tiene información sobre los efectos secundarios de las vacunas de refuerzo en más de 725,900 personas en Estados Unidos.

Las personas que recibieron vacunas de Pfizer o Moderna dijeron que sus efectos secundarios después de una tercera dosis fueron más leves que después de una segunda. La queja más común, independientemente de la vacuna, era el dolor en el lugar de la inyección. 

Esa queja fue tan común que las personas que registraron su información en el campo abierto de ‘Describa sus síntomas aquí’ eran menos propensas a mencionarla.

Menos de 10% de los participantes de v-safe dijeron que fueron incapaces de trabajar después de una dosis de refuerzo. Faltar a la escuela o al trabajo tendía a ser más común entre las personas que se cambiaron al refuerzo de Moderna después de una vacuna inicial de Pfizer. Esto debido a que la primera es una vacuna de dosis más alta que tiende a tener efectos secundarios más fuertes —y que pueden estar relacionados con una protección inmunológica ligeramente mejor— encontraron algunos estudios recientes.

«Con suerte» las inyecciones de refuerzo brindarán una protección más fuerte y prolongada

Si bien es más importante que los adultos mayores reciban dosis de refuerzo, los expertos en salud enfatizan que, con la llegada de la temporada navideña y el aumento de los casos de Covid-19 y las hospitalizaciones, los refuerzos ayudarán a los adultos en general a mantenerse más saludables. 

La protección inmunológica adicional que brindan los refuerzos contra las infecciones podría no ser permanente ni perfecta sin una cobertura de vacunación más amplia. Pero es prudente que tengamos una capa adicional de seguridad inmunológica. Sobre todo durante los meses de invierno, cuando la gente se reúne en interiores, según los expertos.

A nivel individual, recibir un refuerzo meses después de una serie de vacunación primaria también puede proporcionar una protección más fuerte y duradera contra las infecciones por coronavirus.

Al menos, eso es lo que espera Anthony Fauci, director de la rama de enfermedades infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

«Se le conoce inmunológicamente como maduración por afinidad, que significa que las células B que estarán produciendo los anticuerpos tienen la oportunidad de ganar mayor fuerza y con suerte, mayor durabilidad», dijo Fauci el lunes durante la sesión informativa Covid-19 de la Casa Blanca, al explicar el beneficio del intervalo de seis meses entre la segunda y la tercera dosis de vacunas de ARNm.

«Esperaría, y creo que hay una posibilidad razonable de ello. Que la durabilidad de la protección después de la tercera dosis sea más larga», añadió.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Europa considera las vacunas de refuerzo tras el aumento de casos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.