Las 5 claves que dejó del debate de los demócratas

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- Diez candidatos presidenciales demócratas chocaron anoche en la primera ronda del segundo debate, que dejó un ida y vuelta entre los dos líderes de la llamada "ala progresista", los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, y varios candidatos moderados que ofreció una mirada a la grieta interna en la oposición en Estados Unidos.

En el centro de la escena quedó una discusión añeja de la política de Estados Unidos: cómo lograr expandir los servicios de salud para lograr la cobertura universal. En el país existen dos posturas antagónicas: los políticos conservadores y moderados proponen cambios en la regulación de la salud privada, mientras que los progresistas quieren ampliar el principal programa de salud pública, Medicare, para llegar a más gente, una propuesta bajo el nombre "Medicare Para Todos".

Dado el nutrido campo de candidatos, los debates quedaron partidos en dos. Anoche se enfrentaron el gobernador de Montana, Steve Bullock; el alcalde de South Bend, Pete Buttigieg; el excongresista, John Delaney; el gobernador de Colorado, John Hickenlooper; la senadora, Amy Klobuchar; el excongresista, Beto O'Rourke; el congresista, Tim Ryan; la escritora, Marianne Williamson; y los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren, que ocuparon el centro del escenario al ser los candidatos mejor posicionados en las encuestas.

Estas fueron las 5 claves del debate:

Moderados vs. Progresistas

Desde el inicio del debate, los tres moderadores de CNN hicieron preguntas con el objetivo de generar cruces entre los candidatos para mostrar las diferencias. De esa forma el debate rápidamente se convirtió en una puja entre moderados versus progresistas. Se trata de una división crucial de cara a la elección del candidato que enfrentará a Donald Trump en 2020, quizá la más importante de la interna partidaria. En ese duelo, Sanders y Warren lograron apuntalar sus ideas frente a los embates de figuras como Ryan, Bullock o Delaney.

Remontada de Sanders

Bernie Sanders marcha segundo en las encuestas detrás del exvicepresidente, Joe Biden. En 2016, ofreció un impensado desafío a la candidatura de Hillary Clinton que terminó por correr al Partido Demócrata a la izquierda. Es uno de los favoritos para quedarse con la candidatura. Pero su primer debate fue malo: Sanders estuvo apagado, desafilado, al punto tal que llamó la atención. Anoche se encendió y logró construir un desempeño sólido. En los papeles, tenía un choque con Warren que no terminó de concretarse ya que en definitiva coinciden en muchos temas. Ambos recibieron las mejores notas en los análisis de la prensa.

La consolidación de Warren

A Elizabeth Warren parecen sobrarle tres cosas: ideas, energía y disciplina. La senadora por Massachussets viene creciendo en las encuestas a "velocidad crucero". Ya está tercera en el promedio nacional de RealClearPolitics, detrás de Biden y muy cerca de Sanders. Es una de las candidatas que más planes ha presentado. Anoche, parada al lado de Sanders, logró enarbolar una presentación consistente. Varios medios, entre ellos el New York Times y el Washington Post, la declararon ganadora. En uno de los choques memorables, Delaney dijo que "los demócratas hacemos campaña en soluciones reales, no promesas imposibles". Warren lo demolió: "No entiendo por qué alguien pasa por todo el problema de competir por la presidencia sólo para hablar de lo que no podemos y por lo que no debemos luchar. No lo entiendo". La audiencia la aplaudió.

La lenta caída de Beto

Beto O'Rourke, el carismático excongresista de Texas que estuvo a punto de hacer historia al quedar muy cerca de ganar una banca para el senado en un bastión republicano, generó mucho interés al ingresar en la carrera. Para muchos, era el nuevo Obama. Pero su campaña dio varios traspiés, y su primer debate fue malo. Anoche necesitaba hacer una diferencia, y estuvo muy lejos de lograrlo. "No parece darse cuenta de que no es un Kennedy y que se convirtió en una locura nacional en la carrera del Senado solo porque estaba compitiendo contra Ted Cruz", lo deshilachó la columnista de The New York Times, Maureen Dowd. Su lenta caída deja a Buttigieg, quien tuvo, otra vez, un desempeño consistente y disciplinado, como la única figura "fresca" en la contienda con posibilidades de arremeter contra el pelotón de líderes.

La sorpresa: Williamson

Marianne Williamson es una exitosa escritora de libros de autoayuda, y una activista. Su candidatura presidencial generó poca atención, hasta anoche: en el pelotón de los ignotos, logró sobresalir y destacarse al punto de quedarse con uno de los "éxitos" de la noche: su nombre dominó las búsquedas en Google en todo el país durante el debate, salvo en Montana. Allí ganó el gobernador del estado, Steve Bullock, el único debutante, quien también logró sobresalir y anotar un par de puntos. En un país donde Donald Trump pasó de estrella de la TV a presidente, la notoriedad de Williamson no pasó desapercibida. "¿Va a ganar, no?", bromeó en Twitter el columnista de The Washington Post, Max Boot.