A 5 años del terremoto, exigen a empresa concluir obras en primaria

·2  min de lectura

JUCHITÁN, Oax., mayo 3 (EL UNIVERSAL).- Cansados de esperar la reconstrucción de cinco de sus aulas dañadas por el terremoto de 8.2 grados del 7 de septiembre del 2017, los directivos y el comité de padres de familia de la Primaria Bilingüe "José Fructuoso Gómez", ubicado en la Colonia Gustavo Pineda de Juchitán, denunciaron que la empresa Aloigra S. A de C. V no ha cumplido con la conclusión de la obra.

José Alberto Sánchez Carrasco, director de la institución, informó que la primaria resultó dañada en 10 de sus aulas, la mitad fueron concluidas por otra empresa, pero las restantes llevan 40% de su rehabilitación, por lo que no pueden ser ocupadas por los más de 300 niños que reciben clases y pertenecen a 10 colonias populares que rodean el centro educativo.

Uno de los acuerdos con la empresa constructora fue que las cinco aulas tuvieran nuevo piso, es decir, levantar el viejo piso afectado con el sismo; que se colocarían ventanas y puertas, así como las protecciones de fierro que se reciclaron de las viejas aulas, pero para mala suerte de la escuela, estas protecciones fueron robadas de la bodega, así como otros materiales de la institución.

"La empresa Aloigra no ha cumplido con su compromiso de entregar las cinco aulas, están abandonadas, dañándose sin ser ocupadas. Y para rematar las protecciones que se iba a colocar en las ventanas fueron robadas hace una semana, así que estamos molestos por la situación y preocupados porque la empresa no responde a nuestras llamadas, así que exigimos al gobierno estatal que intervenga y obligue a la empresa a cumplirnos", manifestó el directivo.

La primaria también ha sido víctima de robo en seis ocasiones. Los profesores informaron que los robos comenzaron en mayo del 2019. En esa ocasión se llevaron parte del mobiliario. La segunda vez fue en diciembre del mismo año, entonces se llevaron el cableado eléctrico. El tercer robo se registró en enero del 2020 con la sustracción de dos puertas y tres ventanas de fierro, ese mismo año se llevaron el atril y aparatos de sonidos.

Hace 15 días se dio el quinto robo, cuando sustrajeron el cableado de los ventiladores así como material didáctico de los profesores, mientras que este sexto hurto terminaron por llevarse lo que quedaba en la primaria: las seis protecciones de fierro que estaban resguardadas en la bodega, la tapa del pozo de agua, los botellones para almacenar el agua, 18 ventiladores, candados y cadenas de las puertas.

Ante los constantes robos que ya terminaron por desvalijar la institución, los maestros y directivos piden a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) realice lo más pronto posible los trabajos en la escuela, ya que desde hace meses la institución no tiene energía y la oscuridad permite los robos por las noches. Además de solicitar a la policía más rondines en la zona.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.