Unos 520.000 voluntarios realizan nuevo censo de población en Chile

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, participa como voluntaria en el censo a la población el 19 de abril de 2017 en Santiago (Presidencia de Cile/AFP | Ximena NAVARRO)

Unos 520.000 encuestadores voluntarios, entre ellos la presidenta Michelle Bachelet, realizaron un censo este miércoles en Chile, con el fin de actualizar la información sobre población que data de hace 15 años.

Los censistas efectuaron la medición por unas 12 horas en las que debían cubrir más de seis millones de viviendas, presentando un cuestionario de 21 preguntas sobre las personas que viven en la casa, sexo, edad y nivel de educación, entre otros datos que servirán para determinar el número de habitantes de Chile.

"Es una información sobre vivienda y población que es clave para las decisiones que se tomen en el día a día. Así que esperamos que todo el mundo pueda participar, apoyar y colaborar", dijo Bachelet, quien censó 18 viviendas en la populosa comuna de Renca, en el oeste de Santiago, provocando sorpresa a los moradores de las casas.

Las autoridades afirmaron que la jornada se desarrolló con normalidad, pese a que en tres comunas de la provincia de Malleco, en el sur de Chile, más de un centenar de familias de la etnia mapuche, la mayor del país, no fueron censadas debido a protestas de encapuchados que apoyan la restitución de tierras que los indígenas reclaman como propias y que están en manos privadas.

En éste y otros casos de viviendas que no fueron empadronadas, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), a cargo de la medición, informó que serán censadas en los próximos días.

Este censo busca actualizar los datos oficiales de población recabados en el censo de 2002, luego de que la medición realizada en 2012 por el gobierno del derechista Sebastián Piñera, fuera desechada por graves errores y omisiones.

La medición de 2002 indicó que en Chile habitaban 15,1 millones de personas. El gobierno estima que en la actualidad la población supera los 17 millones.

El gobierno decretó feriado obligatorio para este miércoles y el cierre del comercio para facilitar la presencia de los habitantes en sus hogares.

El censo es de carácter obligatorio y quienes no contesten o se nieguen a recibir a los censistas deberán pagar multas.

Los datos recogidos serán procesados y en 2018 se entregará la información oficial.