Más de 35.000 detenidos y notificados por incumplir el aislamiento ante el coronavirus

LA NACION

Más de 35.000 personas fueron detenidas, demoradas o notificadas formalmente en todo el país por la violación del aislamiento sanitario obligatorio que rige desde la medianoche del viernes con el objeto de detener el avance del coronavirus.

Solo producto de la acción de las cuatro fuerzas federales de seguridad, 1229 personas fueron detenidas y 20.403 resultaron aprehendidas, lo que significa que fueron demoradas cuando permanecían sin justificación en la vía pública, y luego se las conminó a que retornaran a sus domicilios a cumplir con la cuarentena.

El resto, al menos 15.475 entre detenidos y demorados, fueron controlados por las policías provinciales, según surge de un relevamiento hecho por LA NACION a partir de datos consignados por las propias fuerzas de seguridad o por los principales medios de comunicación de cada distrito.

En la Ciudad de Buenos Aires, hasta las 18, fueron aprehendidas 8649 personas, de las cuales 192 fueron efectivamente detenidas y otras 672, demoradas, notificadas o trasladadas compulsivamente a sus domicilios. De los últimos cinco casos reportados, dos eran pasajeros de colectivos que no contaban con el permiso necesario para poder circular. Ocurrió en Recoleta, y los controles policiales fueron realizados en sendas unidades de las líneas 59 y 37.

Hubo provincias con un alto grado de infractores y, también, activa intervención policial en el señalamiento, como Córdoba (1353), Santa Fe (1898), Chaco (1600) y La Pampa (1353). Entre Ríos reportó 160 detenidos y un millar de notificados. Entre 700 y 800 fueron señalados en Formosa, Tucumán, Misiones, Salta y La Rioja. Mendoza, en tanto, reportó 580 aprehendidos.

Las fuerzas federales

Desde las 0 del viernes hasta las 8 de hoy, las fuerzas federales detuvieron a 1229 personas por incumplir con el aislamiento social preventivo obligatorio dispuesto en el decreto 297/2020.

Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, 988 fueron detenidas por la Gendarmería; 92, por la Policía Federal; 76, por la Prefectura, y 73, por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Entre estos últimos se cuenta una pareja argentina, ambos autores de libros educativos; fueron acusados de la comisión de delitos contra la salud pública y resistencia a la autoridad. Según voceros de la PSA, la pareja, proveniente de San Pablo en un vuelo de Qatar Airlines, "se negó, escandalizada, a realizar el aislamiento social, preventivo y obligatorio". Las fuentes precisaron que "la mujer, una docente de 57 años, y su marido, un jubilado de 61, domiciliados en el barrio porteño de Flores, comenzaron a patear puertas y a desobedecer a los oficiales en la Terminal A" del aeropuerto internacional de Ezeiza. Pasaron la noche presos en una oficina de la PSA y a la mañana siguiente fueron trasladados a un hotel de la Capital, donde deben cumplir la cuarentena obligatoria.

En cuanto a los aprehendidos, la Gendarmería formalizó a 8331 personas; la Policía Federal, a 5360; la Prefectura, a 3506, y la PSA, a 3206.

Fueron secuestrados 543 automóviles cuyos conductores fueron detenidos o aprehendidos: 302 por la Federal, 161 por la Gendarmería, 55 por la Prefectura y 25 por la PSA.

Finalmente, el control de vehículos ascendió a 81.006. La Prefectura inspeccionó 31.119 unidades; la Gendarmería, 23.335; la Policía Federal, 20.368, y la Policía de Seguridad Aeroportuaria, 6184. En este ítem, la Policía de la Ciudad controló a 30.225 personas, 17.111 autos y 2762 motos. Secuestraron 32 vehículos por violación de la cuarentena.

La marcada diferencia entre personas detenidas y aprehendidas se funda en que la situación de las personas es definida por el fiscal o el juez una vez que las fuerzas de seguridad dan intervención al Poder Judicial, que es el que resuelve si una persona es aprehendida, es decir "notificada" y compelida a regresar a la vivienda de origen para cumplir allí la cuarentena dispuesta, o si se define la "detención" de la persona.