Fueron 34 días de detención de Cienfuegos, que sale sin cargos de EU

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- A 34 días de su detención, el Departamento de Justicia norteamericano anunció que desechará "los cargos criminales" contra el extitular de la Sedena, Salvador Cienfuegos, para que pueda ser juzgado en México.

Poco más de un mes fue lo que duró la detención de Cienfuegos en Estados Unidos, proceso legal que no fue informado oportunamente al Gobierno Mexicano.

Cabe recordar que el secretario de Defensa en el gobierno de Enrique Peña Nieto fue detenido la tarde del pasado 15 de octubre a su arribo al Aeropuerto de Los Ángeles, en compañía de sus familiares, quienes horas más tarde quedaron en libertad.

Su arresto se llevó a cabo por pedimento de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en Inglés).

Desde ese momento la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que Cienfuegos Zepeda se encontraba recluido en el Centro de Detención Metropolitano de Seguridad Administrativa, ubicada en Los Ángeles, California.

El 21 de octubre le fue negada la libertad bajo fianza por considerar que existe un alto riesgo de fuga, además de la gravedad de los delitos que se le imputan: tres por narcotráfico y uno por "lavado" de dinero.

Además tras la detención de Cienfuegos, el canciller Marcelo Ebrard, anunció que de manera escrita y verbal el gobierno de México expresó su "profundo descontento" a Estados Unidos por no haber compartido información sobre la investigación y detención del exfuncionario.

"Le hemos hecho saber a Estados Unidos nuestro profundo descontento con que no se haya compartido esa información con nuestro país", dijo Ebrard durante una de las conferencias matutinas del presidente López Obrador.

Ahora con la desestimación de los cargos por parte de EU contra Cienfuegos, el extitular de la Sedena podrá ser juzgado en México.

A través de un comunicado, el Departamento de Justicia de EU, indicó que a solicitud de la FGR, se "ha proporcionado a México evidencia en este caso y se compromete a mantener la cooperación dentro del marco de trabajo, para apoyar la investigación por parte de las autoridades mexicanas".

El comunicado, del fiscal general de Estados Unidos, William Barr y por Alejandro Gertz Manero, quien encabeza la FGR, concluye subrayando que "la decisión refleja que somos más fuertes cuando trabajamos juntos y respetamos la soberanía de nuestras naciones y sus instituciones".