Unas 30.000 personas vuelven a manifestarse en Madrid en defensa de la sanidad pública

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La Marea Blanca ha reunido a unos 30.000 manifestantes, según fuentes policiales, que han vuelto a salir a la calle este domingo tras el parón de Navidad al grito de ‘Ayuso dimisión’.

Bajo lemas como ‘Si no hay solución, Ayuso dimisión’ y ‘Sanidad pública’, los manifestantes han recorrido desde las 12 horas el Paseo del Prado desde el punto de encuentro, el Ministerio de Sanidad, hasta la plaza del Museo Reina Sofía.

Con batas blancas, silbatos e incluso batukada, los manifestantes no solo han atacado y abucheado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sino también s los consejeros de Sanidad y Hacienda, Enrique Ruiz Escudero y Javier Fernández-Lasquetty respectivamente.

Esther Barra, médico de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, ha resaltado que necesitan “atender a los pacientes dándoles una calidad que sea la adecuada”, algo que ha señalado no es posible porque no tienen “tiempo por paciente”.

La misma profesional ha indicado que esa es la principal reivindicación, “al menos diez minutos por paciente, y que se incremente el presupuesto para contratar más profesionales, fundamentalmente médicos”.

También ha indicado que se necesita que los médicos que acaban la residencia de Atención Primaria se queden en la Comunidad con el fin de que las vacantes se cubran.

Se necesitan especialistas

Así lo ha defendido también Consuelo Escudero, del grupo de salud de Chamberí, quien ha añadido que no solo se necesitan médicos y pediatras en la Atención Primaria sino también fisioterapeutas, personal de enfermería y administrativo o psicólogos.

Por otra parte, el miembro del grupo coordinador de la Plataforma de Centros de Salud de Madrid ha declarado a Europa Press que desde el Gobierno regional “no dejan otra alternativa que protestar” y que, por tanto, “no queda más remedio que hacer huelgas” asegurando que solo “buscan el beneficio de las aseguradoras privadas”.

Ha solicitado una sanidad pública universal que pueda facilitar el acceso sanitario a todo el mundo, tenga los ingresos que tenga e independientemente del origen. Referencia a ello han hecho los cánticos que pedían ‘Nada, nada nada, para la privada’ o ‘La pública para delante y la privada para atrás’.

Volver a recuperar lo que antes tenían es lo que ha reivindicado Jesús Barrios, vecino de Las Rozas, que ha denunciado públicamente el servicio de urgencias abierto los fines de semana de 9 horas a 21 horas con una única enfermera cuando antes de la pandemia se contaba también con la presencia de un médico y un celador.

Ha agregado que la situación actual les obliga, en caso de tener algún problema de urgencia, a desplazarse a Collado Villalba, situado a 18 kilómetros de distancia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR