Estos eran los 3 "sótanos" de la corrupción que operaban en Cofepris

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 7 (EL UNIVERSAL).- Al detallar cómo operaban los "sótanos de la corrupción", Alejandro Svarch Pérez, titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que se removieron a 32 funcionarios de la institución por actos de corrupción, que van desde titulares de unidades administrativas hasta dictaminadores y verificadores.

En la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador este martes en Palacio Nacional, el titular de la Cofepris detalló que en la agencia de regulación sanitaria solo existe un sótano físico, pero hizo una "alegoría" de los distintos niveles de la corrupción "detallando las complejas estructuras que por más de 20 años se formaron y enraizaron en la institución".

---El primer sótano de la corrupción

"El primero se caracterizaba por un manejo discrecional de las solicitudes de las empresas en un oscuro archivo que era el reflejo físico del desorden administrativo de la Cofepris. Ahí podemos ver una imagen del sótano de la Cofepris, del antiguo sótano de la Cofepris", dijo Svarch.

"En el primer sótano de la corrupción existía un área de dedicada a desviar el ingreso de solicitudes bajo una lógica del que paga, manda. Una sofisticada estructura controlada desde una oficina centralizada que administraba los ingresos de forma discrecional a través de extorsionar a los y las solicitantes.

"La fórmula era sencilla: o pagabas o tú solicitud estaba condenada al olvido. Esta práctica permitía, por poner tan sólo un ejemplo, la creación de monopolios farmacéuticos artificiales, el acceso a medicamentos estaba a la venta del mejor postor. Aquí el que pagaba más podía asegurar ganancias millonarias o multimillonarias debido a la falta de competencia en el mercado.

"El mal manejo administrativo caracterizado por la discrecionalidad y la falta de claridad en los procedimientos abrió un nicho de mercado que fue aprovechado por despachos de gestoría, que hoy llamaremos ‘coyotes’, que sangraban a las empresas bajo la promesa de lograr que sus trámites fueran aprobados", agregó Alejandro Svarch.

El segundo sótano de la corrupción:

"El segundo era una vigilancia basada en la extorsión", indicó Alejandro Svarch.

"En el segundo sótano encontramos una amplia red de extorsionadores disfrazados de funcionarios públicos, quienes, bajo la excusa de vigilar actividades reguladas por nuestra agencia sanitaria, drenaban a miles de empresas y empresarios bajo amenazas de clausurar sus actividades de no acceder a pagar moches.

Este esquema desafortunadamente también se construyó con la triste complicidad de algunas autoridades sanitarias estatales, pues desde los inicios de la Cofepris se tomó la decisión de tener una vigilancia sanitaria compartida con los estados para ampliar la presencia nacional de la institución. Una buena idea que terminó pervirtiéndose con el tiempo", declaró.

El tercer sótano de la corrupción

"Y el tercero, el más profundo y lamentable, era la operación directa de la corrupción", refirió el titular de Cofepris.

"En el último sótano, el más oscuro y podrido, estaban instalados grupos de interés que manejaban los hilos del comercio exterior y de la industria farmacéutica. En este lugar mohoso, la convivencia entre los operadores de la corrupción y funcionarios públicos era de tan naturalidad que existen evidencias de reuniones a plena luz del día frente a los ojos de las y los mexicanos, pues estas personas se sentían protegidas por el manto de la impunidad", añadió.

Lamentó que los funcionarios del pasado incluso tuvieron "el descaro de formalizar los procedimientos internos de esta estructura paralela, como si la discrecionalidad fuera algo normal y tolerable para institucionalizarla".

"La misión no era sencilla, pues a la par de desterrar la corrupción y cumplir con el mandato de la Cuarta Transformación de separar el poder político del poder económico debíamos garantizar que la Cofepris no fuera impedimento para que las y los mexicanos accediéramos a tratamientos médicos, alimentos y servicios de salud de calidad. Pero, con paciencia, pasión y un sentido de la responsabilidad, en un año podemos decir: misión cumplida, señor presidente; la corrupción ya no es regla, sino excepción en nuestra institución", destacó Svarch ante el presidente López Obrador.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.