Activistas aplauden esfuerzos de reunificación de migrantes pero piden más

·2  min de lectura

Tucson (AZ), 8 jun (EFE News).– Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes aplaudieron hoy martes los esfuerzos del Gobierno estadounidense por reunificar a las familias migrantes separadas en la frontera por la pasada Administración, pero consideran que aún hay mucho trabajo por hacer para protegerlas definitivamente de la deportación.

“Estamos complacidos por los esfuerzos de la Administración del presidente Joe Biden para reunificar a las familias que fueron separadas, aunque nos gustaría que el proceso fuera mucho más rápido”, dijo Lee Gelernt, director adjunto del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) en una conferencia de prensa telefónica.

La ACLU, que encabezó una demanda contra la política de separación de familias de la Administración del hoy expresidente Donald Trump (2017-2021), considera que el número de menores separados de sus padres puede ser aun mayor que el reportado, especialmente porque todavía hay familias que ni siquiera han podido ser encontradas.

De acuerdo con un reporte divulgado hoy por el Grupo de Trabajo de Reunificación Familiar establecido por Biden, más de 3.900 niños migrantes fueron separados de sus familias entre julio de 2017 y enero de 2021.

Indicó que en ese periodo hubo 5.636 separaciones de familias, pero que solo 3.913 pueden clasificarse dentro de la categoría de separación bajo la política de cero tolerancia implementada por Trump.

Gelernt considera que la reunificación familiar es solo el primer paso, pero que el Gobierno federal debe de buscar un camino para otorgar cuanto antes un estatus legal permanente a estas familias para que puedan vivir en Estados Unidos sin miedo a una posible deportación y de ser separados nuevamente en el futuro.

Por su parte, Conchita Cruz , directora ejecutiva del Proyecto de Solicitantes de Asilo, dijo en la misma conferencia que el Gobierno debe ofrecer también asistencia psicológica a todas estas familias, que deben de tener derecho a una compensación monetaria por el sufrimiento padecido.

Por su parte, Daniel Paz, un inmigrante indocumentado que sufrió en carne propia la política de separación familiar de Trump, dijo que incluso hoy en día su hija sigue teniendo pesadillas y no ha vuelto a ser la misma.

Relató cómo, tras cruzar la frontera junto a su hija de 11 años, ambos fueron puestos en celdas de detención conocidas popularmente como “hieleras” por las bajas temperaturas que se reportan dentro.

“Cuando comenzaron a separarnos de nuestros hijos les preguntamos a dónde los iban a llevar. Unos agentes solo se quedaban callados, mientras que otros nos dijeron que a nuestros hijos los iban a dar en adopción y nosotros iríamos a la cárcel”, refirió.

Asimismo, contó que muchos niños lloraban, gritaban, pataleaban e inclusive mordían tratando de que los agentes no los separaran de sus padres.

(c) Agencia EFE