Jóvenes suspenden travesía en velero por el Atlántico por el coronavirus

Agencia EFE

Cartagena (Colombia), 24 mar (EFE).- Los 22 jóvenes que zarparon de Cartagena de Indias el pasado 20 de febrero con rumbo a Alemania con un potente mensaje sobre la necesidad de cambiar hábitos y mentalidades frente al cambio climático, detuvieron su travesía por las restricciones impuestas en Europa para enfrentar el COVID-19.

El objetivo de los jóvenes era llegar a la ciudad alemana de Bonn, donde estaba prevista en junio una Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, reunión preparatoria de la cumbre climática de Naciones Unidas COP26 que acogería Glasgow (Escocia) en noviembre.

Estos jóvenes, de 19 países, viajaban a bordo del velero Regina Maris en el que pretendían cruzar el océano Atlántico impulsados tan solo por el viento para hacer coherente su mensaje de protección medioambiental y reducción del impacto de las actividades del ser humano sobre la naturaleza.

El pasado 16 de marzo, los organizadores del viaje, denominado "Navegar por la Acción Climática (Sail for Climate Action)", tomaron la decisión de terminar la expedición debido a la decisión de la Unión Europea de cerrar todas sus fronteras.

El viaje terminó en el puerto de Saint George (Bermudas), donde la tripulación del velero y cinco de los jóvenes zarparon el pasado 22 de marzo rumbo a al puerto de IJmuiden, en los Países Bajos, a donde esperan arribar el 16 de abril.

Entre quienes viajarán a Europa está Yaquemilsa Fredelinda Matiashi, indígena de la etnia peruana machiguenga que no pudo regresar a su país.

TRABAJANDO EN LA CUARENTENA

La colombiana Laura Muñoz, de 23 años y una de las viajeras, dice a Efe que entre el 18 y 19 de marzo la mayor parte de los integrantes de la expedición tuvieron listos "los boletos de avión para regresar a nuestros lugares de origen".

"Yo regresé a Colombia el 19 de marzo y desde ese día estoy en confinamiento en mi habitación. Todos los que regresamos estamos cumpliendo con la cuarentena y por fortuna ninguno de los colombianos hasta el momento ha presentado ningún síntoma de COVID-19", asegura la activista.

Agrega: "Todos los colombianos nos encontramos en perfecto estado de salud".

La joven contó que si bien el viaje se canceló ahora están "haciendo una serie de talleres virtuales y discusiones abiertas en línea con el fin de seguir trabajando en los objetivos principales del proyecto, como el compartir del conocimiento y la creación de capacidad entre los participantes".

Muñoz explica que una de sus prioridades es comprometer a más personas y unificar el movimiento climático, "así como trabajar en productos comunes y regionales y pensar proyectos a largo plazo que puedan ayudarnos a difundir nuestras voces y las de nuestra región por todo el mundo".

"El mensaje latinoamericano y caribeño aún necesita ser escuchado por la ciencia, la política y el movimiento climático a nivel mundial y por esto mismo el espíritu del proyecto continuará trabajando más que nunca", dice.

ENSEÑANZAS DEL COVID-19

Muñoz expresa que la declaración del COVID-19 como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) "ha demostrado el poder de acción que tienen los gobiernos, las empresas y la sociedad civil".

"En cuestión de días e incluso horas, los países se encuentran dictando regulaciones cada vez más estrictas, cerrando fronteras, aislando a las personas en sus casas y proporcionando asistencia médica para los infectados", señala.

Por ello se pregunta por qué "si la humanidad está tomando acciones serias y drásticas para enfrentar el COVID-19" no "actúa con la misma urgencia frente a la emergencia climática".

VIAJE FRUSTRADO POR SEGUNDA VEZ

Esta es la segunda oportunidad en que la iniciativa de cruzar el Atlántico a vela en el Regina Maris se frustra.

La primera vez fue en noviembre pasado cuando el proyecto 'Sail to the COP' tuvo que cancelarse en la mitad de la travesía por la decisión de cambiar la sede de la reunión por las protestas sociales en Chile.

En ese momento la COP25 que estaba programada para realizarse en Santiago de Chile fue trasladada para Madrid.

(c) Agencia EFE