25 años después de su muerte, la cantante Selena sigue inspirando a seguidores de todo Estados Unidos a luchar por sus sueños

Vicky Camarillo, Corpus Christi Caller Times

USA TODAY Network ha lanzado una serie sobre la comunidad latina en Estados Unidos llamada “Hecho en USA”. Aproximadamente el 80 % de los latinos que viven en Estados Unidos son ciudadanos estadounidenses, pero la cobertura mediática sobre los hispanos tiende a centrarse en la inmigración y la delincuencia, en vez de mostrar cómo viven, trabajan y aprenden las familias latinas. “Hecho en USA” cuenta las historias de los 59,9 millones de latinos de la nación, gran parte de los cuales nacieron en Estados Unidos y conforman una creciente fuerza económica y cultural.

Selena vistiendo un corpiño estampado de leopardo delante de un paisaje de pinos nevados. Selena usando una camiseta blanca, un chaleco vaquero y una larga falda roja de estampado floral junto a un canguro. Selena con su icónico mono morado frente a un mural gigante con su imagen y su nombre.

Esas son algunas de las fotos que se pueden ver en la página de Instagram “Travelling Selena”, creada por los amigos Leroy Peña y Eva McDaniel. La pareja confecciona a mano ropa para una muñeca vintage de Selena y toma fotos de esta frente a lugares emblemáticos y paisajes de todo el mundo.

Selena cantando en la Escuela Primaria Cunningham en Corpus Christi, Texas, en una foto de archivo del 14 de noviembre de 1994. La popular estrella de la música tejana fue asesinada a tiros a los 23 años por la presidenta de su club de admiradores, el 31 de marzo de 1995. (Foto AP/George Gongora-Corpus Christi Caller-Times)

Peña y McDaniel, ambos de 34 años de edad, viajan juntos con frecuencia y se inspiraron para crear su página de Instagram en una visita a San Francisco en 2018. Vieron a un hombre tomando una foto de una muñeca frente a un punto turístico y pensaron que era “la idea más genial que habían visto”, contó Peña.

Peña había guardado una muñeca de Selena desde 1996, así que decidió darle un buen uso.

Veinticinco años después de su muerte, Selena Quintanilla sigue viviendo en los corazones y las mentes de muchos estadounidenses, quienes dicen que la cantante de Texas todavía inspira sus vidas personales y profesionales. USA Today Network ha pedido a los seguidores de todo el país que compartan historias sobre las huellas que les ha dejado el legado de Selena. Hablaron sobre su ropa, su voz, las letras de sus canciones y la confianza que transmitía como una mujer mexicoamericana que, aunque no hablaba español con fluidez, abrazaba su cultura.

“Es sorprendente constatar cuánto ha crecido su legado y cómo se está acercando a las nuevas generaciones e incluso a las niñas pequeñas, que se visten como ella y escuchan su música. Con el paso de los años muchas estrellas se olvidan, por lo que me alegra ver que se ha convertido en una gran leyenda latina”, confesó Peña.

Existe un deseo insaciable por escuchar la voz de Selena y sus canciones, reconoció Leila Cobo, vicepresidenta y líder de la sección latina de Billboard. Su legado es evidente en los artistas latinos actuales, como Becky G y Selena Gomez. La fascinación no tiene mucho que ver con la forma en que murió, sino más bien con la manera en que vivió, añadió Cobo.

“En un mundo en el que todavía tenemos estrellas latinas del pop importadas, Selena era una anomalía: nacida y criada aquí, era bilingüe y bicultural, no solo se parecía a sus seguidores, sino que era como ellos”, dijo Cabo en un correo electrónico. “Esa facilidad para conectar fue transformadora para la cultura pop latina”.

La carrera musical de Selena comenzó cuando tenía alrededor de 9 años y se convirtió en la cantante principal de la banda de su familia “Selena y los Dinos”. Luego se convirtió en la ganadora de un Grammy, una artista de grandes ventas, una diseñadora de moda y aún más: la reina de la música texana, una de las cantantes mexicoamericanas más queridas.

Selena ha logrado que seis álbumes con material publicado póstumamente alcanzaran el número 1 en la lista de los mejores álbumes latinos de Billboard, y su álbum “Dreaming of You” fue el primer álbum póstumo y el primero de un artista latino en debutar en el número 1 en la lista Billboard 200.

En 1997 se estrenó una película biográfica, que curiosamente lanzó a la fama a otra famosa latina, Jennifer López. Tanto Forever 21 como M.A.C. Cosmetics lanzaron colecciones inspiradas en Selena. Le dieron una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en 2017. Y Netflix está preparando una serie sobre ella.

Su influencia ha sobrevivido de otras maneras.

Peña y McDaniel, de Huntington Beach, California, se conocieron en 2004 cuando ambos trabajaban en una tienda Target. Tenían intereses similares, incluido su intenso amor por la cantante texana: la familia de Peña vio la película “Selena” en la noche de su estreno en 1997, y Peña la vio cinco veces más en los cines.

McDaniel confecciona la mayoría de la ropa para la muñeca de Selena. Antes de emprender los viajes, ella y Peña miraron los trajes reales que usó Selena para inspirarse y eligieron la ropa más adecuada para sus destinos.

Desde agosto de 2018 los amigos han publicado fotos al menos una vez a la semana y la página tiene casi 12 000 seguidores.

“Parece que ha tenido una excelente acogida, eso nos hace felices”, dijo Peña.

Entrando en el mundo de Selena

En el caso de Manuel Pérez, de Texas, Selena lo ayudó a lidiar con la difícil transición que implicó en su infancia la mudanza de México a Estados Unidos.

Corría el año 1991 cuando Pérez, que en aquel momento tenía 8 años, se sentó frente a la pantalla granulada de una televisión. Usando una percha de alambre como antena, en la pantalla apareció “The Johnny Canales Show”. Un grupo llamado Selena y Los Dinos subió al escenario.

La cantante principal estaba vestida con una chaqueta corta con mangas estampadas en blanco y negro que imitaban la piel de vaca. El joven Pérez pensó que su voz era angelical y se quedó fascinado con sus movimientos de baile.

Pérez es de la pequeña ciudad de Jamay, en el estado mexicano de Jalisco. Cuando tenía 10 años, su familia se mudó a Estados Unidos para, como dijeron sus padres, vivir “el sueño americano”. En la ciudad de Vernon, en el norte de Texas, se matriculó en una escuela donde era el único hispanohablante. Lo acosaban por no hablar inglés y por usar ropa de segunda mano.

En esa época encontró una cinta de casete del álbum de Selena “Entre a mi mundo” en una venta de garaje. Escuchaba la cinta en el autobús cuando iba y regresaba de la escuela todos los días y comenzó a coleccionar cualquier cosa que tuviera el nombre o la foto de Selena. Se sentía particularmente conectado a la canción estilo mariachi “Qué Creías”, confesó, “porque me hizo saber que si el mariachi era aceptado en otro país, también me aceptarían, aunque fuera de otra etnia”.

“Ese día, creo que encontrar el casete ‘Entré a Mi Mundo’ fue la señal de que todo iba a ir bien”, contó Pérez, quien ahora tiene de 36 años. “Estaba conociendo un mundo diferente”.

En 1994, su familia condujo hasta San Antonio para visitar el famoso parque temático Fiesta Texas. Cuando se acercaron a un restaurante, una joven de aspecto familiar salió. Era Selena.

Llevaba una blusa negra, pantalones vaqueros negros y una gorra negra con su nombre, recordó Pérez. Su familia se acercó a ella y Pérez le dijo su nombre y le contó que le encantaba su música. Ella sonrió y lo abrazó. Luego se quitó la gorra y se la puso en la cabeza a Pérez.

“Para mí, conocer a Selena fue el sueño americano”, aseguró Pérez. “Ella tuvo un impacto tan grande en mi vida que decidí ser como ella, aunque de una manera diferente. En un periodo en que ser mexicano estaba mal visto, me animé a seguir adelante e ignorar la negatividad, como hizo ella”.

Pérez se convirtió en la primera persona de su familia en graduarse del instituto. Ahora enseña tecnología a alumnos de cuarto y quinto grado en Vernon.

“Selena siempre será un modelo positivo para la comunidad mexicoamericana y su legado nunca morirá”, aseguró Pérez.

La perseverancia de Selena inspira a los seguidores de la cantante

Ben Romo tenía 6 años cuando descubrió a Selena. Su madre, con la esperanza de entretenerlo para poder encargarse de las tareas del hogar, le dio un VHS de la película “Selena” que le había prestado un vecino de su edificio en la ciudad de Marion, Texas.

Romo lo vio en su habitación y se quedó fascinado. Cuando vio la muerte de Selena en la película, se angustió. “¿Eso fue real?”, le preguntó a su madre. Sí, respondió ella.

Los años pasaron. Cuando Romo llegó a quinto grado, comenzó a sufrir acoso escolar, una situación que se intensificó en séptimo grado. Romo, que es gay, dijo que sus compañeros de clase lo acosaban por “ser diferente a los demás”.

“Siempre regresaba a casa triste y enojado con el mundo por la manera en que me trataban”, recordó Romo, quien ahora tiene 26 años. Pero encontró consuelo en la música de Selena, sobre todo en el álbum “Live! The Last Concert”. Lo metía en el reproductor de CD y las canciones “me contaban una historia”, dijo.

“Veía su presencia en el escenario, cuánto se divirtió en ese escenario y cuán duro trabajó. Su música me ayudó a poder deshacerme de ese estado de ánimo deprimido y no querer suicidarme”.

Ahora Romo rinde homenaje a la cantante a través de vídeos en Instagram. Lleva disfraces que evocan su estilo y sincroniza los labios con algunas de sus famosas canciones.

“Es como si le estuviera devolviendo el favor por ayudarme”, dijo Romo. “Al ser mexicoamericana, atravesó dificultades. Si ella lo superó, cualquiera puede hacerlo”.

Selena inspiró a algunos a aprender español y luchar por sus sueños profesionales

En el caso de Marie Beland, Selena inspiró su carrera.

En los años 1990 era una adolescente que vivía en el norte de California y trabajaba en un restaurante Carl's Jr. rodeada de personas hispanohablantes, por lo que aprendía palabras sueltas aquí y allá.

Un día de 1994 sintonizó el programa de Univision “Control” y vio el vídeo musical de Selena del tema “Amor Prohibido”. A Beland le gustó la canción, pero como Internet todavía no se había difundido, no pudo buscar en Google a la joven cantante.

Un año después, en 1995, Beland llegó a casa de la escuela y encontró a su abuela mirando las noticias. Selena había sido asesinada. El canal de televisión mostró el vídeo “Amor Prohibido” y Beland unió rápidamente los cabos sueltos.

En los meses siguientes, Beland lloraba cada vez que escuchaba las canciones de Selena en la radio. Vio la película de 1997 protagonizada por Jennifer López y la historia de Selena la inspiró.

Beland empezó a coleccionar revistas donde aparecía la cantante. En el año 2000 se compró su primera computadora y su colección de revistas aumentó cuando descubrió eBay. Empezó a escanear las fotos de Selena y subirlas a un grupo de MSN.com para la posteridad. Ese grupo se hizo tan popular entre los usuarios de MSN que Beland creó su propio sitio web. Usó un software de edición de fotos para hacer fondos de escritorio inspirados en Selena.

Finalmente se dio cuenta de que quería ser diseñadora gráfica.

Chris Pérez, abajo a la izquierda, el ex esposo de la fallecida cantante Selena Quintanilla, poniendo flores en su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood mientras posa con, de izquierda a derecha, el hermano de Selena, A.B. Quintanilla III, su hermana Suzette y sus padres Marcella Ofelia Samora y Abraham Quintanilla Jr., durante una ceremonia póstuma para inaugurar su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, el viernes 3 de noviembre de 2017 en Los Ángeles. (Foto por Chris Pizzello/Invision/AP)

“Aproveché mi amor por Selena para practicar mis habilidades de diseño y la incorporaba en mis proyectos escolares cada vez que podía”, dijo Beland, que ahora tiene 41 años y vive en Atlanta, Georgia.

Selena también fue una de las razones por las que Beland decidió aprender español. Beland ahora habla el idioma con fluidez y puede cantar los temas de Selena.

Beland dijo que se pueden amar muchas cosas de Selena: su voz única, su sensualidad natural y su capacidad para cautivar a personas de diferentes generaciones y culturas.

“Dentro de 20 o 30 años, seguiremos amándola tanto como ahora”, afirmó Beland. “Ella realmente conmovía a la gente cuando estaba cerca y sus seguidores han estado transmitiéndole ese amor a sus hijos. Todavía no tengo hijos, pero espero tenerlos pronto, y ellos sabrán quién era ella”.

Orgulloso de ser latino por Selena

David Cordova dijo que Selena también lo inspiró a luchar por hacer realidad sus ambiciones profesionales.

Desde que Cordova tenía 5 años, ha utilizado el lápiz y el papel para recrear a Selena en su arte.

Cordova, que vive en Colorado Springs, Colorado, ahora tiene 25 años. Trabaja de 9 a 5 en una tienda de artesanía, pero espera poder vivir de sus obras de arte y dedicarse a ello a tiempo completo, tal vez en el campo del diseño gráfico o trabajando por encargo.

Dijo que siempre le gustó dibujar a Selena y que ha perdido la cuenta de las veces que ha dibujado su imagen con grafito y lápices de colores.

“Cuando la dibujo, noto su energía”, explicó Cordova. “En las fotos, ella era muy vital. Tenía una sonrisa grande y preciosa, una sonrisa que te hace querer devolvérsela. Ese tipo de cosas es lo que quiero replicar a través de mis obras de arte”.

Los seguidores de Selena y la música latina esperando en el concierto tributo “Selena Vive”, el 7 de abril de 2005, en Reliant Stadium, Houston, Texas. Muchas de las estrellas de la música y la televisión latinas acudieron para presentar sus respetos y honrar el recuerdo de la estrella del pop.

Para Cordova, Selena era mucho más que una cantante. Ella era alguien que te hace sentir orgulloso de ser latino y hace que quieras conectar con tus raíces, dijo. Ella era una empresaria y una pionera en la escena texana dominada por hombres.

“Estoy aplicando todo lo que ella me ha enseñado para convertirme en un artista único y mejor”, dijo Cordova.

“Después de 25 años sin Selena, ella sigue inspirando a personas como yo. Ardo en deseos de ver a cuántas personas más seguirá inspirando dentro de 25 años”.

La música de Selena sobrevive para los seguidores a los que no les bastó

Diana López, una residente de Texas, no recuerda la primera vez que escuchó hablar de Selena. Era como si la joven estrella siempre estuviera presente, se labraba un nombre cantando en festivales del sur de Texas, bodas y celebraciones de quinceañeras.

López, que ahora tiene 53 años, creció en Corpus Christi, Texas, donde Selena pasó gran parte de su vida. En los años 1990 López enseñaba en una escuela secundaria en San Antonio a la que acudían mayoritariamente latinos y donde los niños solían cantar las canciones de Selena en clase.

López, que enseña escritura creativa en la Universidad de Houston-Victoria, regresó a Corpus Christi en 2018. Ha estado escribiendo ficción, enfocada principalmente en jóvenes latinos, durante unos 20 años. López escribió la novela de 2018 de la película de Disney “Coco”.

La estrella de Selena en el Paseo de la Fama de Hollywood se inauguró en 2017. En aquel momento, en el mundo editorial dijeron que alguien debería escribir un libro ilustrado sobre Selena para darla a conocer a los lectores jóvenes, contó López.

Debería escribirlo yo, se dijo López. A fin de cuentas, vive en Corpus Christi, un sitio donde los restaurantes todavía transmiten con regularidad las canciones de Selena y la cara de la cantante se puede ver con frecuencia en las camisetas de los niños.

El libro, “¡Canta Conmigo! La historia de Selena Quintanilla” se publicará en 2021 para que coincida con el que habría sido el 50 cumpleaños de la cantante.

“Simplemente fantaseo con que cuando el libro salga, podré ir a las escuelas y hablar con los niños sobre ella y celebrar su trabajo en su ciudad natal”, dijo López. “Caminamos por las mismas calles, visitamos los mismos lugares, vimos las mismas cosas y escuchamos las mismas cosas. Tengo la oportunidad de compartir eso”.

López dice que es importante recordar que la muerte de Selena no la hizo famosa. Ella ya estaba rompiendo récords e inspirando a sus seguidores.

Una foto de un fanático durante la presentación de la figura de cera de la ganadora del premio GRAMMY e ícono cultural Selena Quintanilla, inmortalizada en el Madame Tussauds Hollywood, el 30 de agosto de 2016, en Hollywood, California.

López dijo que existen varias razones por las cuales Selena ha sobrevivido a su muerte:

Ella simboliza el potencial no realizado, no sabemos hasta dónde podría haber llegado.

No era una celebridad inalcanzable. “Siempre la veías como esa persona con la que puedes ir a comer tacos a un restaurante”, dijo López con una sonrisa. “Ella era como nosotros”.

Y, simplemente, su música era buena, tan buena que no hay duda de que su legado continuará para las generaciones futuras.

Cuando suena una de sus canciones, “no puedes evitarlo, comienzas a mover los pies”, confesó López. “Me imagino a estos jóvenes en un restaurante mientras sus padres cantan y les preguntan: ‘¿Quién es?’”

Este artículo fue publicado originalmente en Yahoo por USA Today