2021 fue el quinto año más caluroso registrado, emisiones de gases de efecto invernadero siguen en aumento

·5  min de lectura

Científicos revelaron que 2021 fue el quinto año más caluroso registrado, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero, dióxido de carbono y metano, los principales impulsores de la crisis climática, continúan en aumento.

El análisis anual del C3S (Servicio de Cambio Climático Copernicus) de la Unión Europea también encontró que los siete años más calurosos registrados fueron los últimos siete, por un claro margen.

Si bien 2021 fue uno de los años más fríos de los últimos siete (como 2015 y 2018), Europa aún experimentó su verano más cálido registrado, según el informe publicado el lunes. 2020 y 2016 siguen empatados como los años más calurosos registrados.

La temperatura promedio más baja se debió en parte a las condiciones de La Niña en los primeros meses de 2021, un fenómeno climático que provoca aguas más frías en el Océano Pacífico.

La temperatura media anual a nivel mundial fue 1,1-1,2 °Celsius más alta que al comienzo de la era industrial a mediados del siglo XIX.

Los efectos adversos del aumento de las temperaturas fueron evidentes en la cantidad de eventos climáticos extremos en todo el mundo durante los últimos 12 meses. El verano de 2021 trajo olas de calor mortales e inundaciones en Europa central, que afectaron gravemente a Alemania, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos.

En Sicilia, se registró una temperatura de 119,8 °Farenheit (48,8 °Celsius), lo que superó el récord europeo en 33 °Farenheit (0,8 °Celsius), durante una ola de calor prolongada en Grecia, España e Italia.

El calor intenso y las condiciones áridas crearon un polvorín, provocaron incendios forestales masivos en el Mediterráneo central y oriental, con consecuencias devastadoras para Turquía, Grecia, Italia, España, Portugal, Albania, Macedonia del Norte, Argelia y Túnez.

Partes de América del Norte también experimentaron anomalías de temperatura significativas en 2021, lo que resultó en el junio más cálido registrado en el continente. En el noroeste de EE.UU. y Canadá, descendió una ola de calor “excepcional”, con récords de temperaturas máximas que se batieron varias veces en días consecutivos.

La pequeña ciudad canadiense de Lytton, Columbia Británica, alcanzó los 121,2 °Farenheit (49,6 °Celsius) en junio, lo que rompió el récord de temperatura máxima de Canadá. Un equipo internacional de científicos del clima concluyó que el calor récord habría sido “prácticamente imposible” sin el calentamiento global ocasionado por el hombre.

Promedios anuales de la temperatura global del aire a una altura de dos metros, se muestra el cambio estimado desde el periodo preindustrial (eje izquierdo) t relativo de 1991 a 2020 (eje derecho) de acuerdo a diferentes bases de datos (C3S/ECMWF)
Promedios anuales de la temperatura global del aire a una altura de dos metros, se muestra el cambio estimado desde el periodo preindustrial (eje izquierdo) t relativo de 1991 a 2020 (eje derecho) de acuerdo a diferentes bases de datos (C3S/ECMWF)

Las condiciones cálidas y secas provocaron incendios forestales durante todo el verano. El incendio Dixie, el segundo incendio más grande registrado en la historia de California, se convirtió en el primero en llegar a la cima de la cordillera de Sierra Nevada. Junto con la destrucción generalizada, la contaminación del incendio forestal provocó una caída en la calidad del aire para miles de personas en el oeste y más allá, a medida que las partículas se desplazaban por EE.UU.

“2021 fue otro año de temperaturas extremas, contó con el verano más caluroso de Europa, olas de calor en el Mediterráneo, sin mencionar las altas temperaturas sin precedentes en América del Norte”, declaró Carlo Buontempo, director de C3S.

“Los últimos siete años han sido los siete más calurosos registrados. Estos eventos son un claro recordatorio de la necesidad de cambiar nuestras formas, dar pasos decisivos y efectivos hacia una sociedad sostenible y trabajar para reducir las emisiones netas de carbono”.

Sin embargo, a pesar de una caída temporal debido a la pandemia de covid-19, las concentraciones globales de dióxido de carbono siguen en aumento constante, según un análisis preliminar de datos satelitales.

Las concentraciones del potente gas de efecto invernadero metano crecen “muy sustancialmente”, señalaron los científicos de C3S, y aumentaron ligeramente en la tasa de crecimiento de 2020.

Los expertos en clima señalaron que las cifras de 2020 y 2021 fueron “muy altas” en comparación con las tasas de metano de las dos décadas anteriores, y dijeron que “en la actualidad no se comprende por completo por qué es así”.

“La identificación del origen del aumento es un desafío, ya que el metano tiene muchas fuentes, algunas antropogénicas (por ejemplo, la explotación de campos de petróleo y gas), pero también algunas naturales o seminaturales (por ejemplo, los humedales)”, señaló el informe de la agencia europea.

Los incendios forestales en todo el mundo, pero sobre todo los de Siberia, se han sumado al carbono que se arroja a la atmósfera. América del Norte experimentó el nivel más alto de emisiones de carbono de los incendios forestales de verano desde que comenzaron los registros en 2003.

“¡Se vuelve difícil decir algo nuevo cada vez que vemos señales de otro clavo en el ataúd planetario!” escribió el profesor Sir Brian Hoskins, presidente del Instituto Grantham para el Cambio Climático y el Medio Ambiente en el Imperial College de Londres, en un comunicado.

“Otra advertencia más de lo que le hacemos a nuestro hogar planetario. Se necesita desesperadamente una acción real para frenar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en el Reino Unido y en todo el mundo”.

Para estabilizar la temperatura de la Tierra y evitar una escalada cada vez mayor de desastres climáticos, las naciones se comprometieron a alcanzar cero emisiones netas para 2050. Esto significa que las emisiones de gases de efecto invernadero, en gran parte causadas por la quema de combustibles fósiles, deben reducirse en alrededor de 50 por ciento a finales de esta década.

El informe anual sobre el estado del clima en Europa de C3S se publicará en abril de 2022.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.