Dan 200 años de prisión a sujetos por secuestrar a dos hermanos

·2  min de lectura

TOLUCA, Mex., abril 26 (EL UNIVERSAL).- Por el rapto de dos hermanos en Metepec, quienes a la fecha continúan desaparecidos, cuatro secuestradores fueron sentenciados por un juez a 200 años de prisión, una de las penas más altas aplicadas por este delito y les fijó multas de más de un millón 600 mil pesos, informaron autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

El agente del Ministerio Público de la Fiscalía Especializada de Secuestro del Valle de Toluca de la Fiscalía mexiquense acreditó la participación de Aldaír Vivas, Jesús Alejandro, Saúl Abad e Irving Uriel en el ilícito de secuestro en agravio de dos jóvenes, por lo que cada uno fue condenados a 200 años de prisión.

Un juez del distrito judicial de Toluca, luego de revisar los elementos de prueba recabados y expuestos por el MP, dictó esta condena para los cuatro acusados, además les fijó multas de 1 millón 351 mil 840 pesos y 300 mil pesos como reparación del daño moral.

El secuestro de dos hermanos ocurrió el 4 de mayo de 2019, cuando las víctimas fueron a un evento en el municipio de Metepec y no regresaron a su domicilio en el poblado de San Mateo Oxtotitlán, en Toluca.

Horas después, la madre de los dos jóvenes recibió llamadas telefónicas en las que le hicieron saber que estaban secuestrados sus hijos y le exigieron una fuerte suma económica a cambio de liberarlos.

Una vez que la Fiscalía mexiquense recibió la denuncia, inició una investigación y especialistas iniciaron diligencias que permitieron identificar a Irving Uriel como un probable partícipe, por lo que fue detenido.

Con el avance en la indagatoria se determinó de igual forma la identidad de otros tres probables secuestradores, que fueron aprehendidos por Policías de Investigación (PDI).

Para la localización de ambas víctimas, así como para la captura de Saúl y Aldaír, esta Institución ofrecía una recompensa de hasta 300 mil pesos.

Los cuatro jóvenes quedaron a disposición de un juez, autoridad que, tras un proceso legal, les dictó esta condena, aunado a que sus derechos civiles y políticos quedaron suspendidos.

Los dos hermanos secuestrados no han sido ubicados y permanecen como desaparecidos; durante el proceso penal ninguno de los sentenciados dio datos certeros para ubicar a las víctimas, reconocieron autoridades mexiquenses.