Al menos 20 muertos en las protestas prodemocracia en Esuatini, denuncia AI

·3  min de lectura

Johannesburgo, 3 jul (EFE).- Al menos 20 personas murieron a manos de las fuerzas de seguridad en Esuatini y 150 fueron hospitalizadas con heridas de arma de fuego durante las intensas protestas prodemocracia que vive este país, última monarquía absoluta de África, según datos recopilados por Amnistía Internacional (AI).

Esta organización denuncia, además, varios desaparecidos, torturas y detenciones ilegales y que los muertos totales podrían ser "docenas" en las últimas semanas, según un comunicado emitido en la noche de este viernes.

"El Gobierno de Esuatini ha desplegado una brutal represión de los derechos humanos en respuesta a las protestas prodemocracia", recalca en el comunicado Deprose Muchena, director de AI para el Este y el Sur de África.

La organización de defensa de los derechos humanos, que afirma tener confirmación de más de 20 fallecidos por parte de "fuentes oficiales", criticó también con dureza el corte del acceso a internet en el país y reclamó investigaciones independientes sobre la brutalidad policial.

"Aunque ha habido actos de violencia asociados con las protestas, las autoridades deberían haber respondido de una forma diferenciada y proporcionada y respetar el derecho de reunión pacífica", recalca AI.

El país recibió ya mensajes críticos de la vecina Sudáfrica por la dura represión aplicada y organismos internacionales como la representación de la Unión Europea para Esuatini o la Comisión de la Unión Africana expresaron su preocupación en los últimos días y pidieron a las partes "diálogo" y el fin de la violencia.

Este viernes, la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC) se pronunció también en términos similares y anunció la movilización de una delegación de ministros para visitar Esuatini.

PROTESTAS PRODEMOCRACIA

Una oleada de protestas prodemocracia sacude desde hace semanas Esuatini para exigir reformas políticas y clamar contra la brutalidad con la que se reprime cualquier intento de disidencia en la última monarquía absoluta de África.

Las movilizaciones se tornaron especialmente violentas desde el pasado lunes, con saqueos, quema de camiones, campos e inmuebles y graves enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

En respuesta, el Gobierno ordenó un toque de queda, cortó internet y desplegó al Ejército en las calles.

Esuatini se encuentra bajo el mando absoluto de Mswati III desde 1986 y cuenta con poco más de un millón de habitantes, en su mayoría jóvenes.

Casi el 60 % de su población rural (la gran mayoría del país) vive con recursos por debajo de la línea de la pobreza, según datos del Banco Mundial.

La situación social contrasta, sin embargo, con el nivel de vida de lujo del que goza Mswati III y su extensa familia.

En abril de 2018, el propio monarca decidió cambiar el nombre oficial del país, sustituyendo el nombre en inglés Swazilandia (Suazilandia) por Eswatini (Esuatini), que en la lengua local significa "el lugar de los suazi" (etnia mayoritaria).

Además de la falta de derechos y libertades a nivel político, el país afronta altos niveles de pobreza y una alta prevalencia de problemas sanitarios como la tuberculosis y el VIH.

La oposición asegura que Mswati III abandonó Esuatini el lunes en un jet privado en dirección a Johannesburgo.

El primer ministro suazi, Themba Masuku, lo desmintió rotundamente, pero por el momento el monarca no ha comparecido en público.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.