En 20 días, detienen a 82 personas por robo

CIUDAD DE MÉXICO, enero 3 (EL UNIVERSAL).- En solo 20 días, elementos de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía de la Ciudad de México detuvieron y encarcelaron a un total de 82 personas relacionadas con el delito de robo en todas sus modalidades; se trata de 46 órdenes de aprehensión y 36 de reaprehensión, a esta lista se suman cuatro mujeres y 78 hombres, imputados en robo calificado, agravado, simple, en pandilla y con violencia; por robo a pasajero, a transeúnte, de vehículo, a negocio, tiendas de autoservicio y departamentales.

Destaca la aprehensión de un hombre, quien posiblemente actuó en complicidad con otro para desapoderar de sus pertenencias a la víctima, y después huir a bordo de una motocicleta hasta el estacionamiento de una plaza comercial localizada en la colonia Xoco, alcaldía Benito Juárez; el mandamiento judicial fue cumplimentado al salir de un hospital donde se recuperaba de una lesión en la pierna derecha.

Policías de investigación localizaron en la alcaldía Gustavo A. Madero a un hombre buscado en el municipio de Pachuca de Soto, Hidalgo, quien en calidad de empleado de un centro de salud posiblemente sustrajo medicamentos controlados y de alto valor monetario, así como diversos materiales quirúrgicos.

En otro caso, un hombre fue aprehendido bajo el antecedente de que probablemente sustrajo luminarias de calles de la colonia Santa María Aztahuacan, alcaldía Iztapalapa. Trabajos de inteligencia llevaron a detectives de la PDI a la aprehensión de tres hombres, quienes probablemente sustrajeron un cajero automático con efectivo en su interior, de una sucursal bancaria localizada en la colonia San Miguel Chalma, Estado de México.

Finalmente, dos hombres y dos mujeres fueron aprehendidos luego de que en la carpeta de investigación correspondiente se estableció que posiblemente ingresaron a un domicilio de la colonia Constitución de 1917, alcaldía Iztapalapa, donde un amarraron a dos ocupantes y los desapoderaron de dinero.

Cada uno de los mandamientos judiciales se cumplimentó en estricto apego a los protocolos de actuación policial vigentes para la Ciudad de México, con pleno respeto a los derechos humanos de las personas requeridas.