Un 20% menos de contactos evitaría saturación de hospitales franceses

·1  min de lectura

La OMS ha alertado que los sistemas sanitarios de los países que enfrentan Delta y Ómicron podrían quedar al borde del colapso. El Instituto Pasteur estima que el riesgo de una saturación de los hospitales en Francia en enero puede evitarse si los ciudadanos reducen sus contactos.

A dos días de la San Silvestre, los países se protegen contra Ómicron. La música fue prohibida en bares y restaurantes en Grecia. Para los italianos, es ahora obligatorio mostrar su pasaporte de vacunación en transportes, hoteles, piscinas y gimnasios, entre otros.

En París se vuelve de nuevo obligatorio el porte de la mascarilla.

Porque en Francia también explotan los casos. Es un "maremoto", dijo Olivier Veran, el ministro francés de la Salud. Se ha sobrepasado la barrera de los 200.000 contagios diarios y las proyecciones más pesimistas prevén más de medio millón a mediados de enero.

Sin embargo, las medidas aquí no son tan restrictivas como en esos países: para el Año Nuevo, por ejemplo, los bares de copas franceses podrán abrir hasta las dos de la madrugada. Los cines siguen abiertos, si bien fue prohibido vender palomitas de maíz.

Hay miembros de la comunidad médica que se muestran escépticos sobre estas medidas. José Luis López Zaragoza, virólogo en el hospital Henri Mondor de Creteil dijo a RFI que "las medidas son ligeras y vamos a pagar una factura fuerte en los primeros días de enero".

Por eso López Zaragoza invita a los franceses a "restringirse al máximo" durante las fiestas de San Silvestre, en particular, "evitando las reuniones de más de 4 o 5 personas y tratando de que todos se hayan hecho antes un test".


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.