Colapso de Southwest provoca caos aéreo en EEUU tras tormenta invernal

Washington, 28 dic (EFE).- Miles de cancelaciones de vuelos por parte de la aerolínea Southwest provocaron este martes el caos en los aeropuertos de Estados Unidos, que se recupera del paso de la tormenta invernal Elliot.

Solo en el día de hoy se cancelaron 2.888 vuelos en el país, de ellos 2.509 son de la compañía Southwest. La situación se prolongará hasta el jueves: ya hay 2348 vuelos cancelados en el país, la mayoría de ellos de la empresa con sede en Dallas (Texas), según el registro del portal Flight Aware de las 01:00 horas GMT.

EE.UU. exigió el martes a la empresa dar compensaciones y reembolsos los pasajeros y advirtió que el temporal, que amainó días atrás, no puede seguir siendo usado como excusa.

El secretario de Transporte del país, Pete Buttigieg, dijo en una entrevista con la cadena ABC que su gobierno hará lo necesario para que la empresa, con sede en Dallas (Texas), "cumpla con sus obligaciones" y atribuyó el caos en los aeropuertos a un "fallo en el sistema" de la propia aerolínea.

Para intentar aliviar el coste financiero que las cancelaciones han tenido en los usuarios, varias de las principales aerolíneas estadounidenses, entre ellas American, United y Delta, anunciaron que impondrían un límite máximo de precios a los boletos desde algunas ciudades hasta el próximo lunes, informaron medios estadounidenses.

Southwest publicó en su web que los usuarios con vuelos cancelados pueden pedir un reembolso y aquellos que tengan previsto viajar entre hoy y el 3 de enero pueden cambiar su viaje sin un costo adicional.

Según Flight Aware, los aeropuertos más afectados por cancelaciones y retrasos son el de Denver (Colorado), el de Las Vegas (Nevada), el Midway de Chicago (Illinois) y el de Baltimore (Maryland), que da cobertura a la capital estadounidense, Washington.

AUMENTA EL NÚMERO DE MUERTES POR TEMPORAL INVERNAL

El temporal invernal Elliot, que impactó al país la semana pasada con gélidas temperatura, fuertes nevadas y vientos huracanados, ha dejado ya más de 50 muertes en todo el país, siendo el oeste del estado de Nueva York el área más afectada con 37 muertes reportadas el miércoles.

El máximo responsable político de la región, Mark Poloncarz, aseguró que el Departamento de Salud del Condado "ha confirmado otras 3 muertes".

Estas tres nuevas víctimas mortales se suman a las otras tres anunciadas esta mañana y a las 31 que habían sido anunciadas ayer.

De esas 37 personas, 17 fueron encontrados en la calle, nueve fallecieron por la falta de calefacción, cuatro fueron hallados en un vehículo, otros cuatro murieron por problemas cardíacos y tres porque el servicio de emergencias médicas no pudo llegar a tiempo.

Búfalo, en el condado de Eire en Nueva York, fue la zona más afectada por el temporal. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, decretó allí el estado de emergencia y las autoridades locales elevaron este miércoles a 34 el número de fallecidos.

Mientras tanto, las autoridades de la zona continúan las labores de reparación y retirada de nieve, sobre todo en el municipio de Búfalo, capital de Erie, donde continúa prohibido circular con vehículos.

La policía de esta ciudad explicó que 450 máquinas están trabajando en la limpieza de las calles y el alcalde, Byron Brown, anunció la apertura de once líneas de autobús, así como del tren.

Brown también explicó que de los más de 100.000 hogares que se quedaron sin electricidad por la tempestad todavía hay 500 casas que no han recuperado la energía.

La virulencia de la tormenta en el noroeste de Nueva York, que dejó medio centenar de muertos en todo el país, llevó al presidente Joe Biden a aprobar la declaración de emergencia para el estado de Nueva York, para facilitar la ayuda federal necesaria para paliar sus efectos y atender a los afectados.

Tras el paso de Elliot, no obstante, el centro, sur y este del país experimentarán en los próximos días, de cara al Año Nuevo, una rápida subida de las temperaturas.

El servicio meteorológico nacional (NWS, en inglés) detalló este en un comunicado que que se esperan "temperaturas muy por encima de la media" en estas zonas a finales de la semana.

El organismo pronosticó, por ejemplo, que en estados como Texas, Oklahoma y Kansas habrá mínimas de 60 °F (15 °C) y máximas de 70 °F (21 °C), 20 grados por encima del promedio en esta temporada.

(c) Agencia EFE