Casi 190,000 negocios en Illinois se iniciaron durante la pandemia. Cinco de ellos comparten cómo lo hicieron

Lauren Zumbach, Chicago Tribune
·10  min de lectura

La pandemia de coronavirus ha sido brutal para muchos microempresarios.

Las tiendas minoristas, los gimnasios y los bares cerraron durante meses, mientras que los restaurantes luchaban por subsistir con comida para llevar.

Pero incluso cuando muchos dueños de negocios cerraron sus puertas para siempre, otros vieron oportunidades para comenzar algo nuevo.

Se han creado más de 4.6 millones de empresas en todo el país desde marzo pasado, según la Oficina del Censo de EEUU, que rastrea el número de solicitudes de números de identificación fiscal para empresas. En Illinois, hubo casi 190,000 solicitudes durante el año que terminó en febrero, 61% más en comparación con los 12 meses anteriores.

Si bien la creación de empresas se desplomó durante los primeros días de la pandemia, aumentó durante los meses siguientes, dijo John Haltiwanger, profesor de economía en la Universidad de Maryland. El crecimiento fue particularmente rápido para las empresas sin empleados.

Algunas personas se convirtieron en empresarios porque necesitaban trabajo para reemplazar los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia. “Hemos estado recuperando puestos de trabajo lentamente, pero todavía estamos en el agujero de millones de puestos de trabajo”, dijo Haltiwanger.

Otros se arriesgaron con una idea de negocio que habían considerado durante mucho tiempo pero que nunca llevaron a cabo.

Aquí, cinco habitantes de Chicago de toda la ciudad comparten lo que ha sido poner en marcha una empresa durante la pandemia.

Gimnasio compacto, La Villita

Daniel Díaz sabía que quería abrir un gimnasio, pero no estaba seguro de cuándo lo haría posible, hasta que llegó la pandemia.

“Sentí que este era el momento y esperaba que para cuando estuviéramos listos para abrir, los gimnasios volverían a abrir y la gente estaría ansiosa por regresar”, dijo Díaz, de 34 años.

Él y su esposa, Elissa, de 32 años, no pudieron obtener un préstamo para una microempresa, por lo que no pudieron abrir el gran gimnasio CrossFit estilo almacén que originalmente habían soñado. Los Diaz, de La Villita, invirtieron $15,000 de sus ahorros en un espacio que podía acomodar a seis personas a la vez. Mientras se preparaban, Daniel Díaz, que trabajó en un gimnasio en Pilsen antes de la pandemia, volvió a su trabajo anterior como técnico médico de emergencia.

Encontraron un propietario dispuesto a darles un par de meses de alquiler gratis y establecieron seis estaciones de entrenamiento individuales inspiradas en el gimnasio que Díaz instaló en la oficina de su casa al comienzo de la pandemia.

Compact Fitness ofreció sus primeras clases el 1 de septiembre y ahora tiene 75 miembros.

Tener que empezar de a poco fue una “bendición disfrazada”, porque mantuvo bajos los costos iniciales, dijo Díaz. El gimnasio es rentable y espera encontrar un espacio para el gimnasio más grande que imaginó para fin de año.

“Decir que estaba asustado sería quedarse corto”, dijo Díaz. “Debido a que no pudimos obtener ningún financiamiento, era nuestro dinero lo que estábamos arriesgando. Vaciamos los ahorros y cruzamos los dedos. A final de cuentas, sólo hay una forma de averiguarlo. Tienes que confiar en ti mismo y en tu proceso”.

A Paw Place, Hyde Park

Rebecca Morgan, de 33 años, siempre tuvo la esperanza de abrir una tienda minorista donde los clientes de su negocio de cuidado de mascotas y pasear perros con sede en Hyde Park pudieran encontrar comida, golosinas y juguetes para sus mascotas.

Luego vio cómo las personas que buscaban compañía en casa durante la pandemia comenzaron a comprar y adoptar nuevas mascotas.

“El mercado era potencialmente más grande y no quería perderme eso”, dijo.

Ella financió la apertura de la tienda con ahorros y un préstamo de la Administración de Pequeñas Empresas de EEUU.

A Paw Place abrió a finales de septiembre. Si bien la tienda aún no es rentable, Morgan espera que eso cambie en los próximos meses.

A medida que las personas comienzan a regresar al trabajo y a la escuela al menos a tiempo parcial, más se han inscrito en otros servicios que ofrece A Paw Place, como pasear perros, jugar durante el día y entrenar.

El tráfico peatonal ha aumentado con el mejor clima, y Morgan dijo que espera que la ubicación de la tienda en una concurrida calle comercial atraiga a nuevos clientes. Se sintió afortunada de encontrar el espacio después de que cerrara otro minorista porque varios otros propietarios del vecindario le dijeron que no querían trabajar con un negocio que involucrara animales, dijo.

“No habría forma de que hubiéramos conseguido este lugar si no fuera por la pandemia”, dijo.

Pepita Meals, East Garfield Park

A fines de 2019, Ivan Kumamoto renunció a su trabajo de ventas para comenzar un servicio de entrega de comidas que se enfocaba en los platos saludables y sostenibles que había tenido dificultades para encontrar en la hora del almuerzo de su oficina. Sólo un par de meses después, la pandemia obligó a Kumamoto a dejar en suspenso los planes para Pepita Meals.

“Nadie sabía cuán mortal era el virus y sentí que había demasiado riesgo”, dijo Kumamoto, de 27 años, de West Town. “¿Quién está iniciando un negocio de restaurantes en medio de la pandemia?”.

Su antiguo empleador despidió a los trabajadores, por lo que regresar no era una opción. Consideró otras ideas, pero siguió volviendo a Pepita Meals.

Contrató a un chef en Craigslist y comenzó a desarrollar recetas de platos mexicanos como pozole verde vegano y pollo con salsa de mole de almendras. Kumamoto, quien vivió en México antes de llegar a los Estados Unidos a los 11 años, quería enfocarse en la cocina que mejor conocía.

Pepita Meals abrió sus puertas a los clientes en diciembre y hacer crecer el negocio ha sido un desafío. Inicialmente, Kumamoto esperaba entregar grandes lotes de pedidos a las oficinas, lo que minimiza los costos de envío y brinda publicidad gratuita mientras los empleados ven a sus compañeros de trabajo recoger sus comidas.

Con las oficinas todavía en gran parte abandonadas, cambió a la entrega a domicilio —”un poco una pesadilla, para ser honesto”— y ha estado tratando de correr la voz con anuncios en línea y chatear con clientes potenciales en Instagram.

La compañía generalmente recibe pedidos de 21 a 25 comidas a la semana, que se hacen los lunes en la incubadora de negocios de alimentos y bebidas The Hatchery, y se entregan los martes, dijo Kumamoto. Contrató a un chef que trabaja un día a la semana en que cocinan, con Kumamoto trabajando como cocinero de línea, repartidor y comercializador.

Kumamoto estima que tiene alrededor de seis meses antes de que el negocio necesite comenzar a cubrir los gastos, lo que requerirá aproximadamente duplicar o triplicar las ventas actuales.

“Quiero obtener un flujo más constante de pedidos para poder pensar en objetivos más grandes y más acordes con la misión, por ejemplo cómo hacer que los ingredientes sean más sostenibles, cómo hacer que las personas coman más a base de plantas y cómo hacer crecer gradualmente el negocio en lugar de preocuparse por la solvencia o esto lo va a hacer”, dijo.

Chicago Plants, Wicker Park

Cuando Ryan Glynn perdió su trabajo en finanzas en una nueva empresa de atención médica en julio, le tomó menos de dos semanas darse cuenta de que el mercado laboral, incluso para alguien con una maestría y un contador público, se veía “un poco sombrío”.

Entonces Glynn, de 27 años, decidió abrir una tienda de plantas. Se dio cuenta de que las personas se interesaban por las plantas de interior mientras estaban en casa, un interés que Glynn descubrió unos años antes, mientras cuidaba las plantas que su familia recibió después de la muerte de su hermano.

La situación “me dio una sensación de libertad personal para hacer algo diferente”, dijo. “El mundo en el que vivíamos se volvió muy diferente, y también mucha gente estaba adoptando esta cosa que tenía muy cerca de mí por razones personales”.

El propietario de Glynn acordó darle un trato de alquiler en el espacio comercial vacío debajo de su apartamento de Wicker Park mientras trabajaba para conseguir un inquilino a largo plazo. Glynn agotó sus tarjetas de crédito para ordenar plantas de Florida y abrió en septiembre.

Chicago Plants fue rentable en tres meses. Muchos clientes descubrieron la tienda a través del boca a boca y las fotos en Instagram, dijo Glynn.

“Había planeado consumir ahorros por un tiempo ... así que cuando llegaron noviembre y diciembre y de repente vi un resultado positivo, estaba realmente emocionado y me tranquilizó un poco saber que no estaba loco al hacer que lo que estaba haciendo”, dijo.

Glynn decidió convertirse en inquilino permanente de la tienda y firmó un contrato de arrendamiento por cinco años. Está solicitando un préstamo con la Administración de Pequeñas Empresas de EEUU y planea usar los fondos para hacer que algunos de sus siete empleados trabajen a tiempo completo, comiencen a pagarse a sí mismo e inviertan en un invernadero en el sótano para tener más inventario a mano.

Él atribuye parte del rápido crecimiento a la forma en que la pandemia estimuló el interés por las plantas de interior, pero no le preocupa que el entusiasmo se desvanezca.

“Hemos tenido muchas personas que han venido y dicen que nunca tuvieron una planta de interior y ahora se interesan en ellas”, dijo. “Una vez que compras una planta de interior, no te detienes con una”.

Boutique de joyas de Jazzy Ladies, Morgan Park

Cuando la pandemia golpeó el año pasado, Lynda Swan McClendon tenía miles de dólares en joyas y no tenía dónde venderlas.

McClendon, de 63 años, de Morgan Park, había estado vendiendo joyas en eventos de la iglesia y la escuela que invitaban a los vendedores, así como en una tienda de Chicago Ridge que albergaba a unos 15 vendedores. Todos esos eventos fueron cancelados y la tienda cerró.

Luego, el dueño de una agencia inmobiliaria de Morgan Park le ofreció a McClendon una parte de la oficina que ya no usaba. McClendon, administradora jubilada del Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois y pastora ejecutiva de la Iglesia Comunitaria Harmony en Lawndale, no tenía planes de abrir su propia boutique. Pero cuando vio el espacio, pensó que tenía potencial.

“Simplemente di un paso hacia la fe y lo hice”, dijo. “Realmente ha sido una caminata de fe”.

McClendon usó un préstamo de la Administración de Pequeñas Empresas de EEUU de $10,000 para abastecerse de ropa informal y asequible, como trajes de jogging, leggings y accesorios para vender junto con las joyas.

Jazzy Ladies Jewels Boutique abrió en agosto, y el día de la inauguración, más de 100 personas pasaron por la tienda.

Una semana después, alguien irrumpió y robó algunas mercancías. McClendon tuvo que cerrar durante una semana y actualizar su sistema de seguridad, pero “volvimos al tren”, dijo.

Ella usó las redes sociales para correr la voz y la gente de la comunidad de su iglesia la ha apoyado, dijo.

Las ventas fueron fuertes durante las vacaciones, pero se desaceleraron en enero y febrero, especialmente durante un par de semanas particularmente frías y nevadas. El negocio se ha recuperado con un mejor clima, dijo McClendon, quien contrató a un gerente para que administrara la tienda por las mañanas cuando ella imparte cursos de trabajo social en la Universidad Estatal de Illinois.

Solicitó un préstamo que espera invertir en un sitio web actualizado con una tienda en línea. Mientras tanto, ha realizado ventas en línea publicando productos en las redes sociales y reuniéndose con los clientes a través de videollamadas.

La tienda aún no está a la par, pero “nos estamos defendiendo en la comunidad”, dijo. “Vamos al alza. ... Me da la esperanza de que lo haremos muy bien cuando Chicago reabra”.

lzumbach@chicagotribune.com

—To read this story in English, please click here

—Este texto fue traducido por Octavio López/TCA