Más de 150.000 vecinos de Misisipi sin acceso a agua tras fuertes lluvias

·2  min de lectura

Washington, 30 ago (EFE).- Los más de 150.000 vecinos de Jackson, la capital de Misisipi (Estados Unidos), se quedaron sin acceso a agua potable después de que fallara una bomba potabilizadora tras varios días de fuertes lluvias.

El gobernador de Misisipi, el republicano Tate Reeves, declaró anoche el estado de emergencia por la falta de agua potable y los reservistas de la Guardia Nacional del Estado están ahora haciendo todo lo posible para distribuir agua embotellada en Jackson.

El sistema de agua potable de Jackson lleva años en crisis por la falta de recursos para renovar su infraestructura, pero la situación empeoró este mes con las lluvias torrenciales que cayeron en la ciudad y otras localidades del centro del Estado.

Esas lluvias provocaron la subida del nivel del río Pearl y fallos en una de las dos plantas potabilizadoras de Jackson, que distribuye gran parte del agua potable a la ciudad.

El gobernador de Misisipi, el estado más pobre del país, está intentando contratar a alguna empresa que pueda arreglar la planta potabilizadora, según dijo la noche del lunes en una rueda de prensa.

Sin embargo, arreglar todo el sistema de agua de Jackson costaría unos 200 millones de dólares, explicó la semana pasada el alcalde de la ciudad, el demócrata Chokwe Antar Lumumba.

Esos 200 millones suponen más del doble de los 75 millones de dólares que fueron asignados a la ciudad para reparar su sistema de agua en la ley de infraestructuras que el Congreso aprobó el año pasado.

La portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo el martes en Twitter que el presidente estadounidense, Joe Biden, ya fue informado de la situación.

Aseguró, además, que el Gobierno federal está dispuesto a enviar ayuda al estado de Misisipi tan pronto como reciba una solicitud formal por parte del gobernador del Partido Republicano.

Debido a la falta de agua potable, los vecinos de Jackson no pueden usar agua del grifo ni para beber, ni para cocinar o lavarse los dientes.

La situación ha provocado alarma entre algunos legisladores del Congreso, como el demócrata Bennie Thompson, uno de los representantes de Misisipi en la Cámara Baja.

En un comunicado, Thompson dijo haber estado en contacto tanto con la Casa Blanca como con la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) para que el Gobierno federal preste ayuda a Misisipi tan pronto como sea posible.

Las autoridades no han ofrecido información sobre cuándo volverán a tener acceso a agua potable los vecinos de Jackson.

(c) Agencia EFE