En los últimos 14 meses asesinaron en Colombia a 156 activistas de DDHH

Una persona sostiene una bandera colombiana con extremos blancos en señal de apoyo al acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, el 30 de noviembre de 2016, en Bogotá (AFP/Archivos | Guillermo Legaria)

En Colombia, que implementa un acuerdo de paz con la guerrilla FARC, han sido asesinados 156 defensores de derechos humanos y líderes sociales en los últimos 14 meses, y otros 500 han reportado amenazas o situaciones de riesgo, informó este viernes la Defensoría del Pueblo.

"Durante el período comprendido entre el 1 de enero de 2016 y el 1 de marzo de 2017, ocurrieron 156 homicidios, cinco desapariciones forzadas y 33 casos de atentados", indicó en un comunicado el organismo que vela por los derechos humanos en Colombia.

Las víctimas son líderes sociales y activistas de derechos humanos de 23 de los 32 departamentos del país, agregó.

"Una de las principales causas de este fenómeno es la pretensión de los grupos armados ilegales por copar los espacios del territorio de los que se han retirado las FARC, para controlar las economías ilegales que han sido el combustible de la guerra en Colombia", dijo el defensor del Pueblo, Carlos Negret, citado en el texto.

Además, la "estigmatización" contra esta población también ha sido un factor que "aumenta el riesgo" al que se encuentran expuestos, agregó el funcionario durante la presentación del informe "Violencia y amenazas contra los líderes sociales y los defensores de derechos Humanos" en el municipio de Bahates (norte).

Negret urgió a que se aumenten los "esfuerzos investigativos para esclarecer los móviles y los responsables de estos hechos, así como los mecanismos de protección individual y colectivos para prevenir eventuales ataques".

El gobierno de Juan Manuel Santos firmó en noviembre un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), principal y más antigua guerrilla del continente, tras cuatro años de negociaciones en Cuba.

Además, para alcanzar "la paz completa", instaló en febrero diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), única guerrilla activa del país y con 1.500 combatientes según estimaciones oficiales.

La guerrilla ha urgido a Santos a tomar medidas para frenar los asesinatos, de los que responsabiliza a paramilitares de extrema derecha, que según la ONU el año pasado totalizaron 127 víctimas fatales.

El gobierno, sin embargo, ha desestimado esa versión y culpa de las muertes a bandas criminales dedicadas al narcotráfico, formadas tras la desmovilización de milicias irregulares de extrema derecha entre 2003 y 2006.

Colombia llora 260.000 muertos, 6,9 millones de desplazados y 60.000 desaparecidos en un conflicto armado que durante medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales.