Los 14,2 ºC de media anual en España en 1961 y 2021 no prueban que el cambio climático no exista

Es cierto que la temperatura media anual en España en 1961 y en 2021 fue de 14,2 ºC. Miles de usuarios en redes sociales comparten una gráfica que resalta este dato para negar la existencia del cambio climático. Sin embargo, esa cifra no desacredita la tendencia hacia un calentamiento global, según los expertos en clima consultados por la AFP. Además, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señala que la temperatura media española ha subido 1,3 ºC en los últimos 60 años.

“Hay tanto #CambioClimatico que la temperatura media anual en España es la misma que en 1961: 14,2 grados. La mayor mentira de la Historia, el mantra climático”, asegura un usuario en Twitter citando como prueba una publicación de Iker Jiménez, director y presentador del programa de televisión “Horizonte”, que comparte un gráfico de la temperatura media anual desde 1961 hasta 2021.

Este mapa fue emitido en su programa el 10 de noviembre de 2022, a partir del minuto 20:15. Según Nicolás Rodríguez, colaborador de ese espacio televisivo, las cifras fueron extraídas de la Aemet.

“Al contrario de lo que se podría imaginar, la gráfica no mostraba un incremento imparable sino un patrón constante que se ha venido repitiendo desde, por lo menos, el año 1961”, se expone en la web de “Horizonte”. “A pesar de que las dos realidades en España entre 1961 y 2021 son muy diferentes, ambos años tienen los mismos 14,2 grados de temperatura media anual”, detalla el mismo sitio, aunque se especifica que “es evidente que en el ártico está sucediendo lo peor del cambio climático”.

Usuarios en TikTok, Twitter (1, 2) y Facebook (1, 2) han utilizado el mismo dato para negar la existencia del cambio climático y del aumento progresivo medio de las temperaturas en España peninsular.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 4 de enero de 2023

Los datos que se reprodujeron en el programa de televisión coinciden con los que aparecen en el informe del clima en España de 2021 de la Aemet. La temperatura media anual de la España peninsular fue de 14,2 ºC ese año y en 1961.

Sin embargo, la evolución de los últimos 60 años demuestra que los termómetros han subido 1,3 ºC de media en el país. El mismo reporte de la Aemet señala que de los diez años más cálidos de la serie analizada, ocho pertenecen al siglo XXI y siete de ellos a la década 2011-2020.

Además, España vivió en 2022 el año más caluroso al menos desde 1916, con una temperatura media anual superior a 15ºC, según la Aemet. “Hasta 2011, no se había llegado nunca a 14,5 ºC. Desde entonces, ha sucedido cinco veces”, explicó la agencia de meteorología en su cuenta de Twitter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Rubén del Campo, portavoz de la Aemet, dijo en un tuit el 1 de enero de 2023 que en 1961 “se produjo un récord de temperatura anual en España (14,2 ºC) que tardó 34 años en batirse, ya que hubo que esperarse a 1995. Desde entonces, esa cifra se ha superado otras nueve veces. Siete de ellas, desde 2011”.

Del Campo explicó a la AFP que “el hecho de que hace 60 años se hubiera registrado la misma temperatura media anual que el año pasado no invalida el cambio climático. Este fenómeno no se manifiesta por lo ocurrido en un año concreto, sino por la tendencia”.

El portavoz de Aemet destacó que “hay una tendencia al calentamiento en España que se cifra en 1,3 ºC aproximadamente desde mediados del siglo XX. Aunque pueda parecer poco, este aumento se traduce en una mayor ocurrencia de fenómenos extremos, sobre todo aquellos vinculados al calor”.

En la misma línea, Isabel Cacho, catedrática de la Universidad de Barcelona, geóloga y especialista en variabilidad climática natural del planeta, afirmó a la AFP que “en el estudio del clima, no tiene sentido comparar días o años puntuales, sino décadas”.

Cacho señaló que la tendencia al aumento de 1,3 ºC puede afectar, por ejemplo, el ciclo natural de los cultivos y de floración, y que este desequilibrio afecta también a la alimentación de los humanos.

También argumentó que los 1,3 grados de aumento en la media corresponden a la temperatura atmosférica, pero esa “solo es una pequeña porción de la energía que acumula el planeta, ya que más del 90% de la acumulación de energía se va al océano y deriva en la subida del nivel del mar, episodios extremos más recurrentes, etc”.

Sobre el gráfico viralizado, Joaquim Garrabou, investigador del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, dijo a AFP Factual que “no tiene ningún sentido representar los datos desde los 0 ºC, [el gráfico] está hecho para minimizar las diferencias”.

Garrabou propuso que se representen “las anomalías respecto a la media climática y así ver la tendencia al alza”.

AFP Factual ya ha verificado en otras ocasiones desinformación sobre la mala interpretación de los datos relativos al clima (1, 2, 3).