Más de 12 víctimas de Uvalde seguían vivas en los 80 minutos que la policía tardó en entrar a la escuela

·4  min de lectura
Medios de comunicación y comunidad del tiroteo en la escuela de Texas (Derechos de autor 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
Medios de comunicación y comunidad del tiroteo en la escuela de Texas (Derechos de autor 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

Nuevos detalles inquietantes sobre el retraso de la respuesta policial en el tiroteo de la escuela de Uvalde (Texas) fueron revelados en un informe de investigación.

El informe, descrito por el New York Times el jueves, afirma que “más de una docena” de los 33 niños y tres profesores que se encontraban dentro de las dos aulas a las que apuntó el hombre armado Salvador Ramos en la masacre del 24 de mayo seguían vivos en la hora y 17 minutos que transcurrieron entre el inicio del tiroteo y la entrada de los agentes para abatirlo.

Al final, 19 niños y dos profesores murieron ese día en la escuela primaria Robb. Uno de los profesores murió en una ambulancia y tres de los niños fallecieron en los hospitales, mientras que el resto fue declarado muerto en el lugar de los hechos.

Los investigadores están trabajando ahora para determinar si alguna de las víctimas mortales podría haberse salvado si hubiera recibido ayuda médica antes, dijo al Times un oficial con conocimiento de la investigación.

Leonard Sandoval, cuyo nieto Xavier López, de 10 años, estaba entre los muertos, cree que el niño “podría haberse salvado”.

“La policía no entró durante más de una hora. Se desangró”, declaró Sandoval al Times.

El diario señaló el vídeo de la cámara corporal en el que un hombre que se cree que es el jefe de policía del distrito escolar de Uvalde, Pete Arredondo, el máximo responsable de las fuerzas del orden en el lugar de los hechos, dice: “La gente va a preguntar por qué estamos tardando tanto. Estamos tratando de preservar el resto de las vidas”.

No está claro cuándo exactamente los agentes en el lugar de los hechos se dieron cuenta de que las víctimas necesitaban ayuda, pero en las imágenes de varios minutos antes de que los agentes entraran en la escuela se oyó la misma voz que se cree que era la de Arredondo diciendo: “Creemos que hay algunos heridos ahí dentro. Así que ya saben lo que hicimos, despejamos el resto del edificio para que no hubiera más, aparte de lo que ya hay dentro, obviamente”.

El informe del Times también reveló que Ramos tenía un dispositivo de disparo “hellfire” que permitía que su rifle semiautomático disparara más como un rifle automático, y que Arredondo se enteró de la identidad del hombre armado mientras estaba en la escuela y trató de comunicarse con él a través de una puerta.

Las inquietantes revelaciones se producen más de una semana después de que el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, reportara que Arredondo determinó erróneamente que las vidas de los estudiantes y del personal dentro del edificio ya no estaban en riesgo y trató la escena como una en la que el sujeto estaba atrincherado, no como un tirador activo.

Más tarde se supo que Arredondo no tenía una radio policial cuando llegó a la escuela alrededor de las 11:35 am, minutos después de que el hombre armado entrara, lo que probablemente impidió que los operadores del 911 se comunicaran con él mientras los niños llamaban con desesperación para pedir ayuda.

Después de que dos agentes que llegaron al lugar momentos después de que Ramos entrara y empezara a disparar en el aula 112, Arredondo les ordenó que se retiraran, lo que provocó un retraso de más de una hora entre la entrada y la muerte de Ramos.

Por fin, los agentes rechazaron la orden de retirada y entraron en el aula con Ramos dentro, y le dispararon mortalmente alrededor de la 1 pm.

Una cronología de las llamadas al 911 facilitada por las fuerzas del orden muestra que se realizaron al menos nueve llamadas entre la llegada de Ramos y su muerte.

Khloie Torres, una estudiante de cuarto grado que estaba en el aula 112, dijo al Times que su maestra, Irma García, se apresuró hacia la puerta para cerrarla cuando el hombre armado se acercó. Se agarró a la puerta y empezó a disparar, según Khloie.

Poco después del mediodía, casi 30 minutos después de la llegada de los agentes, llamó repetidamente al 911.

“Hay un montón de cuerpos”, indicó a un operador a las 12:10 pm, según una transcripción de la llamada revisada por el periódico. “No quiero morir, mi maestra está muerta, mi maestra está muerta, por favor envíen ayuda, envíen ayuda para mi maestra; le dispararon, pero sigue viva”.

Según McCraw, en la llamada se oyen más disparos hacia las 12:21 pm.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas ha remitido las preguntas sobre la investigación a la fiscal Christina Mitchell, que está coordinando la investigación con los Texas Rangers.

El Departamento de Justicia de EE.UU. también abrió una investigación sobre la fallida respuesta de la policía, que se enfrenta al escrutinio internacional mientras las familias de las víctimas y una comunidad en duelo exigen respuestas tras la muerte de 19 niños -todos ellos de entre 9 y 11 años- y sus dos profesores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.