Al menos 117 muertos por la violencia en Sudáfrica, que despliega miles de militares

·3  min de lectura
El Ejército desplegó 25.000 efectivos para sofocar el estallido de violencia
PHILL MAGAKOE

JOHANNESBURGO.- La ola de violencia que tiene a Sudáfrica en llamas ya superó la barrera de los 100 muertos, mientras el gobierno prepara un masivo despliegue de tropas para contener este estallido social que amenaza con provocar escasez de alimentos y productos esenciales.

Al menos 117 personas murieron desde el inicio de las protestas, 26 de ellas en la región que rodea a Johannesburgo, la capital económica del país, y 91 en la poblada provincia de KwaZulu-Natal, los dos focos de los incidentes más graves desde el fin del apartheid.

“Lacayos y centristas”: el relato de los medios estatales cubanos sobre las protestas en la isla

La situación en Johannesburgo se encontraba en “relativa calma”, mientras que en KwaZulu-Natal (este), el mayor escenario de violencia, “sigue volátil”, dijo el ministro de la Presidencia, Khumbudzo Ntshavheni. Las fuerzas de seguridad detuvieron además a 2203 personas.

La protesta comenzó tras el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión por un caso de corrupción, pero rápidamente se tornó violenta, alimentándose también de la frustración social por la crisis económica y la pandemia del coronavirus.

Un edificio arde en llamas en Durban, en medio de la ola los incendios y saqueos
AP


Un edificio arde en llamas en Durban, en medio de la ola los incendios y saqueos (AP /)

Los ministros de Defensa, Seguridad y Policía, así como los principales generales del Ejército, fueron enviados a KwaZulu-Natal, la provincia de Zuma, para tratar de controlar la situación, especialmente en las grandes ciudades como Durban o la capital Pietermaritzburg.

El gobierno ordenó la movilización de 25.000 efectivos del Ejército, diez veces el número desplegado tras los primeros incidentes en los dos focos de conflicto. El jefe del Ejército, Lawrence Mbatha, dispuso la noche del miércoles que todos los reservistas se presentaran en sus respectivas unidades para este jueves, y solo unas horas después había 10.000 efectivos en el terreno.

Saqueos y destrucción

Desde el comienzo de los incidentes, cientos de tiendas y almacenes en Johannesburgo y en KwaZulu-Natal fueron saqueados y destruidos. El organismo regulador de bienes de consumo calculó que serían alrededor de 800. Las cadenas de distribución y transporte se vieron asimismo golpeadas, lo que está afectando la distribución de bienes y servicios en todo el país.

El presidente Cyril Ramaphosa advirtió que partes del país “podrían enfrentar pronto escasez de productos básicos por las interrupciones en las cadenas de abastecimiento de alimentos, combustibles y medicinas”.

En Johannesburgo, con la situación más calma, numerosos voluntarios participaban en operaciones de limpieza de la ciudad. También había filas para comprar comida y otros productos esenciales en un centro comercial que se salvó de los saqueos y por donde patrullaban veinte soldados.

Los saqueos continuaban sin interrupción desde el comienzo de los disturbios la semana pasada
AP


Los saqueos continuaban sin interrupción desde el comienzo de los disturbios la semana pasada (AP /)

Un líder comunitario del barrio de Soweto, Musa Mbele-Radebe, de 30 años, celebró el despliegue de tropas mientras ayudada a limpiar el centro comercial Jabulani. “La gente está bastante asustada con el Ejército comparado con la policía. Solo hicieron falta cuatro soldados para controlar una situación de mil personas concentradas en este centro”, dijo.

Mientras tanto muchos pobladores comenzaron a formar grupos de vigilantes para proteger sus barrios. Un grupo de operadores de microbuses se armaron con palos y armas de fuego y golpearon brutalmente a sospechosos de vandalismo en el poblado de Vosloorus, en el sureste de Johannesburgo.

Por otro lado, el ministro de la Policía, Bheki Cele, informó de 20 fallecidos en Phoenix, un municipio cerca de Durban, donde miembros de la comunidad india se tomaron la justicia por su propia mano contra presuntos vándalos.

Derrumbe en Miami. Los desesperados llamados al 911 tras la caída del Champlain Towers: “¡Ayuda por favor, hubo un terremoto!”

Videos que circulaban en redes sociales, especialmente con la etiqueta #PhoenixMassacre, muestran a hombres de origen indio golpeando brutalmente a jóvenes negros en el suelo.

El ministro Cele advirtió que “las tensiones raciales han empañado estos problemas” en Phoenix, donde algunos grupos trataban de “proteger su barrio de los saqueos”.

Estos episodios de devastación indiscriminada repercuten en toda Sudáfrica y también representan un obstáculo para la campaña de vacunación, cuando el país se enfrenta a la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Agencias AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.