11-S: el bombero muerto que fue identificado 18 años después del atentado

LA NACION

NUEVA YORK (AP).- Hoy Estados Unidos recuerda a las víctimas del ataque a las Torres Gemelas. A las cerca de tres mil personas que murieron esa mañana, cuando dos aviones de United Airlines fueron secuestraros por jihadistas y estrellados contra los edificios, símbolos del centro financiero de Nueva York. Hoy las familias de los muertos los lloran. Como pueden. Con las certezas que tienen. Es que a 18 años de los atentados, los restos de solo el 60% de los fallecidos fueron identificados positivamente.

Los Haub tienen algo de paz recién ahora. Desde ayer, cuando Michael, bombero, fue por fin identificado y enterrado. El martes, sus amigos socorristas y sus seres queridos se reunieron para despedirlo y llorarlo después de que sus restos fueran reconocidos de manera concluyente.

La noticia fue confirmada por la Asociación de Bomberos Uniformados, que aseguró que el servicio debía proporcionar a su familia un cierre y algo de tranquilidad tras el hecho de que su cuerpo fuera recuperado en la Zona Cero, lugar del ataque, de acuerdo con lo publicado por la cadena CNN.

Haub era un veterano de 13 años. Integraba la compañía Ladder 4. "Lo recordamos a él y a los otros 342 bomberos que perecieron ese fatídico día, y siempre estaremos agradecidos por el coraje que muestran", dijo la asociación.

Los homenajes

Se prevé que muchos familiares de víctimas lleguen a la Zona Cero dieciocho años después de los ataques terroristas más mortales en territorio estadounidense, mientras el país sigue tratando de reponerse.

Por su parte el presidente Donald Trump, quien canceló las negociaciones con los talibanes en los últimos días, tiene programado participar en una conmemoración en el Pentágono. Además el vicepresidente Mike Pence va a dar un discurso en el lugar del tercer ataque, cerca de Shanksville, Pensilvania.

Las ceremonias se enfocan en la conmemoración de las cerca de tres mil personas que murieron cuando aviones secuestrados chocaron contra las Torres Gemelas, el Pentágono y un campo cerca de Shanksville el 11 de septiembre del 2001. Todos los nombres de esas víctimas son leídas en voz alta en una ceremonia en el World Trade Center, donde a la hora exacta en que los aviones chocaron y las torres se desplomaron se recuerdan con momentos de silencio y toques de campanas.