Después del 11 de julio: los 3 caminos hacia la libertad de Cuba | Opinión

·3  min de lectura

El 11 de julio conmemoramos el primer aniversario de una fecha heroica en la historia de la lucha por la libertad de Cuba.

Más importante aún que conmemorar la fecha, las múltiples actividades conmemorativas realizadas en Miami y en las colonias de exiliados cubanos alrededor del mundo saludan la resistencia popular que ha continuado después del 11 de julio.

En Cuba, el 11 de julio marca una transformación de la lucha cívica por la democracia, el salto dado en una dinámica libertadora de lo cualitativo a lo cuantitativo.

Como se evidencia con la ola de letreros contra el régimen castrista que aparecen constantemente por todo el país, letreros cuya prominencia atestiguan la decisión silente en múltiples barrios de proteger a quienes los pintan, o con las protestas espontáneas expresadas con gritos de ¡Libertad! en conciertos de rock o la Universidad de Camagüey, o con el valiente desafío que mantienen aún detrás de las rejas los presos políticos cubanos.

El pueblo ha buscado y buscará los momentos y las formas de combatir por su dignidad. Cientos de activistas en Cuba preparan las condiciones para el “Paro Nacional.”

Tres caminos

Desde Miami, ¿cómo apoyamos esta convocatoria interna de paralizar al régimen de Cuba?

1.. En primer lugar, con el apoyo constante a los presos políticos y a sus familiares y a los activistas. Con amor y constancia, muchas organizaciones en el exilio se dedican a esa tarea. Es también necesario concentrar el poder político y económico del exilio en interrumpir el flujo de dinero desde el exterior que financia la represión contra el pueblo cubano.

Ese dinero viene, bochornosamente, de los países democráticos occidentales: de Canadá y de la Unión Europea, de España, Francia e Italia. Por ejemplo, solo entre 2019 y 2022, el Club de París le ha facilitado a la dictadura comunista más de $200 millones en recursos. En ese mismo espacio de tiempo, el Acuerdo de Cooperación con la Unión Europea ha facilitado 63 millones de euros a ese régimen de oprobio.

Estos son los recursos con los que opera la tiranía castrista. Estos recursos no se usan para construir hospitales o escuelas, para arreglar carreteras o aumentar salarios de los trabajadores, se usan para el beneficio de la familia Castro, de la camarilla de militares que le sirven de instrumento, se usan para financiar la represión.

2. Hay que hacer un esfuerzo enconado para que Estados Unidos trabaje con estos países aliados para corregir esta inaceptable realidad. Es inconcebible y contradictorio que, mientras se sanciona a Rusia, se le inyecten recursos al principal aliado de Vladimir Putin en el hemisferio occidental.

El 11 de julio marca un antes y un después en la historia de la oposición cubana. El cambio se hace cada vez más viable y posible.

3. Por eso, hay que trabajar desde ahora para plantear claramente los pasos a dar en una transición democrática cuyo objetivo cimero es devolverle la soberanía al ciudadano cubano. Un gobierno no puede ser soberano cuando el pueblo no lo es.

Patriotas cubanos

Comisiones de patriotas cubanos dentro y fuera de la Isla ya trabajan en estos estudios, basados en el marco del Acuerdo por la Democracia.

Desde dentro y fuera de la Isla la nación cubana tiene que plantearse cuáles son los pasos específicos para recuperar la libertad y establecer el estado de derecho.

El 11 de julio marca el inicio de la insurgencia de un pueblo por su libertad.

Este levantamiento no es cuestión de un solo día, sino de todos los días de lucha que sean necesarios para salvar a Cuba.

Orlando Gutierrez Boronat es el coordinador de la Asamblea de la Resistencia Cubana en Miami.

Gutiérrez-Boronat
Gutiérrez-Boronat
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.