Casi 100 millones de personas pasarán el primer fin de semana de verano asándose del calor

Por eso las alertas podrían llegar al nivel cuatro, el más peligroso para la salud, desde Indianápolis hasta Washington D.C.