Casi 100,000 estudiantes ausentes el primer día de clases en Miami-Dade y Broward por ola de COVID

·4  min de lectura

En el primer día del curso escolar más de 98,000 estudiantes y casi 3,760 empleados de las escuelas públicas de los condados Miami-Dade y Broward estuvieron ausentes.

En Miami-Dade, 94 conductores de autobús no fueron a trabajar el lunes, mientras 96 rutas de autobús en Broward se duplicaron, lo que quiere decir que algunos conductores debieron trabajar en una segunda ruta, dijeron funcionarios escolares.

Aunque era el primer día de clases tras el receso de dos semanas de las festividades navideñas, el alto número de ausentes no hace sino destacar los problemas actuales y potenciales que enfrentan las escuelas, justo en momentos en que los casos de COVID-19 aumentan en el sur de la Florida.

El viernes, la Florida reportó tres nuevas muertes y 76,887 nuevos casos de COVID-19, el incremento más grande en un solo día desde que comenzó la pandemia.

Miami-Dade registró la cifra semanal más alta de casos de COVID-19 con 110,441 nuevos casos en la semana que terminó el 6 de enero, según cálculos del Herald sobre el un reporte que el Departamento de Salud dio a conocer el viernes. Por su parte, también Broward, reportó su número más alto de casos durante los siete días que finalizaron el 6 de enero, con 50,254 nuevos casos, de acuerdo con cálculos del Herald del mismo reporte.

El viernes, el número de estudiantes que llamaron enfermos había bajado a casi 67,000 en ambos condados. Sin embargo, el número de empleados ausentes fluctuó.

En Miami-Dade, el número de personal de instrucción, que comprende a maestros, que llamaron enfermos disminuyó de unos 2,100 el lunes a cerca de 1,770 el jueves. En el Condado Broward, alrededor de 1,800 maestros llamaron enfermos el viernes, un aumento con relación a los 1,600 que lo hicieron al inicio de la semana, se reportó.

Los dos distritos escolares del sur de la Florida debieron utilizar a un personal que por lo general no se asigna a clases, para sustituir a los maestros enfermos.

Días antes que los estudiantes, maestros y empleados regresaran a las aulas, tanto Miami-Dade como Broward enmendaron sus reglamentos sobre el uso de mascarillas, tras mencionar la preocupación sobre el alto número de casos de COVID-19 en la región.

En tanto Miami-Dade exige que sea el personal y no los estudiantes, los que usen mascarillas cuando estén en la escuela, Broward no hace lo mismo. En su lugar, el uso de mascarilla solo es obligatorio para los visitantes.

Una legislación que el gobernador Ron DeSantis convirtió en ley en noviembre prohíbe a los distritos imponer el uso de mascarillas a los estudiantes.

“Parte de mi nerviosismo es que el distrito no le exige a los estudiantes que usen mascarilla”, dijo el lunes al Herald Jordan Schwartz, maestra de noveno grado de la secundaria Booker T. Washington, ubicada en el 1200 NW 6 Avenue. Sin embargo, sorprendentemente cerca del 95% de sus estudiantes decidieron usar una mascarilla, lo que le ha permitido “caminar por todas partes, sin sentir una gran ansiedad”, dijo.

Al igual que Schwartz, a Molly Winters Diallo, jefa del Departamento de Estudios Sociales de la secundaria Alonzo y Tracy Mourning, de North Miami, que en el 2018 obtuvo el premio de Maestra del Año del distrito, le preocupa volver a la escuela con la transmisión de la variante ómicron, que ha demostrado ser más contagiosa.

Winters Diallo aplaudió los esfuerzos del distrito para entregar pruebas caseras de COVID-19 a los maestros y empleados antes del inicio de las clases, pero admitió que sus preocupaciones posiblemente sigan “mientras continúe aumentando el tablero de casos”.

En la primera semana del segundo semestre, 34 estudiantes y 86 empleados de las escuelas de Miami-Dade dieron positivo de COVID-19, según el tablero del distrito. En Broward, 450 estudiantes y 482 empleados arrojaron positivo, de acuerdo con la pizarra de este.

MÁS ESTUDIANTES USAN MASCARILLAS

La orden de las escuelas de Miami-Dade para usar mascarillas tiene que ver únicamente con los maestros y empleados, sin embargo, muchos estudiantes del distrito han decidido usar protección.

En la secundaria Booker T. High, Jaylen Hardy, estudiante de último año, decidió usar una mascarilla para protegerse a sí mismo y a sus padres. Jaylen dijo que no quiere llevar el virus a la casa. Por su parte, Demiya Benjamin, estudiante de segundo año, decidió utilizar una mascarilla porque no quiere enfermarse ni tener que estudiar de forma remota, dijo.

Jade Caballero, que estudia el último año en la secundaria Miami Senior, localizada en el 2450 SW 1st. Street, compartió los mismos sentimientos. Dijo que usa una mascarilla para evitar que su familia se enferme.

“Como están las cosas, me preocupa un poco ir a la escuela”, dijo, “pero prefiero este método a estudiar por Internet, porque me parece que aprendo más si estoy presente en el aula”.

Traducción de Jorge Posada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.