Tijanóvskaya anuncia una huelga nacional en Bielorrusia a partir de mañana

Agencia EFE
·3  min de lectura

Minsk, 25 oct (EFE).- La líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, anunció hoy una huelga nacional a partir del lunes en el marco del ultimátum que dio al presidente, Alexandr Lukashenko, para que dimitiera antes de esta medianoche, renunciara a la represión y liberara a todos los presos políticos.

"El régimen ha vuelto a demostrar hoy a los bielorrusos que la violencia es lo único que tiene. Pero detonar granadas paralizantes contra personas y debajo de ventanas de hospitales de maternidad no es poder. El régimen no está listo para cumplir las demandas del pueblo. Esto significa que este régimen no es digno del pueblo bielorruso y significa que está perdiendo poder", escribió en Telegram.

"Por tanto, mañana 26 de octubre, se iniciará un paro nacional. Los bielorrusos darán este paso porque su palabra es ley. La ley, de la que intentaron privarnos, pero que definitivamente recuperaremos. Y nuestra principal arma pacífica, la solidaridad, nos ayudará", sostuvo Tijanóvskaya.

Más de 100.000 bielorrusos salieron hoy a las calles de Minsk y otras ciudades del país en el undécimo domingo de protestas antigubernamentales y en el llamado "Día del ultimátum del pueblo".

El pasado día 13, la que fuera la principal rival de Lukashenko en las elecciones del pasado 9 de agosto -no reconocidas por la oposición y por Occidente- dio 12 días al mandatario para que presente su dimisión, libere a todos los presos políticos y ponga fin a la represión policial.

Sin embargo, a menos de dos horas de que venciera el ultimátum, Lukashenko, en el poder desde hace 26 años, no ha reaccionado a las exigencias de la oposición y de los ciudadanos que salen incansablemente desde hace más de dos meses a la calle para exigir su renuncia y la celebración de elecciones libres y transparentes.

Tampoco ha ordenado el cese del uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos, sino que amenazó recientemente con endurecer su respuesta a las protestas multitudinarias y permitió el uso de armas letales contra los manifestantes.

Este domingo volvió a haber escenas de violencia en Minsk y otras ciudades, con más de 220 detenidos, según la organización de derechos humanos bielorrusa Vesná.

Hubo al menos un herido por el disparo de pelotas de goma, según testigos presenciales citados por medios locales.

Los servicios especiales también recurrieron a granadas aturdidoras, según se ha podido ver en las imágenes difundidas por manifestantes en las redes sociales.

El Ministerio del Interior ha reconocido el uso de "medios especiales" para suprimir la marcha no autorizada y ha informado de dos agentes heridos.

De momento, Minsk solo ha reconocido la detención de unas 120 personas, según la agencia rusa RIA Nóvosti.

Hubo otras marchas solidarias en otras ciudades este domingo, como en Grodno, Brest, Lida, Gomel, Vítebsk, Brest, Polotsk o Novopolotsk; en la mayoría de las cuales también hubo arrestos.

En Lida hubo decenas de detenciones y las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes.

(c) Agencia EFE