10 voces de moda incluidas en el nuevo "Observatorio de palabras" de la Real Academia Española (y qué significa esto para el idioma)

Redacción - HayFestivalArequipa@BBCMundo
·8  min de lectura
Estante con diccionarios
Que una palabra figure en el nuevo "Observatorio" de la RAE no garantiza su futura inclusión en el diccionario.

La Rea Academia Española finalmente encontró un lugar para esas palabras y expresiones de uso frecuente que todavía no están en el diccionario… y puede no lo estén nunca.

Se trata de su novísimo "Observatorio de palabras", disponible desde finales de la semana pasada en la nueva versión de la página web de la RAE, que conserva la dirección https://www.rae.es.

Como explica la institución que tiene como objetivo declarado "velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad", la inclusión de un término en ese observatorio "no implica que la RAE acepte su uso".

Pero la Academia considera útil proporcionar información sobre palabras, acepciones y expresiones "que no aparecen en el diccionario, pero que han generado dudas: neologismos recientes, extranjerismos, tecnicismos, regionalismos, etc.".

Una rápida consulta del Observatorio -que al momento de la redacción de este artículo registra 96 entradas- también es una buena forma de identificar algunos de los temas y preocupaciones de tan reciente irrupción en nuestra sociedad que los términos necesarios para hablar de ellos aún no han sido "oficializados".

Aunque claro, también hay términos que pueden verse como indicadores del conservadurismo o falta de agilidad que muchos le achacan a la Real Academia.

Diccionario panhispánico de dudas
La misión declarada de la RAE es "velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad"

A continuación BBC Mundo te presenta 10 entradas del "Observatorio de palabras" de la RAE que están dando de qué hablar.

Pero atención, que como recuerda la misma Academia, "esta información es provisional, pues no está contemplada en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro".

1. Sindemia

La voz sindemia es un neologismo no asentado en el uso general que se documenta para aludir a una situación en la que varias epidemias coexisten en el tiempo y se potencian mutuamente, explica la RAE.

El término fue acuñado por el antropólogo médico estadounidense Merrill Singer en los años 90 y, como explicamos en un reciente artículo de BBC Mundo, muchos científicos creen que es el más adecuado para describir lo que estamos viviendo.

Y la palabra es una de varias que se han popularizado en el contexto de la pandemia de covid-19 incluidos en el Observatorio.

2. COVID-19

Sí, el nombre de la enfermedad que ha paralizado al planeta todavía no está en el diccionario.

Y sí, la Academia recomienda escribirlo así, en mayúsculas, por tratarse de "un acrónimo de reciente creación aún no lexicalizado".

Mujer con mascarilla
La RAE recomienda escribir COVID-19 así, con mayúsculas.

"Si se convierte plenamente en el nombre común de la enfermedad, pasaría a escribirse covid 19 (no Covid-19) o simplemente covid", se explica sin embargo en el Observatorio.

Ahí la RAE también explica que se usa normalmente en masculino "por influjo del género de coronavirus y de otras enfermedades víricas (el zika, el ébola), que toman el nombre del virus que las causa".

"No obstante, el uso en femenino (la COVID-19) —como el de la OMS en sus páginas en español— está justificado por ser el nombre femenino enfermedad (disease en inglés) el núcleo del acrónimo. Ambas opciones se consideran válidas", se lee en la entrada.

La palabra coronavirus también está incluida en el Observatorio.

Policías imponiendo la cuarentena en Espala
"Nos encuarentenaron por el coronavirus" es una frase hecha con dos palabras que figuran en el Observatorio.

3. Encuarentenar

Junto a cuarentenar y cuarentenear, encuarentenar es uno de tres "derivativos válidos a partir de cuarentena" recogidos por el Observatorio.

Todos de documentan "principalmente en el español de América", explica la RAE.

Y todos ellos "están ya en proceso de incorporación al DEL", su Diccionario de la lengua española, el que el año pasado ya incorporó más de 1.000 nuevas palabras.

4. Elle

Esta ha sido una de las palabras que más ha dado de que hablar a partir de su inclusión en el Observatorio de la RAE.

La institución lo describe como un "pronombre de uso no generalizado creado para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes".

Sin embargo, a pesar de la celebración de algunos en las redes sociales, el que la RAE haya consignado su significado no indica que "elle", como pronombre, esté siendo considerado para su inclusión en la gramática o el diccionario.

De hecho, la RAE no contempló la necesidad de un pronombre similar en su debatido "Informe de la Real Academia Española sobre el lenguaje inclusivo y cuestiones conexas", presentado a inicios de año.

"'Elle' no forma parte del paradigma pronominal del español", recordaba también en junio pasado la institución a través de su cuenta de Twitter @RAEInforma.

"La morfología del género en los sustantivos que designan seres animados se basa en un esquema binario, sustentado en las categorías biológicas de sexo masculino/femenino; el sistema lingüístico no dispone de un recurso específico para esa eventualidad", explicó en ese momento la cuenta.

5. Austericidio

Según la RAE, el austericidio es un "acrónimo válido que expresa el concepto de 'suicidio por austeridad' o 'austeridad suicida'".

El Observatorio no dice que la palabra esté siendo considerada para su inclusión en el diccionario, pero si un neologismo puede ayudar a explicar lo ocurrido en muchos países en años recientes es este.

6. Ciberacoso

Puede sorprender que la palabra ciberacoso aún no esté en el diccionario, más cuando la RAE la considera "correcta".

Pero según la Academia su incorporación al diccionario ya "está en estudio".

Ciberacosador
Muchas palabras vinculadas a las nuevas tecnologías todavía no están en el diccionario.

Esta es solo una de varias palabras vinculadas a las "nuevas tecnologías" que todavía están en el limbo.

Otros ejemplos son "ciberataque" y "videollamada", que también está propuesta para su inclusión en el diccionario.

7. Loguear

Esta es otra palabra vinculada a las nuevas tecnologías, pero en esta caso la Academia recomienda evitarla.

"Es un derivado creado a partir del inglés log in que en español se recomienda sustituir por expresiones como entrar [a la red], acceder [al sistema], registrarse, identificarse o iniciar sesión", explica la RAE.

Log in
La RAE no recomienda loguearse, sino iniciar sesión.

Pero "en caso de querer usar el anglicismo adaptado, la grafía adecuada es loguear, no loggear", recuerda.

A la misma categoría también pertenece "mutear", derivado del inglés mute que la RAE recomienda sustituir por "silenciar".

Y también "guglear", al que la RAE considera más recomendable que "googlear", pero no mejor que la construcción "buscar en Google".

8. Ludificación

Aunque no figura en el diccionario, esta es la alternativa que la RAE sugiere para el anglicisimo "gamification".

Y esto, según el diccionario de Oxford, es "la aplicación de elementos típicos del juego (...) a otras áreas de actividad".

Gamificación
Cada vez más áreas de actividad tratan de incorporar elementos propios del juego, es decir, se "ludifican".

La alternativa castellanizada "gamificación" también está incluida en el Observatorio, pero es desaconsejada por la Academia.

En contraste, "ludificación" -formada a partir de la raíz latina ludus, juego- está siendo considerada para entrar en el diccionario.

9. Particionar

Este es un ejemplo de un derivado "bien formado, pero innecesario", dice la RAE.

La palabra se refiere al acto de "realizar una o más particiones", pero la Academia apunta que "es más normal y recomendable emplear en su lugar verbos como partir, dividir o hacer particiones, según el caso".

Particiones en un bar en Alemania.
Particiones en un bar en Alemania.

Algo similar ocurre con "legitimizar" y "obstruccionar", aunque de estos la RAE no dice que están bien formados, solo que son innecesarios.

Después de todo, para el primer caso ya existe el verbo legitimar y para el segundo, obstruir, recuerda la Academia, que sin embargo toma una postura más conciliadora con "eficientar" y "eficientizar".

Ambos son descritos como "verbo formado a partir de eficiente de empleo habitual en varios países de América y que se puede considerar correcto".

10. Cruzazulear

Para terminar, un verbo sobre el que ya también escribimos en BBC Mundo.

Como explicamos ahí, se trata de uno "que no figura en ningún diccionario, pero sí en el habla popular mexicana y que ha sido construido sobre la triste historia del club Cruz Azul".

Montoya lamenta una falla de un penalti
Cruz Azul acumula un historial de finales perdidas que le ha generado un estigma de equipo perdedor.

Además de 10 subcampeonatos de la primera división del fútbol mexicano, los "cementeros" cargan con el estigma de ser un equipo que ve perdido un triunfo o un empate en los últimos minutos de los partidos.

"Es por eso que 'cruzazulear' es en México un sinónimo de quedarse a la orilla de conseguir un logro", explicamos en su momento.

"El verbo cruzazulear es un derivado usual en el periodismo deportivo mexicano que alude a una situación determinada por ser algo que frecuentemente sucede al equipo Cruz Azul", explica por su parte el Observatorio de palabras de la RAE.

Pero para decepción de los mexicanos, tal vez con la excepción de los seguidores del Cruz Azul, la Academia también aclara que "no hay de momento propuesta de inclusión de esta voz al diccionario académico".

Tan cerca, pero tan lejos. Como el mismo Cruz Azul.

Este artículo es parte del HAY Festival Arequipa 2020, que se celebra de forma virtual entre el 28 de octubre y el 8 de noviembre.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.