Los 10 personajes de la escena internacional de 2020

Europa Press
·7  min de lectura

Aunque el protagonismo de este 2020 se lo llevó, sin lugar a dudas, el coronavirus, también hay toda una serie de nombres propios que se merecen una atención especial en este repaso de lo ocurrido a nivel mundial en los últimos doce meses.

Estos son los diez nombres destacados, por orden alfabético:

1. Shinzo Abe.

El 28 de septiembre Shinzo Abe anunciaba por sorpresa su renuncia debido a sus problemas de salud. El anuncio se produjo tan solo cuatro días después de haberse convertido en el primer ministro que más tiempo estuvo en el cargo en Japón, tras cumplir 2799 días consecutivos al frente del Gobierno, superando así, precisamente, el récord que hasta ahora ostentaba su tío abuelo Eisaku Sato, en el cargo entre noviembre de 1964 y julio de 1972.

Su renuncia obligó al Partido Liberal Democrático (PLD) a buscarle un sucesor, designando para ello a Yoshihide Suga, hasta ese momento ministro portavoz del Gobierno, quien recibió sin problemas el respaldo del Parlamento. No obstante, su mandato será corto, ya que el país está llamado a las urnas en septiembre de 2021.

2. Abiy Ahmed.

El primer ministro de Etiopía, que se había convertido en la gran esperanza en un continente en el que los mandatarios llevan décadas en el poder y cuyas reformas y esfuerzos de paz le valieron el Nobel de la Paz en 2019, volvió a ser el foco de atención este año por la ofensiva militar lanzada sobre la región de Tigray.

Abiy esgrimió que su objetivo era evitar que el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) prosperara en sus esfuerzos de secesión, si bien la forma en la que se llevó a cabo la ofensiva, con un apagón informativo total, generó dudas y cuestionamientos. El país registró además en los últimos meses un recrudecimiento de la violencia intercomunitaria, haciendo tambalear los esfuerzos del primer ministro por dejar atrás una política y un sistema basado en las etnias.

El inocente posteo del príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles que recibió una catarata de insultos3. Jacinda Ardern.

La primera ministra de Nueva Zelanda revalidó este año el mandato con una contundente victoria, respaldada entre otras cosas por la buena gestión que hizo durante la pandemia de coronavirus.

La líder laborista neozelandesa, abiertamente feminista y progresista, se convirtió en una de las figuras emergentes de la política internacional, en la que también han asomado con fuerza otras jóvenes políticas, como la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, la jefa de Gobierno más joven del mundo; o la danesa, Mette Frediksen, llamadas a suceder a Angela Merkel, que en 2021 dejará el poder tras ser canciller de Alemania desde 2005.

4. Joe Biden.

Tras ocho años como vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden fue elegido presidente de Estados Unidos, batiendo todos los récords en cuanto al número de votos, en unas elecciones en que su rival, Donald Trump, tachó de fraudulentas y cuyo resultado sigue sin reconocer, pese a haber sido validado por el Colegio Electoral.

Biden hará historia como el presidente de mayor edad en llegar a la Casa Blanca y lo hará junto a Kamala Harris, que será la primera vicepresidenta de la historia del país, rompiendo así otro techo de cristal en la política estadounidense. Sobre el nuevo presidente hay depositadas muchas esperanzas, tras cuatro años de una política exterior a golpe de 'tuit' y errática por parte de Trump, pero está por ver si podrá cumplir con lo que se espera de él.

5. George Floyd.

El 25 de mayo, fue asesinado por la policía en Minneapolis mientras era arrestado. Su muerte, lejos de ser una cifra más en las estadísticas, desencadenó protestas nunca vistas en Estados Unidos desde la década de los 60 y su nombre quedará para la historia como el símbolo de las mismas.

La muerte de George Floyd avivó el movimiento 'Black Lives Matter', que denuncia la represión policial contra este grupo de la población, y provocó multitudinarias protestas a lo largo y ancho del país, e incluso en otros países, dando visibilidad a un problema, el del racismo, persistente en Estados Unidos.

6. Alexander Lukashenko.

En el poder desde 1996, el presidente de Bielorrusia obtuvo su reelección con más de un 80 por ciento de los votos en los comicios del 9 de agosto, denunciados como fraudulentos por la oposición y cuyo resultado no fue reconocido entre otros por la UE. La victoria de Lukashenko desencadenó inmediatamente manifestaciones multitudinarias, que fueron duramente reprimidas por las autoridades.

Como consecuencia de ello, buena parte de los líderes de la oposición, con Svletana Tijanovskaya a la cabeza tras quedar segunda en las elecciones, han optado por el exilio o han sido encarcelados. Las protestas continuaron de forma periódica todos los domingos, sin que por ahora Lukashenko haya cedido a la presión.

Garry Kasparov desmiente a Vladimir Putin: "No hay posibilidad de que se aplique la vacuna rusa Sputnik no probada"7. Alexei Navalni.

El 20 de agosto, el avión en el que viajaba Alexei Navalni tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk, tras un rápido deterioro de su estado de salud. Inmediatamente su entorno denunció que había sido envenenado y dos días más tarde fue evacuado en un avión medicalizado a Berlín, donde los médicos confirmaron que le habían suministrado una sustancia de la familia Novichok. El líder opositor, una de las principales voces contra el presidente Vladimir Putin, señaló en todo momento hacia el Kremlin como responsable de su intento de asesinato.

Una reciente investigación de Bellingcat junto con varios medios internacionales permitió verificar que una unidad clandestina especializada en sustancias tóxicas del Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB) estuvo directamente implicada en los hechos. "Nosotros no le envenenamos. ¿Quién le necesita? Si alguien quisiera envenenarle, probablemente habría terminado el trabajo", sustuvo por su parte Putin.

8. Vladimir Putin.

El presidente ruso, en el poder desde el año 2000 salvo por el paréntesis entre 2008 y 2012, se vio afianzado con la aprobación en referéndum el 1 de julio de una reforma constitucional que le permitirá gobernar hasta 2036, si se presenta a las dos próximas elecciones.

Pese a la caída de su popularidad y a la pandemia, Putin hizo valer su tirón entre los rusos, entre otras cosas porque sigue sin haber un sucesor claro que pueda mantener el aparato de poder y económico que en estas dos últimas décadas se ha construido en torno al que fuera agente de la KGB.

9. Qassem Soleimani.

El año arrancó el 3 de enero con la muerte de Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, en un bombardeo estadounidense en Bagdad. Soleimani era en realidad el poder en la sombra de Irán y el artífice de la política más asertiva del país en la región, con una importante presencia militar tanto en Irak como en Siria.

Aunque su muerte hizo temer que Irán y Estados Unidos pudieran llegar a un enfrentamiento directo, Teherán dio una respuesta comedida, atacando dos bases militares iraquíes en las que había soldados estadounidenses. Sin embargo, hubo víctimas colaterales, los más de 170 pasajeros de un avión ucraniano derribado por el sistema antiaéreo iraní por error, al pensar que Teherán estaba siendo atacado.

10. Donald Trump.

El año no fue bueno para Donald Trump, pese a que podrá decir que deja para la historia el haber facilitado varios acuerdos de paz entre Israel y países árabes --Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos--, y a que superó en febrero su 'impeachment', tras el dudoso honor de ser el tercer presidente sometido a un juicio político.

Pero también será conocido como el primer presidente que no quiso reconocer la derrota frente a su rival, primero denunciando un fraude que no consiguió demostrar en los tribunales, pese a varios recursos, y luego pese a que el Colegio Electoral a refrendado a Joe Biden como ganador.