10 datos sobre el COVID-19 a un año de la declaratoria de emergencia sanitaria

Newsweek México
·10  min de lectura

HACE UN AÑO el comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el mundo entero entraba en una emergencia sanitaria. La medida fue tomada tras el brote del coronavirus en la ciudad china de Wuhan.

El COVID-19 es la enfermedad causada por el coronavirus conocido como SARS-CoV-2. La OMS tuvo noticia por primera vez de la existencia de este nuevo virus el 31 de diciembre de 2019, al ser informada de un grupo de casos de “neumonía vírica” que se había declarado en aquella región.

La alerta sanitaria de la OMS llegó un mes después de que China informara que el número de afectados por el virus se había multiplicado en la última semana, contando 7,818 casos confirmados y 170 muertos.

Desde entonces el COVID-19 no ha dejado de aportar nuevos datos sobre la enfermedad, el manejo de esta, los tratamientos y las vacunas, pero también sobre los cambios sociales y políticos que ha dejado la pandemia.

Aquí te presentamos algunos de los datos más relevantes a un año del estallido del COVID-19 que ha dejado más de dos millones de decesos a nivel mundial.

LA SEXTA ALERTA SANITARIA

Esta es la sexta vez que la OMS declara una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII).

Anteriormente lo hizo por la gripe A en el año 2009; la polio en Oriente Próximo y el ébola en África Occidental, en 2014; el zika en América, en 2016; y el pasado mes de julio contra el ébola en la República Democrática del Congo. Sin embargo, esta es la primera que tuvo un impacto en cada rincón del mundo donde hay seres humanos.

El informe de situación de la OMS señaló la existencia de un total de 7,818 casos confirmados en todo el mundo, la mayoría de ellos en China y 82 en otros 18 países, por lo que el organismo evaluó el riesgo en China como muy alto y el riesgo mundial como alto.

LA PRIMERA PANDEMIA DEL SIGLO XXI

El COVID-19 se convirtió en la primera pandemia del siglo XXI; el 6 de marzo de 2020 la enfermedad ya había provocado más de 100,000 casos de contagio en el mundo.

Italia fue el primer país europeo afectado, por lo que impuso el confinamiento, primero en el norte del país, y después lo extendió al resto de su territorio.

El 11 de marzo de 2020 por primera vez la OMS calificó el COVID-19 como una pandemia y de inmediato las reacciones de los mercados bursátiles fueron de hundimiento.

JUEGOS OLÍMPICOS SUSPENDIDOS

Los Juegos Olímpicos que estaban anunciados para julio de 2020 fueron aplazados para 2021; sin embargo, hasta este momento la fecha para el desarrollo del gran evento deportivo continúa siendo una incógnita, principalmente por el aumento de casos de contagio a escala mundial y el surgimiento de nuevas variantes del virus SARS-CoV-2.

EL MUNDO SE ENFRENTA A UNA AMENAZA SIN PRECEDENTES

Tras el anuncio del aplazamiento de los Juegos Olímpicos, en marzo pasado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó que “el mundo se enfrenta a una amenaza sin precedentes”.

La pandemia de COVID-19, dijo, ha cubierto rápidamente el planeta, propagando el sufrimiento, trastocando miles de millones de vidas y poniendo en peligro la economía mundial.

“El COVID-19 está amenazando a toda la humanidad, y no basta con la respuesta individual de cada país”, con esto la ONU anunció un plan humanitario para combatir la pandemia en su intento por proteger las regiones más pobres del planeta.

No te pierdas: Pide OMS a comunidad científica atención urgente al ‘COVID largo’

CARENCIA DE AGUA Y JABÓN EN LAS ESCUELAS

El lavado de manos ha sido una de las principales recomendaciones para evitar los contagios por coronavirus, esto sumado al uso del cubrebocas, gel antibacterial y el distanciamiento social.

La constante insistencia por parte de la OMS en el lavado de manos por 20 segundos destapó una grave problemática mundial, los últimos datos del Programa Conjunto de Monitoreo de OMS/UNICEF revelaron que un 43 por ciento de las escuelas de todo el orbe carecían de acceso al lavado de manos básico con agua y jabón en 2019.

Según el informe, cerca de 818 millones de niños no disponen de instalaciones básicas para lavarse las manos en sus escuelas, lo cual aumenta el riesgo de que contraigan la COVID-19 y otras enfermedades contagiosas.

También se informó que 355 millones de niños que iban a escuelas en las que había instalaciones con agua no tenían acceso a jabón, y 462 millones iban a escuelas en las que no había ni instalaciones ni agua para lavarse las manos.

EL CONFINAMIENTO DE LA HUMANIDAD

Era marzo pasado cuando la mayor parte de la humanidad inició un confinamiento obligatorio que para el 2 de abril de 2020 significó que más de 3,900 millones de personas ya se encontraban en aislamiento social, de acuerdo con un recuento de la agencia AFP.

EL DESEMPLEO POR COVID-19

A escala mundial la pandemia no tardó en hacer estragos en materia de desempleo y para julio de 2020, la ola era gigantesca y provocó que se perdieran 400 millones de empleos en todo el planeta y con mayor fuerza en América Latina.

Las restricciones al comercio, a la vida laboral y al turismo, entre otros, como medidas de contingencia para tratar de frenar la propagación del virus, dejó 41 millones de personas desocupadas en esa región, según un balance de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Se trata de “un récord histórico, la cifra más alta de desocupación”, desde que hay registros, aseguró el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinicios Pinhero.

El 25 de enero pasado, la OIT publicó su más reciente informe sobre el COVID-19 y el mundo del trabajo.

Y nuevas estimaciones anuales pusieron de manifiesto que los mercados de trabajo de todo el mundo se vieron afectados adversamente en 2020 de una forma que no tiene precedentes a nivel histórico.

“En 2020 se perdió el 8,8 por ciento de las horas de trabajo a nivel mundial con respecto al cuarto trimestre de 2019, equivales a 255 millones de empleos a tiempo completo.

“La pérdida de horas de trabajo fue particularmente elevada en América Latina y el Caribe, Europa meridional y Asia meridional. La pérdida de horas de trabajo en 2020 fue aproximadamente cuatro veces mayor que la registrada durante la crisis financiera mundial de 2009”, informó.

La OIT dio a conocer que los ingresos provenientes del trabajo a escala mundial en 2020 (sin tener en cuenta la adopción de medidas de apoyo para garantizar los ingresos) disminuyeron un 8,3 por ciento, a saber, 3,7 billones de dólares de Estados Unidos o el 4,4 por ciento del producto interior bruto (PIB) mundial.

ENSAYO SOLIDARIDAD

Solidaridad es un ensayo clínico internacional impulsado por la Organización Mundial de la Salud y sus asociados para encontrar un tratamiento eficaz contra la COVID-19. Es uno de los ensayos internacionales aleatorizados de mayor envergadura sobre tratamientos contra la COVID-19.

El 15 de octubre de 2020 se publicaron los resultados provisionales del ensayo Solidaridad de la OMS y se concluyó que los cuatro tratamientos evaluados (remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir e interferón) tenían efectos escasos o nulos en la mortalidad general, la iniciación de la respiración mecánica y la duración de la hospitalización en pacientes ingresados.

En el marco del ensayo Solidaridad se considera la posibilidad de evaluar otras opciones, con el fin de seguir buscando tratamientos eficaces contra la COVID-19.

“Hasta la fecha, solo los corticosteroides han demostrado ser eficaces contra formas graves y críticas de la COVID-19”, informó la OMS.

Al 2 de octubre de 2020 había registrados más de 12,000 pacientes en 500 hospitales participantes de todo el mundo. El ensayo Solidaridad sigue en curso en 30 de los 43 países que tienen autorización para iniciar la preselección de participantes. En total, 116 países de las seis regiones de la OMS se han incorporado al ensayo o manifestado su interés en participar.

También lee: Teorías conspiratorias obligan a un padre a demostrar la muerte de su hijo por COVID-19

LAS VACUNAS Y LA DESIGUALDAD

Mientras se cumple un año de que se declarara la emergencia sanitaria internacional por el COVID-19, cuando solo había menos de 100 casos fuera de China, la semana pasada el mundo llegó a los 100 millones de pacientes positivos, informó el director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Gebreyesus.

“Se han reportado más casos en las últimas dos semanas que durante los primeros seis meses de la pandemia”, dijo Tedros Adhanom Gebreyesus durante su conferencia bisemanal.

El experto recordó que la pandemia ha expuesto y explotado las desigualdades del mundo y advirtió que existe un peligro real de que las mismas herramientas que podrían ser el fin de la pandemia, las vacunas, exacerben esas desigualdades.

“El nacionalismo de las vacunas puede servir para objetivos políticos a corto plazo. Pero, en última instancia, es miope y contraproducente. No pondremos fin a la pandemia en ninguna parte hasta que la terminemos en todas partes”, recalcó, como lo ha hecho en repetidas ocasiones.

Bruce Aylward, asesor senior de la OMS dijo que la escasez de vacunas seguirá siendo un problema durante meses, y seguramente “no habrá dosis necesarias para acabar con el coronavirus este año”.

Por ahora las vacunas que ya se usan en distintas partes del mundo son: Pfizer/Biotech, Moderna, AstraZeneca, Sputnik V, Novavax, Sinovac y CanSino.

Hasta este domingo, a escala mundial 98 millones 986,057 es la cantidad de dosis de vacunas que se han administrado.

LAS NUEVAS VARIANTES

El hallazgo de las nuevas mutaciones del COVID-19 genera preocupación ya que estas podrían ser más contagiosas o mortales.

Las variantes han sido localizadas en Reino Unido, Sudáfrica y en el estado de Amazonas, Brasil.

Ahora mismo África se encuentra en una encrucijada impulsada por la variante de Sudáfrica que ha generado un número récord de casos en esa nación y otros países del continente, y en Europa, aunque la vacunación ya ha comenzado en 35 países, las medidas de confinamiento se han hecho más fuertes ante la amenaza de las mutaciones.

La actualización epidemiológica publicada por la OPS advierte que “recientemente se ha documentado que las personas infectadas con la variante VOC 202012/01, identificada inicialmente en Inglaterra, presentan mayor riesgo de morir que las personas infectadas con otras variantes. Los estudios preliminares sugieren que la variante 501Y.V2, identificada en Sudáfrica, está asociada con una carga viral más alta, lo que podría sugerir un potencial mayor transmisibilidad”.

“Las mutaciones son esperadas como parte de la propagación de cualquier virus. Por ello instamos a las autoridades nacionales y locales a que continúen fortaleciendo las actividades enfocadas en el control de la enfermedad, incluyendo el monitoreo cercano de la COVID-19.

“Se requiere de vigilancia epidemiológica, incorporando la ampliación de la vigilancia genómica regional, la investigación de brotes y el rastreo de contactos. Cuando sea apropiado, también se requiere ajustar las medidas de salud pública y sociales para reducir la transmisión”, dijo Sylvain Aldighieri, gerente de incidentes de la OPS.

La OMS celebró que las farmacéuticas que producen vacunas contra el COVID-19 continúen la investigación ante las nuevas variantes identificadas del coronavirus.

El organismo también ha dicho que las nuevas vacunas aún son efectivas ante las variantes del coronavirus. N