1,5 millones de personas piden ayuda por desempleo en EEUU

CHRISTOPHER RUGABER

WASHINGTON (AP) — Unas 1,5 millones de personas solicitaron asistencia pública por desempleo en Estados Unidos la semana pasada, indicio de que muchos están perdiendo sus empleos a pesar de la paulatina reapertura de negocios.

Las nuevas cifras del Departamento del Trabajo marcan la 10ma semana consecutiva de declinaciones en los pedidos de prestaciones desde que alcanzaron su pico a mediados de marzo. Aún así, el ritmo de los despidos sigue siendo históricamente alto.

El número total de personas que están recibiendo ayuda por desempleo bajó ligeramente, un indicio de que algunas personas despedidas cuando restaurantes, cadenas minoristas y pequeños negocios cerraron por la pandemia han sido recontratadas.

El reporte de empleos de la semana pasada mostró que las compañías habían añadido 2,5 millones de empleos en mayo, un aumento inesperado que indicó que el mercado laboral había tocado fondo.

Pero la recuperación ha comenzado lentamente. Aunque la tasa de desempleo declinó de 14,7%, sigue siendo alta, en 13,3%. E incluso con el aumento de contrataciones en marzo, apenas uno de cada nueve empleos perdidos en marzo y abril han regresado. Casi 21 millones de personas están oficialmente clasificadas como desempleados.

Pero eso no capta la magnitud plena del daño al mercado laboral. Incluyendo aquellos que el gobierno dice fueron clasificados erróneamente como empleados en el reporte de empleos de mayo y aquellos que perdieron empleos pero no buscaron otros, 32,5 millones de personas están sin trabajo, estiman economistas.

El reporte del jueves muestra que otras 706.000 personas solicitaron prestaciones por desempleo la semana pasada bajo un nuevo programa para trabajadores autoempleados que les hizo elegibles para ayuda por primera vez. Esas cifras no han sido ajustadas para considerar variaciones de temporada, por lo que el gobierno no las incluye en su conteo.

En febrero, la economía cayó en una profunda depresión, de acuerdo con el Buró Nacional de Estudios Económicos, la asociación de economistas que es el árbitro oficial de recesiones. La Reserva Federal estimó el miércoles que la economía se contraerá 6,5% este año. Esa sería por amplio margen la mayor contracción anual registrada desde la II Guerra Mundial.