4-0. El 'efecto charrúa' rompe al Cádiz

·5  min de lectura

Getafe (Madrid), 21 nov (EFE).- El Getafe ganó 4-0 al Cádiz y abandonó la última posición de LaLiga Santander con un gran partido de sus jugadores uruguayos, protagonistas en las acciones de gol con tres asistencias de Damián Suárez y Mauro Arambarri y un tanto de Mathías Olivera que rompieron al conjunto andaluz.

Si hay algo que no se le puede negar al Getafe desde hace temporadas es su carácter. Con José Bordalás, con Míchel o, ahora, con Quique, siempre ha existido una comunidad de jugadores uruguayos que imprimen mucho nervio y garra. Todos complementaban a un grupo acertado, que, sin embargo, este curso andaba perdido.

Frente al Cádiz, los charrúas del Getafe pusieron las dos cosas: garra y acierto. Olivera, Arambarri y Damián impulsaron a un equipo necesitado de puntos con urgencia. Con sus acciones, fueron clave para que el cuadro madrileño sumara tres puntos con los que acercarse a las plazas de salvación.

Pero antes, el guión era otro. Pese a que aún resta más de la mitad del torneo para la conclusión del curso, el duelo entre ambos equipos era una final anticipada por la permanencia. Separados por seis puntos, con el Getafe último y el Cádiz decimosexto, la victoria iba a suponer un bálsamo de aceite para alguno de los dos.

Más para los hombres de Quique, que, hasta el pitido inicial, sólo habían saboreado lo que era ganar en una ocasión. Una derrota, o incluso un empate, habría sido terrible para el conjunto azulón, que se habría hundido en el fondo de la clasificación.

Por eso, desde el principio del duelo, el Getafe salió muy fuerte al campo. Durante el primer cuarto, logró neutralizar al Cádiz, sorprendido por el inicio de sus rivales e incapaz de frenar las incursiones de los dos laterales uruguayos, Damián y Olivera, un incordio constante para Iza Carcelén y el charrúa Alfonso Espino.

Quique apostó por jugar sin bandas pero con dos hombres de largo recorrido. Y no le fue nada mal durante el tramo inicial del choque. En él, llegaron las mejores ocasiones de su equipo y el único tanto que lució en el marcador en la primera parte.

Lo logró con un centro de Damián desde la banda derecha y un cabezazo de Olivera, que entró por el segundo palo como un camión para arrollar a Iza Carcelén sin piedad y mandar la pelota a la red de la portería del argentino Jeremías Ledesma. Sólo habían pasado siete minutos y al Cádiz le tocó arremangarse.

Poco a poco fue recuperando terreno, con Espino muy insistente por la izquierda y con un buen manejo del juego de Álex Fernández. La alegría del Getafe se diluyó y el Cádiz acumuló algunas ocasiones. Casi todas, con disparos lejanos que acabaron por encima de la portería de David Soria (Iza Carcelen y Alberto Perea), pero alguna con más intención que a punto estuvo de dar un susto al Getafe.

Fueron las de Salvi, que lo intentó con un remate desde dentro del área que salvó Soria y otra de Negredo, sustituto del tocado "Choco" Lozano y que a punto estuvo de marcar con un cabezazo que también frenó el portero del Getafe.

Con orden y efectividad, el conjunto madrileño se fue con ventaja al descanso. No mucho más. Bien en la pegada y correcto en defensa, consiguió una ventaja interesante, pero aún tenía 45 minutos por delante para sufrir.

Álvaro Cervera reaccionó con dos cambios en el descanso: Fali por Iza Carcelén e Iván Chapela por Salvi. El objetivo, frenar las internadas de Olivera, que estaba haciendo un roto por la zona derecha del Cádiz.

No lo consiguió, porque el Getafe salió muy enchufado en la segunda parte. Mucho más intenso, más vertical y profundo, se lanzó a por otro tanto para encarrilar definitivamente el choque. Lo pudo marcar el turco Enes Ünal con un cabezazo a centro de Damián, pero apuntó mal cuando estaba muy solo.

Pero quien no falló fue otro defensa, Jorge Cuenca. También de cabeza, como Olivera, y también tras otro centro de un jugador uruguayo, Mauro Arambarri, hizo el segundo. Una entrada muy fuerte en la banda derecha de Perea sobre Damián dejó en la banda al aguerrido lateral del Getafe, encargado de lanzar todas las faltas. Su testigo lo recogió otro uruguayo, Arambarri, que dejó un centro delicioso en la cabeza de Cuenca. El central no perdonó y el 2-0 subió al marcador

Después, tras un disparo al palo de Álvaro Jiménez, para apagar la aparición de un posible estado de nervios, apareció Arambarri. El medio charrúa puso otro centro perfecto a la cabeza de Enes Ünal, que acabó con cualquier duda. Otra vez un uruguayo dejó su firma. En otra jugada y en el global del partido, que culminó con el cuarto de Jaime Mata para redondear una victoria balsámica.

- Ficha técnica:

4.- Getafe: Soria; Damián, Djené, Mitrovic (Cabaco, m. 82), Cuenca, Olivera; Aleñá (Vitolo, m. 82), Arambarri, Maksimovic (Florentino, m. 65); Sandro (Jaime Mata, m. 61) y Enes Ünal (Poveda, m. 83).

0.- Cádiz: Ledesma; Carcelén (Fali, m. 46), Haroyan, Cala, Espino; Salvi Sánchez (Chapela, m. 46), Alarcón (Álvaro Jiménez, m. 56), Álex Fernández, Perea (Lozano, m. 64); Sobrino (Bastida, m. 64) y Negredo.

Goles: 1-0, m. 7: Olivera; 2-0, m. 60: Cuenca; 3-0, m. 81: Enes Ünal; 4-0: Jaime Mata.

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Sandro (m. 51) por parte del Getafe y a Perea (m. 58), Álex Fernández (m. 62), Haroyan (m. 69) y Cala (m. 72) por parte del Cádiz.

Incidencias: partido correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Coliseum Alfonso Pérez ante 8.825 espectadores.

Juan José Lahuerta

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.