¿Por qué es útil analizar las aguas residuales de aviones procedentes de China?

© Sergei SUPINSKY / AFP/Archivos

Ante la explosión de casos de Covid-19 en China, algunos países comienzan a analizar las aguas residuales de los aviones procedentes del gigante asiático. La medida no impedirá la propagación del virus, pero permitirá identificar posibles nuevas variantes.

Con el fin de la política 'Cero Covid' impuesta por el Gobierno chino y la reanudación de los viajes extranjeros, los países del resto del mundo se han puesto en alerta para monitorear una posible explosión de casos alrededor del mundo por la poca inmunidad que presentan los ciudadanos chinos.

Entre las medidas planteadas está la de analizar las aguas residuales de los vuelos procedentes del gigante asiático:

¿En qué consiste?

Se trata de examinar la orina y los excrementos mezclados de todos los pasajeros de un vuelo procedente de China. El objetivo es detectar la presencia o no del coronavirus, de tener una idea de su grado de circulación y de las distintas variantes.

Para ello, después del aterrizaje de un avión, las autoridades locales recogen muestras de sus aguas residuales. A continuación, se envían a laboratorios donde se someten a pruebas exhaustivas. Si se detecta el virus, se "secuencia" su genoma para vincularlo a una variante conocida.

Otra posibilidad es recoger las aguas residuales vertidas por todo un aeropuerto. Pero esto no permite medir los riesgos relacionados con un lugar de origen determinado.

¿Quién lo hace?

¿Para qué?

El análisis de las aguas residuales permite a los Estados actuar en un momento en que los casos de covid estallaron en China tras el levantamiento de restricciones drásticas mantenidas durante tres años.

¿Qué sentido tiene?


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Xi llama a la unidad mientras China entra en una “nueva fase” de su política contra el Covid-19
Covid-19: cada vez más países endurecen las normas a los viajeros procedentes de China
China relaja las restricciones en medio de intensa ola de contagios de Covid-19