El único tratamiento que alivió su depresión fue un 'marcapasos para el cerebro'

·7  min de lectura
Sarah, quien solicitó que se le identificara solo con su nombre de pila, usa un imán para descargar su actividad cerebral de un dispositivo que detecta cuando está cayendo en depresión y administra pulsaciones de estimulación eléctrica, en su casa, el 21 de septiembre de 2021. (Ruth Fremson/The New York Times)
Sarah, quien solicitó que se le identificara solo con su nombre de pila, usa un imán para descargar su actividad cerebral de un dispositivo que detecta cuando está cayendo en depresión y administra pulsaciones de estimulación eléctrica, en su casa, el 21 de septiembre de 2021. (Ruth Fremson/The New York Times)

Hace cinco años, cuando una joven conducía a casa después del trabajo en el norte de California, se sintió tan abrumada por la depresión que lo único que podía pensar era en terminar con su vida.

“No podía dejar de llorar”, recordó Sarah, quien ahora tiene 38 años. “El pensamiento que me invadió durante todo ese trayecto era desviarme hacia el pantano para ahogarme”.

Logró llegar a casa, pero se mudó a casa de sus padres al poco tiempo porque los médicos consideraban riesgoso que viviera sola. Como ya no podía concentrarse en el trabajo, renunció a su empleo en el sector de tecnología para la salud.

Probó casi todos los tratamientos que existen: aproximadamente 20 medicamentos, meses de un programa diurno en un centro hospitalario, terapia electroconvulsiva, estimulación magnética transcraneal. Pero tal como sucede con casi una tercera parte de los más de 250 millones de personas que padecen depresión en el mundo, sus síntomas continuaron.

Luego, Sarah se convirtió en la primera participante en un estudio inusual de una terapia experimental. Ahora, su depresión está en un nivel tan manejable que está tomando clases de análisis de datos, vive sola y ayuda a cuidar a su madre, que sufrió una caída.

“En unas pocas semanas, los pensamientos suicidas simplemente desaparecieron”, relató Sarah, quien solicitó ser identificada solo con su nombre de pila para proteger su privacidad. “Después solo fue un proceso gradual en el que mi perspectiva del mundo cambió”.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California, campus San Francisco, implantó mediante una operación un dispositivo a baterías del tamaño de una caja de cerillos en el cerebro de Sarah —un “marcapasos para el cerebro”, lo llaman algunos— calibrado para detectar el patrón de actividad neuronal que ocurre cuando ella está cayendo en la depresión. Luego, descarga pulsaciones de estimulación eléctrica para repelerla.

Katherine Scangos es investigadora de un nuevo estudio que usa la estimulación cerebral profunda como un tratamiento personalizado para la depresión. (Mike Kai Chen/The New York Times)
Katherine Scangos es investigadora de un nuevo estudio que usa la estimulación cerebral profunda como un tratamiento personalizado para la depresión. (Mike Kai Chen/The New York Times)

A los doce días de que el dispositivo de Sarah empezó a funcionar por completo en agosto de 2020, su puntaje en la escala estándar de depresión disminuyó de 33 a 14 y, varios meses después, cayó por debajo de 10, lo cual, en esencia, significó un estado de remisión, según informaron los investigadores.

“El dispositivo ha mantenido mi depresión bajo control, me ha permitido volver a ser la mejor versión de mí misma y reconstruir una vida que vale la pena vivir”, afirmó Sarah.

El caso de Sarah es el primero que documenta la personalización de una técnica llamada estimulación cerebral profunda para tratar la depresión con éxito. Aún se necesita investigar mucho más a fondo para saber con claridad cuán eficaz podría ser este método y para cuántos pacientes. Sin embargo, varios equipos de científicos ahora trabajan en proyectos para hacer que la estimulación eléctrica responda, en esencia, a lo que sucede en el cerebro de un paciente específico.

La estimulación cerebral profunda se usa para tratar la enfermedad de Parkinson y varios otros trastornos, pero no ha sido aprobada por los organismos reguladores federales para tratar la depresión debido a que los resultados han sido contradictorios. Por un lado, estudios previos sugerían que generaba beneficios, pero, por el otro, en la última década, dos pruebas experimentales se han suspendido porque la estimulación no parecía brindar más que el efecto placebo de un implante “de mentira” que no estimulaba nada.

No obstante, esos estudios no se enfocaron en áreas ni patrones individualizados de actividad eléctrica en el cerebro de las personas. Fue “un enfoque genérico”, dijo Darin Dougherty, director de neuroterapia en el Hospital General de Massachusetts, que trabajó en una de las pruebas que fueron suspendidas. Se refirió al método personalizado que se usó con Sarah, del cual no fue partícipe, como “muy emocionante”.

“La depresión de una persona puede verse muy distinta a la depresión de otra”, comentó Katherine Scangos, profesora adjunta de Psiquiatría en la Universidad de California, campus San Francisco, y autora de un informe sobre el caso de Sarah publicado el lunes en la revista Nature Medicine. Los autores principales fueron Andrew Krystal, experto en neuromodulación y trastornos del estado de ánimo, y Edward Chang, cuyo trabajo incluye implantes cerebrales para pacientes con parálisis que no pueden hablar.

Para identificar el patrón específico de actividad cerebral vinculado con la depresión de Sarah, los investigadores realizaron una exploración exhaustiva de 10 días en su cerebro, colocándole varios electrodos y preguntándole qué sentía cuando aplicaban la estimulación en distintas regiones y en dosis diferentes.

La fase exploratoria guió a los investigadores a implantar el dispositivo de estimulación en el hemisferio cerebral derecho de Sarah conectado con electrodos en dos regiones. Una fue el estriado ventral, que influye en las emociones, la motivación y la gratificación, donde la estimulación “eliminó sus sentimientos de depresión de manera constante”, y la otra fue la amígdala, donde los cambios podían “predecir cuándo eran más graves sus síntomas”, explicó Scangos.

Si bien la estimulación cerebral profunda suele aplicarse de manera continua, el dispositivo de Sarah está programado para administrar solo una descarga de seis segundos cuando reconoce el patrón de actividad cerebral vinculado con su depresión.

El objetivo, según Dougherty, es que la estimulación interrumpa o cambie la actividad neuronal a fin de producir un patrón más sano que alivie los síntomas depresivos.

Sarah sigue tomando medicamentos psiquiátricos y la estimulación no ha eliminado la actividad que causa la depresión en su cerebro. Sin embargo, ahora puede manejar su enfermedad mucho mejor, afirmó, pues antes no podía siquiera tomar decisiones sencillas, como qué comer.

“Nuestro trabajo ahora es descubrir realmente cómo identificar quién necesita este tipo de intervención”, dijo Helen Mayberg, directora del Centro de Terapia Avanzada de Circuitos en la Escuela Icahn de Medicina en la ciudad de Nueva York, quien fue pionera del concepto de la estimulación cerebral profunda para la depresión hace casi 20 años.

Mayberg usa un método distinto de individualización. Con imágenes de escaneo, encuentra el área del cerebro de cada persona donde se cruzan cuatro haces de materia blanca cerca de una región clave del cerebro relacionada con la depresión. Tras implantar electrodos y un dispositivo de estimulación, “básicamente, lo activamos y lo olvidamos”, así brinda estimulación continua mientras también ayuda a los pacientes con terapia convencional.

La actividad neurológica se monitorea “para hallar la señal cerebral que indica una recaída depresiva o la necesidad de ajustar la dosis o solo que la persona está pasando por una semana difícil”, explicó Mayberg. Ella estuvo al frente de una de las pruebas suspendidas, pero su labor también ha permitido que algunos pacientes experimenten mejoras que pueden durar años si se mantiene la estimulación.

En otro método, Sameer Sheth, profesor adjunto de Neurocirugía en la Escuela de Medicina de Baylor, y sus colegas estudian el patrón específico de actividad cerebral de un paciente para identificar entre miles de millones de combinaciones de características de estimulación, como la frecuencia y la amplitud, cuál es la que mejora la depresión de ese paciente.

Luego sintoniza los electrodos con dos regiones y aplica esa combinación específica como una estimulación continua.

A lo largo del año, la cantidad de veces al día que el dispositivo de Sarah ha detectado actividad cerebral relacionada con la depresión y ha descargado pulsaciones de estimulación ha disminuido un poco, pero sigue siendo considerable, sostuvo Scangos. Aun así, hay días en los que Sarah no necesita la capacidad máxima que puede ofrecer el dispositivo: 300 veces o 30 minutos totales al día (se detiene en automático alrededor de las seis de la tarde porque la estimulación vespertina podría despabilarla demasiado y dificultar que duerma por la noche).

Más adelante, se publicarán datos más detallados y a más largo plazo sobre el caso de Sarah, según dijeron los investigadores, quienes han trabajado con otros dos pacientes hasta ahora.

Para ayudar a los investigadores a correlacionar la actividad cerebral con sus estados de ánimo, dos o tres veces al día, Sarah sostiene un imán en forma de dona contra su cabeza con lo que activa al dispositivo para que almacene los siguientes 90 segundos de actividad neuronal, y llena un formulario de salud mental. Se le invita a elegir momentos en los que “está de muy buen humor o de muy mal humor”, dijo Scangos. Y también, dos veces al día, se transmiten automáticamente 12 minutos de datos neurológicos a la empresa que hizo el dispositivo y los investigadores.

Los investigadores, varios de quienes son consultores de empresas fabricantes de dispositivos o tienen patentes relacionadas con la estimulación cerebral profunda, prevén que no se sabrá si los métodos individualizados son suficientemente eficaces para aprobarse para este uso sino hasta dentro de varios años. Los investigadores afirman que distintos métodos pueden funcionar para tipos diferentes de depresión, y la estimulación individualizada, a la postre, podría ayudar a tratar otros trastornos psiquiátricos.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.