Ómicron es ya la variante dominante de COVID-19 en Miami-Dade, según la vigilancia genómica

·8  min de lectura

Ómicron se convirtió en la variante dominante del coronavirus que circula en Miami-Dade, superando a la variante delta en cuestión de semanas y convirtiéndose en el principal impulsor de nuevos casos de COVID-19 en el condado, según los nuevos datos de vigilancia genómica publicados el lunes.

La secuenciación genética del virus en Miami-Dade muestra el rápido crecimiento de la ómicron, que ha pasado de ser una pequeña fracción de los cientos de muestras analizadas durante la primera semana de diciembre a casi tres de cada cuatro muestras monitoreadas la semana pasada.

“Es absolutamente sorprendente lo contagiosa que ha resultado ser esta variante”, dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, cuya oficina proporcionó los datos de vigilancia genómica.

Fuerte alza de casos de ómicron en Miami y tasa de positividad en diciembre

El informe más reciente de NOMI Health, la empresa contratada por Miami-Dade para llevar a cabo las pruebas de detección, la vacunación y la secuenciación en el condado, reveló que 76% de las 504 muestras de COVID-19 tomadas los días 14 y 15 de diciembre correspondían a la variante ómicron, en comparación con 64% de las 378 muestras recogidas entre el 10 y el 13 de diciembre.

Entre las 373 muestras recogidas del 1 al 5 de diciembre, se detectó 1.3%, o 5 casos, de ómicron.

Levine Cava dijo que también le llamó la atención el aumento de las pruebas de COVID-19 en Miami-Dade, que ahora es 10% más en comparación con hace un mes, según los datos del condado. La semana pasada, se restableció en Miami-Dade una orden que exigía inventarios diarios de camas y conteos de pacientes con COVID en los hospitales de todo el condado.

“Definitivamente está aquí”, dijo Levine Cava sobre la cepa ómicron y “depende de nosotros protegernos y lo más importante que podemos hacer es vacunarnos”.

Largas filas de vehículos se forman mientras los automovilistas esperan para hacerse la prueba de COVID-19 en el Tropical Park en Miami, Florida, el viernes 17 de diciembre de 2021.
Largas filas de vehículos se forman mientras los automovilistas esperan para hacerse la prueba de COVID-19 en el Tropical Park en Miami, Florida, el viernes 17 de diciembre de 2021.

La prevalencia de la cepa ómicron en Miami-Dade no fue confirmada por el Departamento de Salud de la Florida, que lleva a cabo la secuenciación genética del coronavirus en los laboratorios estatales y trabaja con grupos federales, locales y privados para recopilar y analizar los datos de vigilancia genómica.

Weesam Khoury, director de comunicaciones del Departamento de Salud, declinó comentar el lunes los hallazgos de Miami-Dade.

“Es lamentable que el condado haya decidido que es más importante compartir estos datos con la prensa en lugar de coordinar con el Departamento de Salud de la Florida o los CDC ”, dijo. “El Departamento solo puede tomar decisiones basadas en pruebas verificables”.

Khoury añadió que “sería beneficioso para el estado de la Florida y para toda la comunidad científica que estos funcionarios locales subieran sus datos de secuenciación a una base de datos transparente y verificable... El Departamento espera ver un aumento de la variante ómicron en la Florida”.

Mientras que la Florida exige a los proveedores de atención médica que informen de todos los resultados de pruebas de detección de COVID-19, no está claro qué requisitos o procesos existen para que NOMI Health o Miami-Dade informen sobre los resultados de la secuenciación genética al Estado.

‘A mí me preocupa la cepa ómicron’

Las cifras del informe de vigilancia genómica de Miami-Dade coinciden con los resultados de la secuenciación genética local y las pruebas de PCR realizadas por médicos y expertos en enfermedades infecciosas de la Universidad de Miami.

El Dr. David Andrews, profesor adjunto del Departamento de Patología y Medicina de Laboratorio de la Facultad de Medicina Miller de UM, dirige la vigilancia genómica del COVID-19 de la universidad en Miami-Dade.

Andrews dijo que 94% de las 70 muestras registradas y secuenciadas genéticamente la semana pasada detectaron la variante ómicron. Añadió que UM también ha monitoreado la variante mediante pruebas de reacción en cadena de polimerasa, o PCR, que pueden detectar mutaciones exclusivas de la ómicron.

“No hay duda de que la variante ómicron es dominante en Miami-Dade”, dijo.

Andrews dijo que le preocupaba que la propagación de la ómicron pueda estar alimentada en parte por casos asintomáticos o leves.

“Intuitivamente, a mí me preocupa la ómicron al igual que ocurrió con la variante delta, porque es tan transmisible que cualquier paciente asintomático y portador probablemente la va a propagar”, dijo. “Es difícil creer que un virus pueda llegar y en tres o cuatro semanas predominar en una gran población”.

Andrews dijo que los primeros indicios apuntan a que la ómicron provoca sobre todo síntomas leves en los vacunados y quienes ya ha tenido COVID-19, aunque subrayó que queda mucho por aprender sobre los efectos a largo plazo de la enfermedad.

“Donde creo que hay una incógnita es: ¿cuál es el conjunto de síntomas y cuál es la enfermedad que provoca en los pacientes que no están vacunados? ... Con esta tasa de prevalencia, lo vamos a saber muy pronto”.

El predominio de la ómicron no era inesperado. Las extensas mutaciones de la variante parecen aumentar su capacidad de escapar a la vacuna y a la inmunidad natural, según los expertos, y muchas personas se relajan con las medidas de prevención como el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

“Estas características pueden dar lugar a una rápida aceleración de los casos, especialmente en ausencia de mensajes de salud pública coherentes y enfoques estratificados para la mitigación”, dijo Jason Salemi, un epidemiólogo de la Universidad del Sur de la Florida (USF) que ha seguido los datos del COVID del estado.

Riesgo de aumento de hospitalizados

Pero incluso si la ómicron causa casos leves, la mayor capacidad de propagación de la variante —incluso entre quienes están vacunados o han tenido la enfermedad antes— aumenta el riesgo de olas de pacientes y de personal enfermo en los hospitales, dijo Justin Senior, presidente ejecutivo de Safety Net Hospital Alliance of Florida, un consorcio de sistemas hospitalarios públicos.

“Crea una situación difícil”, dijo Senior. “Hay que poner en marcha muchos procedimientos y protocolos para asegurar que otros pacientes y el personal no se infecten”.

Senior dijo que también le preocupa el aumento del número de pruebas de detección de COVID-19 que dan resultados positivos, porque eso ha sido un precursor del aumento de los ingresos durante los brotes anteriores. Sin embargo, agregó que es demasiado pronto para que los hospitales de la Florida sepan lo que pueden esperar de la ómicron.

La tasa de vacunación, los refuerzos y las infecciones anteriores en una comunidad —además de la edad general de la población— pueden tener un impacto en la gravedad de la enfermedad, las hospitalizaciones y las muertes, dijo.

“Hay que prepararse para lo peor y esperar lo mejor”, dijo.

73% de las nuevas infecciones en el país se deben a la cepa ómicron

La variante ómicron se detectó por primera vez en Sudáfrica en noviembre y se ha extendido rápidamente por todo el mundo. La variante es ahora la versión dominante de coronavirus en Estados Unidos y representa el 73% de todas las nuevas infecciones en la semana que terminó el 18 de diciembre, lo que supone multiplicar por seis la proporción de infecciones de la ómicron en una semana, según los CDC.

Los primeros casos de la ómicron en la Florida se registraron el 7 de diciembre. La alcaldesa de Miami-Dade confirmó el primer caso de la variante en el condado el 10 de diciembre. La variante también se ha detectado en las aguas residuales de Miami-Dade, aunque este seguimiento no da a los funcionarios de salud pública una indicación de la prevalencia de la cepa en la comunidad.

El director general de Nomi Health de Florida Hospitality & Travel, Ron Goncalves, habla de cómo Nomi se está preparando para satisfacer el aumento de la demanda de pruebas de detección y vacunas como consecuencia de la nueva variante del COVID-19, ómicron, durante una conferencia de prensa en el Tropical Park de Miami, Florida, el jueves 16 de diciembre de 2021.
El director general de Nomi Health de Florida Hospitality & Travel, Ron Goncalves, habla de cómo Nomi se está preparando para satisfacer el aumento de la demanda de pruebas de detección y vacunas como consecuencia de la nueva variante del COVID-19, ómicron, durante una conferencia de prensa en el Tropical Park de Miami, Florida, el jueves 16 de diciembre de 2021.

Después de dos meses de disminución de los casos en la Florida tras la ola de la variante delta del verano, los casos están aumentando de nuevo, con Miami-Dade por delante de todos los condados en cuanto a nuevas infecciones, con una tasa de casos de 400 por cada 100,000 habitantes durante la semana que terminó el 16 de diciembre, según el informe de situación del COVID del Departamento de Salud de la Florida.

Los tres condados más poblados del sur de la Florida registraron el mayor aumento de casos con respecto a la semana anterior: las nuevas infecciones aumentaron 322% en Miami-Dade, 213% en Broward y 160% en Palm Beach.

Durante la primera semana de diciembre, 22 estados —incluida la Florida— notificaron al menos un caso de COVID-19 atribuido a la variante ómicron, según los CDC. Entre los 43 casos estadounidenses con seguimiento inicial, se informó de una hospitalización y ninguna muerte.

El lunes los hospitales de Miami-Dade informaron de 279 pacientes ingresados con COVID-19, entre ellos 35 en cuidados intensivos.

Mientras los médicos, científicos, funcionarios de salud pública y administradores de los hospitales siguen de cerca a la ómicron para ver cómo pueden variar sus efectos con respecto a las variantes anteriores, no es un misterio que las vacunas son la forma más eficaz para que la gente se proteja de casos graves, hospitalizaciones y muertes, dijo Salemi, el epidemiólogo de USF.

“Yo esperaría que los casos siguieran aumentando y que una proporción cada vez mayor de ellos se basara en la infección con ómicron, dijo. “Cuánto, dónde, en quién, y hasta qué punto esto se traduce en un aumento de las hospitalizaciones y las muertes ... bueno, mucho de eso depende de lo bien que usemos las herramientas que tenemos para combatir esa variante”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.