Ómicron en el menú navideño de los franceses

·1  min de lectura

A una semana de la Navidad, el primer ministro Jean Castex anunció nuevas medidas ante el avance de la nueva variante, culpable de entre 7% y 10% de los nuevos contagios en Francia. La vacunación de los niños entre 5 y 11 años es una de las medidas aprobadas por el gobierno así como la anulación de las celebraciones multitudinarias por el nuevo año en París.

La velocidad de propagación de ómicron hizo saltar todas las alarmas en la cúpula del gobierno francés. El primer ministro Jean Castex debió tomar la palabra el viernes por la noche, para anunciar a la población las nuevas medidas para tratar de contener el aumento "fulgurante" de los contagios registrado en Francia.

"No sabemos todavía nada de esta variante: aunque su velocidad de propagación parece mucho más elevada, no parece que sea más peligrosa que la variante delta, y los datos de los que disponemos indican que la cobertura completa de la vacuna con la dosis de refuerzo protege bien contra las formas graves de la enfermedad", temperó Castex.

El jefe del gobierno anunció que el certificado sanitario pasará a ser un "pasaporte de vacunación" que solo será válido si se ha completado el protocolo de vacunación o en caso de remisión del covid, y no con un simple test negativo, como era el caso hasta ahora. Con esto las autoridades francesas buscan ejercer mayor presión sobre los no vacunados o aquellos que se niegan a una tercera dosis de refuerzo.

El primer ministro francés también pidió a los alcaldes que renuncien a los conciertos y a los lanzamientos de fuegos de artificiales de cara al fin de año, momento durante el cual el consumo de alcohol en la calle estará prohibido.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.