Ómicron: Italia lanza una nueva batería de restricciones para contener el repunte de contagios

·4  min de lectura
Esperas para un testeo de Covid-19 en Roma (Photo by Filippo MONTEFORTE / AFP)
FILIPPO MONTEFORTE

ROMA.- Justo en el día en que se registró en Italia un récord absoluto de nuevos casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia –44.595 en 24 horas, al tiempo que se informaron de 168 muertos-, tal como se esperaba el gobierno aprobó hoy un nueva batería de medidas para intentar detener al inexorable avance de la variante ómicron.

El decreto llamado “festividades” intenta adelantarse a las consecuencias de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, y el objetivo es reaccionar ante el repunte de contagios de los últimos días que se dieron por culpa de ómicron -que aún no es dominante, pero pasó a representar el 28,2% de los casos-. Tal como se había adelantado, volvió a imponerse el uso obligatorio del barbijo al aire libre a nivel nacional. Ya antes del nuevo decreto muchas regiones, como el Lazio, cuya capital es Roma, ya habían decidido volver al uso del tapabocas al aire libre. Tanto es así que hoy la Piazza del Popolo, puerta de entrada a la céntrica Vía del Corso, una de las calles del shopping navideño, se veían agentes que controlaban si la gente lo llevaba.

En esta imagen de archivo, un grupo de personas espera en fila en un centro de vacunación contra el Covid-19, cerca del hospital Tor Vergata de Roma. (AP Foto/Alessandra Tarantino)
En esta imagen de archivo, un grupo de personas espera en fila en un centro de vacunación contra el Covid-19, cerca del hospital Tor Vergata de Roma. (AP Foto/Alessandra Tarantino)


En esta imagen de archivo, un grupo de personas espera en fila en un centro de vacunación contra el Covid-19, cerca del hospital Tor Vergata de Roma. (AP Foto/Alessandra Tarantino)

Una novedad es la introducción del uso obligatorio de tapabocas del tipo FFP2 en cines, tratros, locales de música en vivo y para eventos deportivos, tanto en espacios abiertos, como cerrados, hasta el fin del estado de emergencia epidemiológico (en principio previsto para el 31 de marzo). Lo mismo vale para viajar en todos los medios de transporte, tanto es así que se está evaluando la posibilidad de bajar los precios de este tipo de barbijo, más caro que el llamado quirúrgico, sobre todo para los estudiantes.

Por otro lado, para seguir incentivando a los italianos a ir a darse la tercera dosis, esencial porque está científicamente probado que la protección baja abruptamente después de cuatro meses de la segunda, el gobierno de Mario Draghi dispuso que a partir del 1 de febrero próximo la duración del “súper green pass” –el pase sanitario que solo se obtiene con la inmunización o tras haber cursado la enfermedad-, se reducirá de nueve a seis meses. Por otra parte, una ordenanza del ministro de Salud, Roberto Speranza redujo a cuatro meses el período mínimo que debe pasar para la suministración del refuerzo o tercera dosis.

“Súper green pass”

En lo que significa otro gran cambio, el “súper green pass”, también llamado “reforzado”, deberá ser exhibido no solo en espacios interiores de bares, restaurantes, locales y enotecas, sino también a la hora de tomar un café o comer un sandwich de parado, en la barra. Con el llamado “green pass básico”, que puede obtenerse con un test de hisopado negativo, uno solo podrá tomar un café o comer en las mesas que hay en el exterior, al aire libre.

Para evitar repuntes en vista de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, aunque no puso topes de invitados a las cenas familiares –como sí ocurrió en otros países europeos-, el decreto también prohibió desde su entrada en vigor hasta el 31 de enero fiestas, eventos y conciertos y recitales que impliquen multitudes al aire libre. Ya a nivel local muchos alcaldes de ciudades como Roma y Nápoles habían decidido cancelar eventos de fin de año.

Decidió, además, el cierre hasta el 31 de enero de discotecas, locales de baile o lugares donde se hacen fiestas abiertas al público. Para visitar a un pariente que se encuentra en un hogar de ancianos, por otro lado, será necesario tener el “green pass reforzado” más un test de hisopado negativo o haberse dado la tercera dosis.

En otra vuelta de tuerca, a partir del 30 de diciembre hará falta el “súper green pass” (que se obtiene con dos dosis de vacunación o tras haberse curado de Covid-19) también para todas actividades a las que hasta ahora se podía acceder con un test de hisopado: gimnasio, piscinas, muestras, museos, centros termales o spa, parques temáticos y de diversión, centros culturales, salas de juego, de apuestas, de bingo y casino.

Queda en vigor, finalmente, la regla adoptada la semana pasada que impone que quien llega a Italia, aún estando vacunado, debe hacerse antes un test de hisopado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.