La áspera relación de AMLO y la DEA

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 10 (EL UNIVERSAL).- La Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) continúa con sus acciones contra los grupos del crimen organizado que operan en México y que trafican droga hacia Estados Unidos, pese a su áspera relación con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este lunes, la agencia dependiente del Departamento de Justicia de Estados Unidos compartió un cartel con recompensas de hasta 20 millones de dólares para quien otorgue información que ayude a la localización de algunos de los líderes criminales más buscados.

Algunos de los criminales buscados son Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara; Ismael "Mayo" Zambada, fundador y actual líder del Cártel de Sinaloa; así como los hijos de Joaquíen "El Chapo" Guzmán, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán "Los Chapitos", quienes se suman a su hermano Ovidio Guzmán, liberado por las autoridades mexicanas en 2019 tras un operativo fallido en 2019, y por quien la dependencia ofrece 5 millones de dólares.

La DEA lanzó esta campaña publicitaria ante señalamientos de falta de comunicación que existe con las autoridades mexicanas, esto por la fricción derivada de diferentes acontecimientos que involucran a servidores de alto nivel en pasadas administraciones, las cuales han generado, incluso, la expulsión de agentes estadounidenses de suelo nacional.

---DEA detiene a Salvador Cienfuegos en EU

Una fricción pública entre la agencia estadounidense y el gobierno de López Obrador ocurrió en octubre de 2020, cuando por órdenes de la DEA, autoridades de ese país detuvieron en Los Ángeles al exsecretario de la Defensa Nacional en el sexenio de Enrique Peña Nieto, Salvador Cienfuegos.

La detención de Cienfuegos se realizó mientras viajaba con su familia y fue informada al canciller Marcelo Ebrard después de haberse efectuado, lo que generó la primera molestia de la contraparte nacional, misma que en ese momento no informó que el exsecretario de Defensa era señalado de narcotráfico y "lavado" de dinero.

Bajo estas acusaciones, la Administración de Control de Drogas presentó a Cienfuegos ante un Tribunal Federal en Nueva York, pero poco menos de un mes después de su captura en Los Ángeles, los agentes de la DEA pidieron que se desestimaran las acusaciones contra el militar por "consideraciones sensibles e importantes de política exterior".

La desestimación de los cargos, expusieron expertos y periodistas, fue por la presión del gobierno del presidente López Obrador, quien habría sido convencido por el actual secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, de la integridad del exfuncionario.

El gobierno mexicano prometió continuar con las pesquisas a través de la Fiscalía General de la República (FGR), pero tras dos meses de investigación, el 15 de enero, exoneró a Salvador Cienfuegos al considerar que el expediente entregado por la DEA, y en el que acusaba a Cienfuegos de nexos con el cártel del H2, no era sólido y no se le podían fincar responsabilidades a Cienfuegos.

La respuesta generó decepción en la agencia estadounidense, ante la cual el presidente López Obrador no tardó en responder y respaldar la decisión de la FGR, dependencia que desde su punto de vista actuó de la mejor manera ante las acusaciones "fabricadas" por la DEA.

También pidió al Departamento de Justicia pensar "bien" los señalamientos hacia las autoridades mexicanas, pues desde su gobierno existía la misma sensación de decepción.

"Ojalá y lo piensen bien, porque yo también podría decir lo mismo, que estamos decepcionados con el trabajo de la DEA, pero mejor vamos a dejarle así", dijo en conferencia de prensa el 18 de enero.

---Agentes de la DEA no podrán entrar como "Andrés por su casa": AMLO

A poco más de un año del desencuentro con autoridades de Estados Unidos por la captura de Salvador Cienfuegos en su territorio, el gobierno del presidente López Obrador accedió a entregar más visas para agentes de la DEA, informó el subsecretario de Estado de ese país, Todd Robinson.

Durante una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, Robinson indicó que esto fue resultado de un acuerdo entre ambas partes.

Antes, a inicios de noviembre, el embajador estadounidense en México, Ken Salazar, dijo que el gobierno mexicano y la administración Biden sostenían negociaciones para que México aprobara visados para que los agentes de la DEA puedan trabajar en la nación.

Esto, luego de que la administración del presidente López Obrador dejó de emitir visas para los agentes de la DEA tras la promulgación de la Ley de Seguridad que limitó sus operaciones en el país y les retiró su inmunidad.

Sin embargo, y pese al acuerdo, el mandatario advirtió en noviembre pasado que los agentes estadounidenses no podrían andar como "Andrés por su casa" por México y tendrían que sujetarse a las leyes para respetar la soberanía del país.

De esta manera, López Obrador pidió no mantener en opacidad la información relacionada a la operación de la DEA en el país e instruyó al canciller Marcelo Ebrard dar a conocer el número de agentes con visa.

Al criticar su actuar, y asegurar que eso cambiaría, el presidente aseguró que en gobiernos anteriores, los agentes "entraban como ‘Andrés por su casa’" situación que tendría que cambiar, "porque es la soberanía que tenemos que proteger y tenemos que actuar con respeto, pero con apego al ordenamiento legal".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.