Opositores de Nicaragua retan a Gobierno y llaman a apoyar a víctimas de Iota

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 19 nov (EFE).- Organizaciones opositoras de Nicaragua retaron este jueves al Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega, y llamaron a la ciudadanía a apoyar a los damnificados del huracán Iota de manera independiente, y no de forma centralizada, como exige el Ejecutivo.

"Hacemos un llamado a crear los lazos de solidaridad necesarios, a movilizarnos, a buscar apoyo, víveres, para entregar al vecino, a la vecina, para quienes están necesitando en este momento", dijo la dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco, Tamara Dávila, en una conferencia de prensa.

Por su parte, el dirigente de la también opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, José Dávila, llamó "vehementemente a todos los nicaragüenses, asociaciones, grupos, partidos, a abocarse en ayuda a los damnificados del Caribe y de todo el país".

"Es demasiado sufrimiento de toda la gente, demasiados daños, y es hora de demostrar la solidaridad", abogó.

Los llamados fueron hechos en medio de lo que los opositores y organismos defensores de los derechos humanos han denominado "represión de la solidaridad", ya que la Policía Nacional ha impedido que personas u organizaciones ajenas al Gobierno acopien y brinden ayuda a los damnificados, tanto de Iota como del huracán Eta, que con sólo 13 días de diferencia impactaron el Caribe de Nicaragua, en categoría 4 de la escala Saffir-Simpson, de un máximo de 5.

Ambos ciclones cobraron la vida de al menos 21 personas, de las cuales el Gobierno ha reconocido 18, pero además, devastaron miles de viviendas e infraestructura pública, con daños que, según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público podrían equivaler al 3 % o al 4 % del producto interno bruto (PIB), es decir entre unos 356 a 534 millones de dólares.

A pesar de los "asedios" contra los opositores, estos continúan canalizando ayuda para los sobrevivientes, según aseguraron.

AYUDA CLANDESTINA

La también dirigente de la Unidad, Ivania Álvarez, afirmó que existen al menos seis casos de asedio contra lugares de acopio de ayuda. "Por eso lo estamos haciendo de forma clandestina"

"La solidaridad no la va a poder detener Ortega, estamos trabajando casi en la clandestinidad, todos, las organizaciones, el pueblo de Nicaragua, está activo para apoyar a nuestros hermanos en esta etapa de emergencia", dijo la líder de la Unidad Nacional, Violeta Granera.

Los opositores aprovecharon para denunciar la supuesta corrupción y proselitismo político de Ortega al entregar la ayuda humanitaria a los damnificados, lo que, a juicio de la Unidad Nacional, "es jugar con las necesidades de la población".

Dávila pidió al Gobierno "que abandone esa práctica, de no permitir que los nicaragüenses nos ayudemos entre los nicaragüenses, que se deje de sectarismo, que se pueda ayudar de manera libre".

La Coalición Nacional, que aglomera al grupo de opositores más amplio de Nicaragua, también pidió "la solidaridad de los pueblos y Gobiernos hermanos" para "nuestra población, abandonada y reprimida por el régimen (Gobierno), en condiciones de emergencia extrema".

"Teniendo en cuenta los antecedentes del régimen de Ortega Murillo, que mediante la Policía Nacional ha boicoteado la ayuda humanitaria que la población ha tratado de llevar a las familias damnificadas, y a fin de evitar el uso partidario y el manejo inadecuado por parte del Gobierno, solicitamos que la cooperación sea administrada mediante el sistema de las Naciones Unidas, agencias de cooperación, y las ONG", agregó la Coalición.

Las demandas de los opositores han coincidido con denuncias de las personas necesitadas, especialmente en la costa Caribe norte, donde impactaron los huracanes.

(c) Agencia EFE