Con Ángel de Brito y sus panelistas aisladas, Laurita Fernández estuvo al frente de Los ángeles de la mañana

LA NACION
·3  min de lectura

La ola de contagios sigue generando cambios en la TV, y este lunes las modificaciones llegaron a Los ángeles de la mañana. Tras el Covid positivo de Mariana Brey, Ángel De Brito y el resto de sus panelistas debieron aislarse y fueron reemplazados por Laurita Fernández y nuevas incorporaciones.

"Muy pero muy buenos días. Arrancamos la semana de una manera diferente. Ángel no está presente. Está hisopándose, está esperando el resultado aislado junto con sus angelitas", comentó la bailarina y conductora mientras presentaba a su nuevo panel, conformado por Maite Peñoñori, Barby Franco, Mercedes Ninci y Luciana Elbusto.

Netflix: 5 películas que se perfilan para el Oscar 2021 que podés ver en la plataforma

Antes de arrancar con la agenda del día, Fernández contó que quien dio positivo fue Mariana Brey, motivo por el cual todo el equipo tuvo que aislarse. "Todas las 'angelitas' que han estado en contacto con ella toda la semana están aisladas. Ángel está muy bien, sin síntomas. Nos está pasando mucha información", reveló Fernández.

Minutos después, Brey se comunicó con el ciclo para contar cómo está transitando la enfermedad. "Yo estoy muy bien. No me animo a decir que soy asintomática porque con el correr de los días iré descubriendo cómo me siento. Ayer hice una clase de yoga, hago como un scan para ver cómo me siento. Hasta 10 minutos antes de recibir el resultado me sentía muy bien", advirtió Brey al tiempo que aclaró que fue su marido el que empezó con síntomas. "El que tuvo algunos síntomas fue Pablo y automáticamente se aisló. No nos vemos desde el miércoles, a partir de ahí decidió hisoparse y cuando supimos que dio positivo ahí me hisopé yo. Los chicos están bien. No tienen nada de nada", comentó.

Sin saber cómo ni dónde pudieron haber contraído el virus, la panelista reveló algo que llamó su atención. "Pensar dónde uno pudo haberse contagiado es hacer conjeturas constantes, es medio inútil. Mirando para atrás, hubo un día que Juana levantó fiebre, algo que es raro en ella. Duró menos de un día y no manifestó nada después. Habíamos estado en la Costa hacía 10 días. No nos hicimos el test a la vuelta porque vivimos en provincia y tenés que estar más de 4 días afuera y nosotros fuimos solo 2", indicó.

Mientras ella asegura no tener síntomas, su marido Pablo no la está pasando tan bien. "Él tiene todos los síntomas: falta de aire, falta de olfato, hoy es probable que se haga una placa (.). Trato de apuntalarlo emocionalmente porque es muy importante tener buen ánimo", expresó.

Al contagio de coronavirus, se sumó la dolorosa pérdida de su abuela el viernes. "Fue triste. Hablé con ella el domingo cuando estaba en Mar del Plata. Me llamó la persona que la cuida y me dijo que quería hablar conmigo. Tuvimos una conversación muy linda. Hablamos de sus 100 años y del festejo que iba a hacer ahora en abril. Ha vivido muy bien y mucho, pero el dolor está. Me hubiese encantado ir a despedirla. Era una mujer muy vital y lucida", confesó.